Un Mensaje A Las Iglesias Cristianas

El mensaje a las Iglesias Cristianas de hoy

“El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias” Apocalipsis 2:7

El libro de las revelaciones tiene un mensaje que toda Iglesia del siglo veinte debe oír. Las siete epístolas dirigidas a las siete estrellas o pastores y a las siete Iglesias del Asia Menor tienen un hermoso mensaje que, si inclinamos bien los oídos para oír y entender el mensaje profético, nos protegerá para no errar en el sendero de la santidad.

Como creyentes en Cristo Jesús formamos parte del pueblo de Dios, la esposa de Jesucristo, pero cada uno de los que formamos esta Iglesia somos miembros sujetos a debilidades, por eso Dios nos ha dejado estos siete mensajes para que aprendamos de las victorias, pruebas y pecados de las primeras Iglesias.

Cuando mi madre se sienta en su viejo sillón hay que acomodarse pronto a su lado para no perderse ninguna de sus anécdotas cuando era adolescente en la Iglesia que nació. Cuando la escucho me quedo atónita al oír la similitud de sus historias con las mías. Nos separan años de diferencias, pero las personas son las mismas, los preceptos bíblicos son los mismos, los consejos no han variado. Las generaciones pueden estar separadas por siglos, pero la Iglesia sigue llena de seres humanos imperfectos.

Los mensajes de Jesucristo a las siete Iglesias tienen el propósito de llevarnos a la reflexión, dejarnos guiar por el Espíritu Santo para cambiar nuestra carnal manera de pensar y ser una fuente de influencia dentro de la Iglesia local en la que soy miembro.

Permítanme meditar en los mensajes dados por Dios a las siete Iglesias de Apocalipsis. No pretendo hacer un estudio exegetico del libro de Revelación, pero si es mi oración que Dios les hable como me ha hablado a mi.

A la Iglesia de Efeso:

“Esto dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha y se pasea en medio de los siete candelabros de oro”. Ap. 2:1.

Algunos estudiosos de la Biblia concuerdan que las siete estrellas que habla Juan son mensajeros de Dios, es decir pastores de las Iglesias en mención, y los siete candelabros son las siete Iglesias.

Imagínese esta escena majestuosa, El Esposo se pasea observando con amor y paciencia el actuar de cada una de sus Iglesias locales, tiene cogido en su mano derecha a sus mensajeros, ministros de Dios, escogidos para ser voceros de El.

Ahora se detiene y mira a la congregación que se reúne en Efeso, es una Iglesia hermosa le dice que reconoce todas sus obras, su duro trabajo y perseverancia, además de celo santo por la sana doctrina, pero todos estas virtudes pierden validez porque carecen de amor.

Quizá la Iglesia de Efeso comenzó años atrás más bien llena de amor, imagino que las demás congregaciones la verían como una Iglesia llena de pasión por Dios y afecto entre los unos y los otros, no importaba que no tuvieran muchos miembros preparados, ni una gran economía, pero que gran cariño se veía expresado entre todos sus miembros.

La Iglesia de Efeso, se olvidó de su prioridad, se olvidaron de lo bueno, el amor que caracterizaba la Iglesia se fue olvidando, aparecieron los celosos que por perseguir a los herejes y malvados, se olvidaron de perdonar, de exhortar con amor.

La recomendación a esta Iglesia fue, Arrepiéntete, recuerda de dónde has caído, vuelve hace las cosas como antes las hacías, cuando lo más importante era expresar todo con amor.

Dios le advirtió a Efeso, sino te arrepientes te quitaré el candelero. Perdemos nuestro candelero cuando dejamos de alumbrar a este mundo en tinieblas. Cuando dejamos de ser luz. Deja el activismo y enamórate de Cristo.

El mensaje a Esmirna:

Es la única Iglesia que no recibe una reprensión. Cuando Cristo caminó por entre los candeleros vio que Esmirna no tenía fallas resaltar ni corregir.

Mas bien el Padre Celestial describió con minuciosidad las aflicciones de esta Iglesia doliente. Esmirna era una Iglesia que padeció una dolorosa persecución, sufría y soportaba necesidad, además fue atacada con calumnias y Satanás tomó algunos de sus miembros para zarandearlos.

No es correcto mirar a la Iglesia de Esmirna con compasión o lástima, más bien podemos seguir su ejemplo en la actitud que ellos tuvieron en la prueba, fueron fieles, seguros que recibirían la corona de la vida.

¿Tiene tu Iglesia algunas de estas características?

Ora por tus pastores, ora por tus hermanos, miembros de la Iglesia donde Dios te ha colocado, el Señor sigue paseándose entre los candeleros, que no te pesque agazapado entre las bancas, que te vea postrado en adoración unido a los demás miembros orando fielmente corriendo en pos de la corona de la vida.

Martha Bardales marthabardalesibe@yahoo.com

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte