Devocional Diario 10 de Agosto del 2005

 

 

 

 

 

 

Miércoles 10 de Agosto del 2005

 

 

Juan 10:11

Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.

 

Un ejemplo de abnegación

 

 

 

 

Una noche se oyó la alarma de incendio en Liverpool: el hogar de los marineros ardía. Muchos espectadores acudieron al sitio de la tragedia. En el piso superior aparecieron algunos hombres que pedían ayuda. No podían bajar por la escalera de la casa. Entonces se buscó una larga escalera y se la apoyó contra el edificio, pero era demasiado corta.

Un marinero que se hallaba entre la muchedumbre trepó rápidamente por la escalera. Desde el último escalón logró apoyarse en el soporte de la ventana y gritó: – ¡Dense prisa! Pasen sobre mí y bajen por la escalera. Uno tras otro, los marineros bajaron por él hasta que todos se hallaron seguros. Por último, el salvador descendió con la cara llena de quemaduras, el pelo chamuscado y las manos ampolladas. Desinteresadamente arriesgó su vida para servir de puente sobre el vacío y salvar a sus compañeros.

Jesucristo, el Hijo de Dios, vino a la tierra para tender un puente sobre el abismo que nos separaba de Dios. Esto fue necesario porque nuestros innumerables pecados habían causado dicho abismo. Y como la muerte es el justo e inevitable castigo por nuestros pecados, Él dio su vida en la cruz del Gólgota.

La muerte de Jesús como nuestro sustituto es la salvación para quien confía en él, se aparta de sus pecados y se vuelve a Dios. Porque Cristo soportó el juicio en nuestro lugar, nosotros no experimentaremos lo que la Biblia llama “la segunda muerte”. Dios ofrece la salvación a todo aquel que reconoce su estado de perdición, de desamparo, y que no vacila en confiar en el Salvador.

 

 

 

 

 

 

© Ediciones Bíblicas “La Buena Semilla 1166 PERROY (Suiza)

 

Usted está suscrito a la lista La Buena Semilla. Si no desea continuar en esta lista envíe un e-mail sin asunto a labuenasemilla-leave@casadelabiblia.org

 

 

 

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte