La Misericordia de Dios nos Guarda de la Degradación

La Misericordia de Dios nos Guarda de la Degradación

Leer con oración: 2 Ti.1:1-2; Hch.16:1; Lc.15:14-15,22-23

“A Timoteo, amado hijo: Gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y de Jesucristo nuestro Señor” (2 Ti 1:2)

LA MISERICORDIA DE DIOS NOS GUARDA DE LA DEGRADACIÓN

Debemos avanzar siempre de acuerdo con la vida eterna. Esta vida logra ir en contra de la corriente de degradación. La vida eterna avanza siempre y va hacia lo alto, mientras que la, corriente del mundo y de la degradación siempre va hacia abajo. La vida que tenemos es la vida eterna.

En 2 Ti 1: 1- 2a leemos: “Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, según la promesa de la vida que es en Cristo Jesús, a Timoteo, amado hijo”. Timoteo era natural de Listra, hijo de una judía creyente y de padre griego (Hch 16:1) y Pablo lo llamaba “verdadero hijo” (1 Ti 1:2). Timoteo no era hijo de Pablo según la carne, sino un hijo en el espíritu. Pablo esperaba que su encargo pudiera ser llevado adelante por medio de Timoteo. Él tenía la misma vida de Pablo. Podemos decir que Pablo era su fuente espiritual en el ministerio. Pablo tenía la economía del Nuevo Testamento y le pidió que llevara adelante tal economía. Este es el camino de la vida; la vida siempre prosigue. Pablo le dice amado hijo, porque él podía llevar adelante esa vida.

En el versículo 2, Pablo habla de gracia, misericordia y paz. Podemos recibir gracia solamente porque primero recibimos misericordia. Nosotros no éramos dignos de recibir la gracia, pero la recibimos por causa de la misericordia. En esa gracia disfrutamos paz. No importa el tamaño de las olas ni la velocidad de la corriente, tenemos paz, porque tenemos la promesa de la vida. Esta es la vida inmortal. Cualquier cosa que alguien haga no puede eliminar esa vida. La vida es inmutable e incorruptible. Alabado sea el Señor. Gracias a que tenemos tal vida, tenemos la paz que proviene de la gracia y la misericordia.

Misericordia quiere decir que no éramos dignos, pero el Señor nos alcanzó. Éramos indignos de recibir la gracia, pero logramos recibida debido a que hay algo que se llama misericordia, que va más lejos de la gracia. Donde la gracia no puede llegar, la misericordia llega. En Lucas 15 podemos ver esto en la parábola del hijo pródigo. Aunque el hijo menor tenía todo en casa, deseó además tener la parte de los bienes del padre que le correspondía, y se fue a una tierra lejana, donde disipó sus bienes, viviendo disolutamente. En aquella provincia sobrevino una gran hambre y el joven comenzó a pasar necesidad. Entonces se unió a uno de los ciudadanos de aquella tierra (vs. 14-15). Después cuidó cerdos, pero ni siquiera le era permitido comer la comida de esos animales. El joven se acordó de su padre y decidió regresar a él y pedirle perdón. Le pidió también que lo tratara como a uno de sus siervos, pues no se consideraba digno de ser llamado su hijo. El joven regresó a la casa del padre, y cuando éste lo vio lejos fue movido a misericordia y corrió y se echó sobre su cuello y le besó. El hijo le dijo que había pecado contra el cielo y contra él y que ya no era digno de ser llamado su hijo, el padre lo interrumpió y dijo a los siervos que trajeran el mejor vestido para vestido, que pusieran un anillo en su mano y sandalias en sus pies, y le preparó el becerro gordo para comer y regocijarse (vs. 22-23). Aquí vemos la misericordia en el hecho de que el padre corrió hasta el hijo y lo abrazó antes de que él llegara a casa e interrumpió sus palabras de disculpa. El hecho de haberlo vestido nuevamente, haberle colocado un anillo en su mano, sandalias en sus pies y haber matado el becerro gordo, esto verdaderamente es gracia.

Pablo no sólo menciona gracia y paz, como generalmente lo hizo en la apertura de sus cartas, sino que también menciona la misericordia. En tiempo de degradación de la iglesia, se necesita la misericordia además de la gracia y la paz.

Pregunta: ¿En qué sentido Timoteo era hijo de Pablo?

Dong Yu Lan

Todos los derechos reservados a la: Editora Arvore da Vida

Para Publicar tus mensajes, envía tus mails a la siguiente dirección: devocionalescristianos@gmail.com

Cancelar Suscripción: devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com

Para más información de nuestro ministerio: http://www.devocionalescristianos.org

Envía Postales Gratis a tus seres queridos:
http://www.devocionalescristianos.org/postales

Visita nuestros Foros y comparte con nosotros la palabra de Dios y haz nuevos amigos: http://www.devocionalescristianos.org/foro-cristiano/foros/

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org – llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte