la gratitud el secreto de un corazon amoroso…

La gratitud: el secreto de un corazón amoroso
  ? por John Ortberg,  
 
 
 

Un hombre entra en una pequeña tienda de antigüedades de San Francisco. En su mayor parte está atascada con baratijas y trastos. Sin embargo, observa en el piso algo que parece un antiguo jarrón chino. Al inspeccionarlo más de cerca resulta ser una reliquia valiosísima, procedente de la dinastía Ming. Es imposible calcular su valor. Vale tanto como el resto de todas las cosas que hay en la tienda juntas. Está claro que el dueño no tiene idea alguna acerca del valor de esta posesión suya, porque la ha llenado de leche y la gata está bebiendo de ella.
El hombre ve una oportunidad para hacer el gran negocio de su vida. Tiene usted una gata extraordinaria- le dice al dueño -¿Por cuánto la vendería?
– No, en realidad la gata no está en venta- le responde el dueño. ?me mantiene la tienda sin ratones.
– Pero yo necesito tenerla- le dijo el hombre. ?Le diré lo que vamos a hacer; le voy a dar cien dólares por ella.
– En realidad no los vale- dijo el dueño riéndose ?pero si tanto la quiere se la vendo.
– Necesito también algo para poder alimentarla- dijo el hombre. ?Déjeme darle otros diez dólares por la escudilla en la que está bebiendo.
– OH, no, nunca podría hacerlo. En realidad esa escudilla es un antiguo jarrón chino de la dinastía Ming. Es mi posesión más valiosa, y su valor es imposible de calcular. Lo curioso es que desde que lo tengo, he vendido ya diecisiete gatos…
Toda sociedad adopta sus propias formas de recibir y albergar a las personas, de honrar y valorar a quienes estimamos, o de ignorar y ofender a los que decidimos humillar.

La historia de un tiburón prestamista y dos apostadores

Simón estaba observando. Aquella cena no estaba saliendo como la había planificado. Es interesante que Lucas no nos diga por qué trató a Jesús de una forma poco elegante. Lo más sorprendente es la diferencia entre su reacción ante la situación de Jesús y la de la mujer.
Simón se decía a sí mismo: ?Al fin y al cabo, Jesús no debe ser tanta cosa. Si fuera profeta, sabría quién es esa mujer. No dejaría que lo tocara ni con una vara de cuatro metrosí.
Pero Jesús sabía quién era la mujer, y también quién era Simón. Entonces le relató una pequeña historia: ?Dos hombres le debían dinero a cierto prestamista y ninguno de los dos se lo podían devolver. Uno le debía más que el otro. Ambos corrían el riesgo de perderlo todo. Pero el prestamista les perdonó la deuda a los dos.? Ahora bien, le pregunta Jesús a Simón ¿Cuál de los dos va estar lleno de alivio, gratitud, gozo, y afecto por el que lo había liberado tan bondadosamente? ¿El de la deuda pequeña o el de la grande?
Simón comienza a responder ?supongo que aquel a quien más se le perdonó? Jesús le responde: ?¿Ves a esta mujer?? Simón no la ve. Lo que ve es una lección teológica objetiva. No ve nada de lo que Jesús ve.
?No me diste agua para los piesí. Jesús actúa con humildad y dominio propio aquí. Ni siquiera le hace notar que, por ser él un rabí, era Simón quien le debería lavar los pies personalmente.
?Ella me ha bañado los pies con sus lágrimas y me los ha secado con sus cabellosí. Había transformado una manifestación corriente de cortesía en una expresión de su corazón.
?No me besaste? De nuevo nos sorprende la modestia de Jesús. No le dice: ?No me besaste la mano?, que era el gesto de honor que un discípulo debía tener con su maestro.
?Ella… no ha dejado de besarme los piesí La mujer seguía tirada en el suelo, besándole los pies a Jesús, mientras seguían corriendo sus lágrimas.
?No me ungiste la cabeza con aceite?, ?Pero ella me ungió los pies con perfume?. Era la promesa de una vida nueva.
?Por esto digo… que sus muchos pecados (una gran deuda) le han sido perdonadosí. ¿Se puede imaginar cómo le estalló el corazón a aquella mujer mientras Jesús la miraba de frente y pronunciaba, nada menos que ante aquel grupo estas palabras ?Tus pecados quedan perdonadosí?
En realidad Jesús está diciendo: ?Simón, ¿no lo vesí Tú eres el que tiene la mayor de todas las deudasí. ¡Si Simón lo pudiera ver! Si pudiera ver y sentir dolor por su pecado, como le sucede a ella con el suyo. Ella necesita la gracia para un corazón quebrantado.
Él necesita la gracia para un corazón endurecido.
Además de la etiqueta que dice:?Tal como está??, todo ser humano lleva consigo otra que procede de Dios: ?Hecho a mi imagen?. ?Valió la vida de mi Hijo. Mi posesión más preciada, con un valor que supera todo cálculo?.

Y nosotros hemos conocido y creido el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. I Juan 4:16

Dios te bendiga…

¿Desea colaborar con este ministerio? Envie su donación con el siguiente enlace:
La Voz
Apoya La Obra de Dios
DONAR A [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por paypal

Invite a un amigo a que reciba los mensajes de esta lista, solo pídale que envie un mensaje en blanco a la siguiente dirección:
devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com

Este es un servicio mas de MINISTERIO DEVOCIONALES CRISTIANOS
http://www.devocionales.org

Para cancelar tu subscripción
devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com


Enlaces de Devocionales Cristianos


Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte