"De subjetivo a Objetivo"

"De subjetivo a Objetivo"
Pastor Cash Luna
Casa de Dios, Guatemala

Hay un juego al que nosotros en Guatemala le llamamos chamusca, es un juego de football, entre los amigos. Cuando se escogen los jugadores no se busca precisamente al mejor, sino que al que nos cae mejor. Muchas veces pasan cosas así en los ministerios, se escoge a las personas por el tiempo que tiene en las iglesias, no por que lo puedan hacer mejor. En ocasiones se escogen los 12 discípulos simplemente porque nos caen bien, y escogemos el equipo por los motivos equivocados. Y por hacer estas cosas es que el Diablo tiene nuestras naciones, porque no escoges el equipo para dárselas a Cristo. Así funcionan muchas veces las cosas en las empresas y los ministerios hay mucha subjetividad.

La Palabra de Dios, en Josué 1:1 dice: “Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo: Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel. Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie. Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Eufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio. Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.”

Muchos de ustedes quieren que Dios haga su trabajos el nos dice como lograr las cosas. Nos manda a ser santo. La iglesia esta esperando que algo baje del cielo para que las cosas ocurran y nosotros estamos esperando que Dios haga lago para que ocurra.

Dios le dijo a Elías que saliera de la cueva, Dios no va entrar en la cueva que tu estas, te esperará afuera. Tus pies deben sacarte de allí. Hay desasida subjetividad en el pueblo del Señor.

Seamos realistas, debemos llegar a hacer las cosas que siempre hemos deseado sin quejarnos. Cuando dejes de quejarte y empieces a gozarte en Él prosperarás. Dios hace cosas, y hay otras que nunca va hacer porque espera que la hagamos nosotros. Gózate en el día que te dio el Señor. Él te da la semilla para que la siembres, él no va a sembrarla por ti. Dios no justifica a sus hijos, los desafía.

A partir del versículo 6 dice: “Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos. Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.”

La manera en que Dios te defiende es diciéndote que no temas y que vallas adelante. Dios necesita el diablo sepa que sus hijos tienen valor y poder para vencerlos. Dios te da un llamado para que te esfuerces y lo realices no para que te quejes y te encierres en tus problemas. Dios nos manda a esforzarnos y ha ser valientes. La gente pone todo espiritualizado, no debes de esconderte en la gloria de Dios cuando las cosas no te salen con excelencia, debes tener objetividad.

Dios quiere prosperarte pero necesita que tu trabajas para hacerlo. Hay cosas que puede hacer la unción, para empezar, la unción te hace discípulos, debes hacerlos tu. Jesús no va hacer el trabajo que te corresponde. Dios dijo: “Vayan y hagan discípulos”. Debes disciplinarte tu de primero para poder instruir a otros. La falta de objetividad es uno de los problemas más grandes con n los que cuenta la iglesia.

La Palabra dice en los versículos 8 y 9: “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.”

El esfuerzo es un mandamiento, si no te esfuerzas estas en pecado. El esforzarte y ser valiente es un mandato que te da Dios. Las personas suelen hacer las cosas cuando la sienten, cuando creen que les nace y no debe de ser así, el esfuerzo es dar más allá de lo que tus fuerzas físicas dan. No debes buscar las cosas que te hagan sentir cómodo, debes hacer las cosas correctas.

Los dones que tu tengas pueden abrirte puertas y tu carácter te las puede cerrar. Uno de los peores errores en la iglesia a sido el énfasis en los dones. Debes tener tus ojos puestos en el carácter que es lo que te mantiene al unción.

Dios le dijo a Josué que estaría con él, pero no de la misma manera. Dios utiliza diferentes métodos. En la época de Moisés las personas iban donde la nube y la presencia de Dios iba, en el tiempo de Josué, la presencia de Dios les seguía donde ellos iban. Dios no se mueve porque tu no se mueve. Si tu buscas la unción, la unción se irá contigo.

Existe un tiempo para oír a Dios decirnos lo que desea que hagamos y hay un tiempo para que Idos haga lo que nosotros le pedimos. Entre el tiempo de Moisés y Josué las cosas cambiaron.

Un ejemplo claro de cómo cambian las cosas es: Cuado la gente es soltera la tentación del diablo es que tengan relaciones sexuales, pero cuando te casa la tentación es que no las tengan.

Es tiempo de que hagas la obra de Dios. Las personas muchas veces desean escuchar siempre para todo la palabra de Dios y justifican su falta de fe en decir que no es el tiempo de Dios.

Dios no tiene la obligación de prosperarte ó levantarte, debes esforzarte para lograr ser prospero en las cosas que quieres. Dios te da el poder para hacer riquezas pero no las hace por ti. Dios nos manda a ser esforzados y valientes. Dios no mantiene vagos, no bendice haraganes.

En Mateo 6:33 dice: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” Dios nos dice que las cosas nos serán añadidas si buscamos primeramente su reino. El no tiene porque darnos si no buscamos primero su reino. Las metas que debes ponerte en tu misterio debes buscarlas estando con Dios. Tus metas deben ser tan grandes, al grado que te obliguen a buscar a Dios. El Señor te pone desafíos y no te acepta excusas, el desea todas las naciones y desea que las alcancemos esforzadamente y con excelencia.

Si te pones metas de mediocre estas diciendo que lo eres. Debes ponerte metas iguales a las metas que te pondría Dios. Si tu le das a las personas un salario de acuerdo a lo que hacen van a decir que se lo ganaron, y si tu le das a alguien porque pobrecitos, estas atropellando su dignidad, y no tendrías discípulos sino que mendigos. LA Biblia dice que Dios te pagará según tus obras.

Dios es objetivo, no debes representarlo en tu mente como subjetivo. Dios no esta forzado a utilizarte, eres tu quien debe buscar el reino para que Dios pueda usarte.

En Juan 12:24dice: “De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.” El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará. Dios no debe honrar a quien no sirve, entonces no hay un objetivo par que tu honres a quinqué no te sirve. No tienes por que premiar a quien no se lo merece. Dios no puede representar su reino si nosotros no seguimos sus principios.

La objetividad te hace ver claro tu futuro la subjetividad te hace ver espejismos en medio de un desierto.

Debemos tener ministerios objetivos para poder ganar a nuestra naciones para Cristo.

Dios es objetivo en todo. El dijo que si la higuera no daba fruto la cortaría.
Dios siempre deja señales para evitar engaños. La Biblia dice que cuando el grano de trigo muere lleva mucho fruto, pero, si dices que has muerto a ti mismo ¿Puede verse tu fruto? Debes morir a ti mismo y hacer muchas veces cosas que no te gustan para poder hacer lo que te gusta.

En Lucas 19:12 dice: “Dijo, pues: Un hombre noble se fue a un país lejano, para recibir un reino y volver. Y llamando a diez siervos suyos, les dio diez mina, y les dijo: Negociad entre tanto que vengo. Pero sus conciudadanos le aborrecían, y enviaron tras él una embajada, diciendo: No queremos que éste reine sobre nosotros. Aconteció que vuelto él, después de recibir el reino, mandó llamar ante él a aquellos siervos a los cuales había dando el dinero, para saber lo que había negociado cada uno. Vino el primero, diciendo: Señor, tu mina ha ganado diez mina. El le dijo: Está bien, buen siervo; por cuando en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades. Vino otro, diciendo: Señor, tu mina ha producido cinco minas. Y también a éste dijo: Tú también sé sobre cinco ciudades. Vino otro, diciendo: Señor, aquí está tu mina , la cual he tenido guardada en un pañuelo; Porque tuve miedo de ti, por cuando eres hombre severo, que tomas lo que no pusiste, y siegas lo que no sembraste. Entonces él le dijo: Mal siervo, por tu propia boca te juzgo. Sabías que yo era hombre severo, que tomo lo que no puse, y que siego lo que no sembré; ¿por qué, pues, no pusiste mi dinero en el banco, para que al volver yo, lo hubiera recibido con los interesesí Y dijo a los que estaban presente: Quitadle la mina, y dadla al que tiene las diez minas. Ellos le dijeron: Señor, tiene diez minas. Pues yo os digo que a todo el que tiene, se le dará; mas al que no tiene, aun lo que tiene se le quitara. Y también a aquellos mis enemigos que no querían que yo reinase sobre ellos, traedlos acá , y decapitadlos delante de mí.”

Dios les dio las minas, Dios te da los dones y la vida, pero somos nosotros quienes la usamos y la invertimos. Dios te dio el cerebro pero el conocimiento lo obtienes tu. Dios ya te dio suficientes cosas como para que tu sigas pensado que el debe hacer el resto. Si Dios te llamo es porque espera que tu hagas cosas. Si tu esperas que el las haga no tiene caso que te llame. Los discípulos debes hacerlos tu, la palabra nos manda a que hagamos discípulos a las naciones.

La gente quiere tener autoridad sobre las naciones sin invertir lo que Dios le dio. El no te llamó par que sientas las cosas y las hagas el te llamó para que hagas e inviertas. Dios nunca te pregunta como te sientes con tu llamado, el te ordena que trabajes para cumplirlo.

Dios recompenso según la utilidad que ellos le habían dado. EN ese momento el que hizo menos deseo haber hecho más. Dios te mando a ser productivo y sobre tu productividad será dado tu premio.

Dios te mando a que hagas las cosas bien para poder bendecirte. El quiere que te esfuerces y seas valiente, que no temas y que seas valientes. Dios no quiere que seamos subjetivos, el hace tanta excepción como la que tu hagas con él. El te trata como tu lo trates.

La visón que tengas te dará una pasión en tu vida, ten siempre un compromiso por las mañanas con Dios. Si tu tienes algo importante que hacer por las mañanas te vas a ir a dormir deseando levantarte.

Dios nos manda a ser objetivos y nuestro trabajo ministerial debe ser con objetividad.

Hay personas que quieren trabajar en un ambiente cristiano porque creen que es una garantía y no es así. Luzbel cayó y vivía en el cielo. Deja de buscar el ambiente y hazlo tu.

No hay porque aceptar las excusas de las personas porque tienen talentos. Dios no te mando a eso, el te manda hacer las cosas de la mejor forma que puedas hacerlas.

Debes hacer las cosas objetivamente con el amor de Dios. Si haces las cosas objetivamente verás todo más claro. La mayor parte de los pastores creen que su obligación es sólo predicar y no es así, es ser un buen líder también. Tenemos que gobernar la iglesia como Cristo la gobernaría.

Dios no tiene porque darte las naciones sino puedes ser obedientes con las ordenes pequeñas. Debemos ser objetivos para discipular. Los padres son objetivos porque no puedes criar a sus hijos sin ella. Cuando aprendas a verte como padre de tus discípulos podrás formarlos con objetividad.


El Profeta

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

2 Compartir
Comparte2
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte