[Grafica Cristiana] Mensaje 19 para nuevos creyentes

Mensaje 19

Vida interior

Desarrollo, crecimiento y madurez

Lectura bíblica

2 Co.5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva creación es; las cosas viejas pasaron…

Ro. 6:4 …andemos en novedad de vida.

Terminar con el pasado

Después de ser salvo, uno debe poner fin a su vieja manera de vivir y a sus viejas costumbres. Antes de ser salva, una persona es pecadora por naturaleza y vive en pecado; es también una persona de la vieja creación y se comporta como tal. Mas ahora, después de haber sido salva, ha llegado a ser una persona de la nueva creación, cuya vida es la vida de la nueva creación; como tal, deberá tener un nuevo comienzo y, espontáneamente, llevar una nueva vida.

En el Antiguo Testamento, una vez que los hijos de Israel fueron salvos mediante la Pascua, dejaron inmediatamente Egipto, abandonando la manera de vivir egipcia y poniendo fin a todo lo relacionado con ella. Desde aquel día, la vida que llevaron era nueva, la manera en que se condujeron era nueva, y todo lo que hicieron era nuevo. Así pues, ellos le pusieron fin a sus viejas costumbres y a su vieja manera de vivir. Esto tipifica claramente lo que significa terminar con el pasado.

Aunque en la Biblia no encontramos enseñanzas que directa y específicamente se ocupen de este tema, sí es posible encontrar algunos pasajes que se relacionan con este asunto. Basándonos en estos pasajes, podemos distinguir los siguientes cuatro aspectos: [1) la relación que existe entre terminar con el pasado y la salvación; 2) el fundamento que sirve de base para terminar con el pasado, 3) ejemplos pertinentes y 4) el grado al cual uno le pone fin a su pasado].

[En primer lugar,] terminar con nuestro pasado no es un requisito que debamos cumplir para ser salvos, por cuanto la salvación provista por Dios es perfecta y completa. No importa cuan graves o devastadores hayan sido nuestros pecados, todos ellos han sido cubiertos por la sangre preciosa del Señor. Esta salvación no requiere que nosotros le añadamos algo o hagamos algo al respecto? para obtener el perdón de Dios. El perdón que Dios nos da, está basado en la preciosa sangre del Señor Jesús y es el resultado de nuestro arrepentimiento y fe.

Si disfrutamos la salvación divina, la vida de Dios hará que nuestras inclinaciones y preferencias e incluso nuestros sentimientos con respecto al mundo, sean cambiados. Incluso nuestras preferencias con respecto a la manera de satisfacer nuestras necesidades diarias, tales como comer y vestir, cambian. Por lo tanto, espontáneamente le damos fin a nuestra vieja manera de vivir, o sea, damos fin a aquellas costumbres que veníamos arrastrando hasta el presente y no permitimos que éstas persistan. Esto viene a ser fruto del disfrute de nuestra salvación. [Por consiguiente], si nosotros, los que hemos sido salvos, deseamos tener una vida cristiana mejor, andar apropiadamente en el camino del Señor y dar testimonio de El, es necesario que pongamos fin a nuestro pasado.

[En segundo lugar,] darle fin al pasado no responde a las exigencias de normas externas, sino al mover interno del Espíritu.80 Las religiones del mundo se basan en sus numerosos códigos religiosos, y sus seguidores viven y se conducen en conformidad con esas normas. Pero, la salvación que el Señor nos brinda no es así. La salvación del Señor, por medio de la regeneración del Espíritu Santo, nos da una vida nueva. Debido a que tenemos una vida nueva, la vida divina, ahora podemos vivir y conducirnos en la presencia de Dios al basarnos en el sentir de la vida divina y en la operación del Espíritu en nosotros. Por consiguiente, terminamos con nuestro pasado teniendo como base el mover del Espíritu. Así, el Espíritu opera en una persona regenerada y le comunica el sentir de que tiene que poner fin a ciertos asuntos de su pasado, ya que éstos son incompatibles con la vida nueva de uno que ha creído en Cristo. Todavía más, terminar con el pasado no constituye un precepto de la iglesia. En la iglesia, no existe semejante precepto o demanda. Sin embargo, la vida que hemos obtenido es santa, y el Espíritu se mueve y opera en nuestro ser. Por lo tanto, el Espíritu, sin duda alguna, exigirá que nosotros, poseedores de la vida santa, eliminemos todo [ídolo y todo lo relacionado con ídolos], que nos deshagamos de todo lo demoníaco e inmundo, que [devolvamos lo que debemos,] y que demos fin a nuestra vieja manera de vivir. Así pues, nuestra responsabilidad consiste en dejarnos conducir por el Espíritu y permitir que El se mueva libremente en nuestro ser.

Witness Lee. Living Stream Ministry

Henry

hgo1939@yahoo.com

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

2 Compartir
Comparte2
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte