El silencio de Dios


El silencio de Dios
Fecha Martes, 05 julio a las 03:22:47
Tema Reflexiones

Hay veces en las que nos presentamos delante del Señor
y no podemos pero ni abrir la boca para pronunciar la
más mínima letra, sabemos que El está ahí, que en El
hay plenitud de gozo, delicias a su diestra, pero
nuestra bruma no permite verle, ni palpar su
provisión.

Por más que nos anticipemos al alba, le busquemos
temprano, nos quedamos fijos y sólo puedes guardar
silencio y gemir acalladamente por aquello que roba
nuestra paz.
Queremos sentir el calor de su abrazo, escuchar la
dulzura de sus palabras, el silbo apacible de su
presencia, ser saciados de agua y pan celestial y sólo
encontramos silencio, vacío, hambre y sed.

Esto resulta un poco contradictorio si pensamos que El
ha dicho "me encontrarás al buscarme, si me buscas de
todo corazón, ... venid a mí los que estáis cansados y
cargados y Yo os haré descansar, ... al que viene a mi
yo no le hecho fuera..., pedid y se os dará, buscad y
hallareis...".
Es entonces cuando encontramos una intersección en
nuestro camino y donde decidimos si olvidamos la
palabra que Dios ha puesto en nuestro corazón y nos
dejamos llevar por las circunstancias; o nos llenamos
de coraje y decidimos creer a Dios y obedecerle por
encima de las circunstancias, por convicción y seguir
nuestro caminar como viendo al invisible, es cuando
nos decidimos obedecerle a pesar de, "así Jehová me
matare en El esperaré" como lo expresa Job 13:15, y
aunque no le sienta ante El me presentaré, por
disciplina, por persistencia.

Me pregunto, por qué tanto silencio de Dios cuando más
necesitamos escuchar su dulce voz, por qué el frío en
su presencia cuando más necesitamos sentir el calor de
su abrazo, ... qué desea Dios de nosotros cuando sólo
podemos expresar gemidos acallados y no tenemos fuerza
para levantarnos.

En eso recordamos que "bástate mi gracia que mi poder
se perfecciona en tu debilidad", que Dios quiere ver
lo que hay en nuestro corazón, que nos acordemos del
camino que hemos tenido que atravesar para heredar
nuestra tierra prometida, para que una vez que
entremos en posesión de ella no nos olvidemos de El y
de que somos polvo, pero lo mejor de todo es que Dios
desea que cuando estemos en el desierto clamemos a El
aunque no podamos, que no le demos sacrificio que no
nos cueste nada, que desde el desierto o desde el
Jordán, así no podamos pronunciar palabra alguna nos
acordemos de El, de su poder, de su señorío, de su
gloria, de que El reina, por tanto la tierra puede
regocijarse; y entonces... nuestro corazón será recto
delante de El, entonces por la humildad y el temor a
El nos rodeará honra, vida y riqueza (Prov.22:4), y
subiremos, pues, del desierto ungidos como lo expresa
Cantares 3:6-11, como columna de humo, sahumados de
mirra y de incienso y de todo polvo aromático,
rodeados de su protección divina.

Cuando te encentres así, y sientas que desmayarías si
no creyeres que verás la bondad de Jehová, mejor
aguarda a Jehová, esfuérzate y aliéntese tu corazón,
sí... espera a Jehová porque El es la fortaleza de tu
vida, El enviará su luz y su verdad y estas te
guiarán, aunque no lo percibas, sabes porqué??, porque
pese a la oscuridad El es luz y nos iluminará, pese a
que no le sintamos el está allí en y junto a nosotros
(as), porque así lo prometió, y además prometió
saciarnos del bien de su santo templo, Jesús es el Pan
de Vida, la fuente de agua inagotable, el nos ama y
honrará su palabra que nos ha dado.

Aunque no sea ahora su respuesta, "aunque no lo veas,
no lo sientas ni escuches su voz, y todo parezca tan
desierto con nosotros esta nuestro Dios, porque su
misericordia es inmensa, eterna y nada la detendrá",
nos persigue de continuo, la tierra está llena de su
presencia, de su gracia y de su gloria pese a ti y
pese a mi.
Pero sólo heredamos esto con un corazón manso, humilde
y sencillo, contrito y humillado, porque quien podrá
estar frente a El y mantenerse en pie???.

No somos más de lo que El es nosotros, no tenemos nada
más que a El, quien es nuestra heredad, la porción de
nuestra copa y quien sustenta nuestra suerte, y lo
único que tenemos en los cielos, es lo que realmente
nos pertenece y a quien realmente pertenecemos, nos
compró a precio de sangre, ya no somos nuestros, somos
ovejas de su prado, no somos nada sin El, el es todo
para nosotros...

"Yo sé que mi redentor vive y con el me levantaré,
aunque mi carne fuere deshecha,
con mis ojos veré al Señor..."

Pacientemente esperé a Jehová...!!!
Sí Dios ha bendecido tu vida por medio de estos
escritos llenos de
inspiración, PASA LA BENDICION A OTROS!
Comparte con ellos la historias o invitarlos a accesar
esta página.
QUE DIOS SIGA BENDICIENDO TU VIDA, LLENANDOTE DE
AMOR...

Jesús is love

to you

Yolanda Cartagena

¿Desea colaborar con este ministerio? Envie su donación con el siguiente enlace:
La Voz
Apoya La Obra de Dios
DONAR A [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por paypal

Invite a un amigo a que reciba los mensajes de esta lista, solo pídale que envie un mensaje en blanco a la siguiente dirección:
devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com

Este es un servicio mas de MINISTERIO DEVOCIONALES CRISTIANOS
http://www.devocionales.org

Para cancelar tu subscripción
devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com


Enlaces de Devocionales Cristianos


Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte