El Dinero No Hace la Felicidad, Pero…

dinero no da felicidadEl Dinero No Hace la Felicidad, Pero…

Explorando el concepto bíblico de la satisfaccion personal. La Biblia nos dice claramente que Dios tiene un plan para nuestras vidas. Un plan de paz y no de mal. Un plan que incluye un bienestar especial para cada uno de nosotros.

Por Dr. Andrés G. Panasiuk

El orador se detuvo en una pausa que flotó en el escenario provocando que su audiencia lo mire con atención. Luego, con una voz pausada, serena, casi íntima comenzó el cierre de su idea frente a un público en expectativa:

“Recuerdo la vez que un pastor vino a mi consultorio financiero. Quería que le ayudáramos. Su salario era tan bajo que había perdido su casa y estaba al borde de la bancarrota. Tenía tantas deudas encima que no podía ni siquiera alimentar a su familia.” Hizo una pausa más, y entonces agregó: “¿Qué quieren que les diga? Yo no creo que Dios quiera que Sus hijos vivan en esta pobreza.” Y entonces, con una chispa de picardía que pasó desde sus ojos a su voz comentó: “Es cierto que el dinero no hace la felicidad, ¡pero ayuda!” A lo que todos nosotros asentimos con aplausos, silvidos y risas.

Mientras la conferencia económica continuaba, yo escribí en un pequeño papelito: “Dios, dinero, felicidad”. Una interesante trilogía. Sin embargo, había algo en la propuesta que no tenía sentido, que no encajaba bien. Decidí entonces que alguna vez iba a escribir algo con respecto al tema.

¿Será que Dios nos quiere ricos o nos quiere pobresí

Yo creo que Dios nos quiere ricos y también nos quiere pobres.

La Biblia nos dice claramente que Dios tiene un plan para nuestras vidas. Un plan de paz y no de mal. Un plan que incluye un bienestar especial para cada uno de nosotros (Juan 10:10; 14:27; 16:33).

En Deuteronomio 28 Dios hace una serie de promesas de prosperidad económica a Su pueblo si ellos están dispuestos a obedecerle. El Salmo 1 expresa claramente que el hombre íntegro es un hombre bajo la bendición de Dios y que todo lo que hace ha de prosperar. En Jeremías 29:11 Dios le dice al pueblo de Israel: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros” pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis”.

Abraham era un hombre decididamente rico. También lo eran Isaac y Jacob. José fue uno de los hombres más ricos e influyentes de la antiguedad, lo mismo que Moisés, Salomón y la reina Ester. Otros personajes económicamente establecidos fueron Nehemías, Daniel (profundamente respetado aún en estos días en muchas naciones orientales), Mateo, Zaqueo, Nicodemo, Teófilo, Filemón y muchos otros más tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

Sin embargo, afirmar que los planes de Dios para nuestra vida pasan con certeza por el ámbito del éxito económico es, por un lado, ignorar las Escrituras y, por el otro, caer víctimas de uno de los sistemas de pensamiento del mundo de hoy. El apóstol Pablo en Romanos 12:2 nos advierte claramente de que no debemos “tomar la forma” de la sociedad que nos rodea, sino que debemos transformar nuestra visión del mundo cambiando la manera en la que pensamos.

El creer que Dios siempre quiere que seamos ricos significa haber caído en la trampa de una filosofía no-cristiana que ha ganado una increíble popularidad desde el final de la guerra fría: la filosofía del materialismo.

Es cierto que Job fue un hombre rico. Pero también por un tiempo fue pobre. Es cierto que Jacob fue un empleador de muchos siervos, pero también fue empleado de su suegro. Es cierto que Moisés se crió en la casa de Faraón, pero también fue pastor de ovejas por 40 años. Es cierto que José y Daniel fueron hombres ricos e influyentes, pero también fueron pobres y esclavos en su época.

Si alguno de los “maestros económicos” que viajan por latinoamérica en estos días hubieran visto a José ser encerrado en lo profundo del calabozo de Faraón, probablemente hubieran meneado la cabeza y hubieran dicho que José era, de seguro, un “perdedor”. Además, hubieran concluído que, seguramente, se encontraba allí por algún pecado cometido (después de todo, “cuando el río suena, agua trae” ¿no?), y hubieran enseñado a sus seguidores que la voluntad de Dios no era que José estuviera viviendo tan pobre y tan miserable.

Sin embargo esa conclusión se opone diametralmente a la de las Sagradas Escrituras, que, en Génesis 45:5-8, nos enseñan que la miseria de José y todos sus sufrimientos ¡eran parte del plan de Dios para su vida! Lo mismo ocurrió con Job (que nunca se enteró por qué le pasó lo que lo pasó), con Mardoqueo, con Daniel, con Jacob, con Moisés. Hombres que, en algún momento de sus vidas, tuvieron que pasar por la pobreza, la persecución y la miseria para cumplir con lo que Dios les tenía preparado.

Por otro lado, puede que Dios no sólo llame a alguien a pasar por la pobreza para vivir en la riqueza, pero también puede ser que llame a alguien que está viviendo en la riqueza a dejar su situación de holgura económica para vivir en la pobreza. Ese es el caso de Moisés, que tuvo que dejar los lujos del palacio de Faraón para guiar al pueblo de Israel a través del desierto; o el caso de Nehemías, que dejó la corte de Artajerjes para reconstruir la ciudad de Jerusalén.

En el Nuevo Testamento encontramos a un “jóven rico” al que Jesucristo le pide que deje todas sus posesiones económicas antes de seguirle, también encontramos a un Mateo dejandolo todo y siguiendo a Jesús hasta la muerte, a un Saulo de Tarso, abandonando un futuro prometedor por las persecuciones, la cárcel y el patíbulo, o a un grupo de creyentes que en Hechos 2 que venden sus propiedades para repartirlas a aquellos que están en necesidad.

Finalmente, puede que Dios tenga en mente llamar a alguien que está en la pobreza a vivir pobre el resto de su vida. Ese es el caso de Isaías, Jeremías, los profetas menores, la gran mayoría de los apóstoles y los discípulos del Señor Jesucristo del primer siglo. También es el caso de la gran mayoría de los mártires de la Iglesia de nuestros días.

El hecho de que el apóstol Pedro, el apóstol Juan o San Pablo hayan muerto pobres, perseguidos y enfermos no quiere decir que hayan estado bajo una maldición de Dios ni que hubieran estado fuera de la voluntad de Dios para sus vidas. Todo lo contrario. Ellos la estaban cumpliendo al pié de la letra, aún cuando no disfrutaban de prosperidad económica.

Entonces, basados en estos ejemplos bíblicos, parece obvio que los planes de Dios para nosotros, los “pensamientos de paz y no de mal”, no implican necesariamente abundancia financiera. Puede que si, puede que no. Puede que Dios quiera que seas rico con un propósito determinado, puede que El quiera que seas pobre con un propósito determinado.

El sincretismo evangélico

El problema en las iglesias latinoamericanas de hoy que han sido afectadas por la filosofía secular del materialismo es que siempre se define el concepto de “bendición” en términos materiales y positivos.

La felicidad, entonces, se queda pegada a la idea de que la voluntad de Dios para nuestra vida tiene que ver, de alguna manera, con nuestra capacidad de compra y con las cosas “buenas” que nos pasan a diario. Este es un buen ejemplo de sincretismo en la iglesia evangélica de nuestros días.

Como resultado de la conquista, el catolicismo se asoció con las religiones paganas de nuestros pueblos para incorporar, por ejemplo, a la “pacha-mama” a su vida religiosa. Hoy, los evangélicos nos hemos asociado al capitalismo para incorporar el culto a la “money-mama” a nuestra vida religiosa!

Sin embargo, Jesucristo expresó claramente que los valores trascendentes son mucho más importantes que los intrascendentes, que no debemos sacrificar las cosas eternas en pos de lo pasajero. El mismo nos da el principio de vida que nos debe llevar hacia la felicidad. Nuestro Señor dice en el capítulo seis de San Mateo: “¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?”

¿Qué hace la felicidad?

Un importante principio para recordar, entonces, sería que la tarea más importante en la vida es, justamente, vivir. Donde “vivir” significa mucho más que meramente existir. Significa parar de correr detrás de las cosas materiales y superficiales y comenzar a perseguir las cosas más profundas de la vida.

Aquí va un exámen para probar sus conocimientos del tema:

En un interesante estudio realizado recientemente por la televisión educacional norteamericana sobre el consumismo en el país y publicado en la internet (http://www.pbs.org/kcts/affluenza/diag/what.html), se descubrió que el porcentaje de norteamericanos que respondieron al estudio diciendo tener vidas “muy felices” llegó a su punto más alto en el año? (usted elige):

(1) 1957 (2) 1967 (3) 1977 (4) 1987

La respuesta correcta es la uno. La cantidad de gente que se percibía a sí misma como “muy felíz” llegó a su pico máximo en 1957 y se ha mantenido bastante estable o a declinado un poco desde entonces. Es interesante notar que la sociedad norteamericana de nuestros días consume el doble de bienes materiales de los que consumía la sociedad de los ?50. Sin embargo, y a pesar de tener menos bienes materiales, se sentían igualmente felices.

Aprender a “vivir”, entonces, significa aprender a cumplir con la voluntad de Dios, poner en práctica los talentos y dones que El nos ha dado, concentrarnos en las cosas trascendentes como: servir y enriquecer la vida de nuestro cónyuge, amar y enseñar a nuestros hijos, desarrollar nuestra vida personal y profundizar nuestra relación con el Señor.

Jesucristo dijo: “…la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee” (Lucas 12:15). Vivir nuestra vida, y vivirla en abundancia, significa aprender a disfrutar el ver a nuestros niños jugar en el fondo de la casa. Significa la lágrima derramada después de orar y darles el besito de las buenas noches. Significa preocuparnos por la vida de la gente, ayudar a pintar la casa del necesitado, arreglarle el auto a una madre sin esposo, y escuchar en silencio hasta cualquier hora de la noche el corazón del amigo herido.

Vivir en abundancia significa predicar las buenas nuevas a los pobres y a los ricos, pregonar el año agradable del Señor a los vecinos, aprender a restaurar al caído y a sanar al herido. Significa, para los varones, poder mirar a nuestra esposa a los ojos y decirle “te amo”. Poder llegar a ser un modelo de líder-siervo para nuestros niños. Significa dejar una marca más allá de nuestra propia existencia.

Ese, creo yo, es el concepto bíblico de vivir en abundancia. Ese es el tipo de vida que Dios quiere de nosotros. Ese es el oro, la plata y las piedras preciosas con las que Jesucristo quiere que construyamos nuestras mansiones en el cielo. Esa es la idea de ser “rico para con Dios” que surge de Lucas 12:21.

Poco tiene que ver este concepto de la felicidad y la satisfacción personal con las enseñanzas del “evangelio de la seguridad económica”. Poco tiene que ver con lo que se enseña en los círculos afectados por el materialismo de hoy. Si en algo estoy de acuerdo con el orador de la otra noche es que el dinero no hace la felicidad, y, sinceramente, no se hasta cuánto ayuda.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

2 comentarios

  1. EN MEDIO DE TAN NECESIDAD DIOS OMNIPOTENTE ESTA CONMIGO GRACIAS MI DIOS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

30 Compartir
Comparte30
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte