[Grafica Cristiana] Pablo anima a Timoteo

ALIMENTO DIARIO

Leer con oración: 2 Ti.1:8; 2 Co.4:8

“Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios” (2 Ti 1 :8)

PABLO ANIMA A TIMOTEO

Necesitamos tener una mente sobria para absorber las verdades elevadas. Cuando oímos las verdades espirituales habladas por medio del ministerio, debemos digeridas en el espíritu; en caso contrario, éstas pueden convertirse para nosotros en simples doctrinas sin vida. Si no tenemos una mente sobria, es decir, una mente saturada por el espíritu, no vamos a digerir las verdades y no las practicaremos, por excelentes que éstas sean, sólo podrán convertirse en simples doctrinas. Si enfatizamos excesivamente determinada verdad, aunque sea muy buena y real, podemos causar división. ¡Esto es muy peligroso!

Aunque Timoteo aparentemente no pudo soportar la presión de aquellos que enseñaban cosas diferentes, Pablo no cambió, él se mantuvo fuerte, tenía poder, amor y dominio propio, es decir tenía una mente sobria. Él no sufrió esa influencia; por el contrario, permaneció firme en la economía neotestamentaria de Dios. Por eso le recomendó a Timoteo que reavivara el don que había en él, pues Timoteo no había recibido un espíritu de cobardía, sino de poder, amor y dominio propio. Igualmente nosotros ya tenemos ese Espíritu, ya nos ha sido dado y cada vez crece más en nosotros. El Dios Triuno, como el Espíritu que da vida, está en nuestro interior saturándonos cada vez más. Por tanto, debemos volvemos al espíritu. Cuando estemos bajo presión, volvámonos al espíritu. Así creceremos en vida y tendremos un espíritu saludable. No solamente un cuerpo saludable, también un espíritu saludable. Nuestro espíritu necesita tener buena salud. Un cuerpo saludable logra resistir los ataques de las bacterias y los virus. El alma saludable también puede rechazar las cosas que causan daño. Cuando vienen los ataques una mente sobria los discierne: “Esto es simplemente un ataque de Satanás lanzando sus dardos de fuego. No le pondré atención”.


Pablo amonestó a Timoteo, su joven colaborador, porque estaba sufriendo mucho, tal vez porque aún no había crecido lo suficiente en vida. ¡En las iglesias en Brasil y en América del Sur, cuántos y cuántos Timoteos tenemos! Aunque vienen los ataques, no los consideramos como el centro de todas las cosas. No seamos un Timoteo desanimado; debemos ser Timoteos crecidos en vida. ¡Aleluya!

Entonces Pablo amonestó a Timoteo: “Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios” (2 Ti 1:8). Podemos decir que Timoteo estaba desanimado en ese momento. Tal vez hasta pensó: “Yo estoy siguiendo a Pablo, y él está bajo un ataque muy fuerte. Están hablando muy mal de él. ¿Me habré equivocado al seguir a Pablo?”

Timoteo se debilitó. Parece que incluso tuvo problemas con el testimonio del Señor. Debemos estar de pie, al lado del Señor, como hicieron los levitas después del incidente del becerro de oro (Cfr. Ex 32:26). Parece que Timoteo se avergonzaba del testimonio del Señor. Por eso Pablo le dijo: “Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo». El término «preso» tiene dos interpretaciones. Una dice que él estaba en una prisión física

y la otra, que el encargo de Pablo estaba preso, pues no lo dejaban seguir adelante. Timoteo no’ debió haberse avergonzado de Pablo, el preso del Señor. En 2 Corintios 4:8, Pablo dice que los ministros del nuevo pacto podían estar en apuros, más no sin salida; según el original griego, no totalmente sin salida. Por un lado, él estaba encarcelado, por otro, aún tenía una salida: La promesa de la vida.

Pregunta: ¿Cuál es el riesgo que puede haber si damos excesivo énfasis a determinada verdad?

Dong Yu Lan

Todos los derechos reservados a la:

Editora Arvore da Vida

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

2 Compartir
Comparte2
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte