Devocional Cristiano – Sara y Agar

Así dice el Señor: Que no se gloríe el sabio en su sabiduría, ni el poderoso de su poder, ni el rico de su riqueza.  Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe de conocerme y de comprender que Yo soy el Señor, que actúo en la tierra con amor, con derecho y justicia, pues es lo que a mí me agrada?
Afirma el Señor-
Jeremías 9:23-24
 
¿Cuánto has logrado comprender acerca del trato de Dios al hombre?
¿Has comprendido que él ama a su creación y lo que más le agrada es tratar a cada uno de sus hijos con derecho, justicia y bondad?
¿Te has dejado influenciar por estas virtudes santasí  Algunos queremos imitar a Dios y tratamos de ser sabios, justos y santos.  Y olvidamos que Dios tiene otras preciosas virtudes como son Benignidad y Paciencia.
¿Cuánta benignidad de Dios hay en tu vida? ¿Sabes si esta  virtud del Espíritu Santo esta suavizando tu trato con tu prójimo?.
Sin benignidad, la sabiduría se vuelve farisaica, la paciencia en una tolerancia insoportable, la justicia es drástica y desproporcionada.
Sólo el Espíritu Santo puede armonizar y hacer crecer estas virtudes esenciales en nuestras vidas.
Benignidad tiene su origen en la palabra griega CHRESTOTES CHRESTOTES, que significa, tierna preocupación por los demás.  Es el deseo genuino del cristiano por dar un trato tierno a los demás, así como Dios lo hace con  él.
Chrestotes es la gracia o dádiva que impregnan la naturaleza toda, suavizando todo aquello que pudiera ser brusco o áspero.
Cuando el creyente tiene esta gracia, es evidente su corazón tierno, la suavidad de sus palabras, un deseo por proteger y ayudar.  Es imposible que este don se falsifique con actitudes hipócritas, a la larga es notorio que no es más que platillos haciendo ruidos irritantes.  La benignidad es un fruto del Espíritu Santo, y la meta de todo creyente debe ser recibir esta misericordia divina para ser canal de bondad.
Dios le había dado una promesa a Abram, él sería padre de multitudes, en su bondad había escogido a su familia por gracia para hacer de ellos una gran nación.  Pero el tiempo transcurría y cada vez se hacía más insoportable para Saray seguir esperando por el cumplimiento de dicha promesa.
Llegó el momento en que ella decidió ayudar a Dios, como bondadosa ?ayuda idónea? propició que su esclava sea el instrumento para que esta promesa se haga por fin realidad.  Entregó su esclava como mujer para su esposo y logró lo que esperaba.  Agar concibió a Ismael, pero otra vez impulsiva  e injusta, le echó la culpa a su esposo por su afrenta, después maltrató tanto a su sierva que ella terminó huyendo.
¡Cuándo cambiaremos las mujeres! Somos tan impetuosas e impulsivas,
Creemos tener la razón, hacemos lo que pensamos correcto, nos olvidamos de la benignidad, actuamos con furia y encima no queremos consecuencias, mientras más lejos estén los rastros de nuestros yerros, mejor.
Somos campeonas en resolver conflictos, las que solucionamos todos los problemas, las bondadosas y justicieras, las ayudas idóneas.
¡Detente querida hermana! Los problemas divinos no caben en las pequeñas manos de una mujer!
Agar fue expulsada junto con su pequeño hijo, hambrienta y sola, anduvo errante, llorando desconsoladamente, tomó una amarga decisión, puso al pequeño debajo de un arbusto, tenía tanto miedo verlo morir, se puso de rodillas y no muy lejos de allí se sentó a esperar por el terrible fin.
Entonces, en medio del llanto de la madre y su hijo abandonados, Dios que es benigno, escuchó el sollozo de sus hijos le abrió los ojos a Agar y ella vio el pozo de agua.  Mucho antes que Jesús se sentara al lado de un pozo para hablar a la mujer samaritana, Dios el Padre le abrió los ojos a otra mujer sedienta y le dio de beber del agua de vida.
Yo te haré mi esposa para siempre, y te daré como dote el derecho y la justicia, el amor y la benignidad, te daré como dote mi fidelidad, y entonces conocerás al Señor? Oseas 2:19-20
 
La historia de Agar e Ismael es conmovedora.  El corazón de la esclava egipcia estaba despedazado, se aisló en una oscura esquina para no ver el sufrimiento de su muchacho, pero Dios mostró su benignidad, él refrescó y restauró a la madre y al hijo, tomó el lugar del padre.  Su corazón no pudo permanecer inconmovible, él respondió inmediatamente con indulgencia.
Si todos los cristianos pondríamos en práctica esta gracia de Dios nos preocuparíamos sinceramente por los demás, nadie se sentiría desamparado en nuestras Iglesias grandes, La benignidad estaría suavizando todas las relaciones.  Habría ternura en cada gesto, suavidad en cada expresión. Empieza a poner en práctica tú esta gracia de Dios, se benigna con todos.  Así como la crítica se opone a la Paciencia, la benignidad no convive con la intolerancia.  NO puedes decir que eres cristiano y no ser paciente, no puedes afirmar que eres creyente y ser intolerante.
Sara fue la mujer de la promesa, pero le falto Benignidad.  Olvida las quejas, deja de mirar las injusticias, Dios es benigno, imítalo.
Martha Bardales       
Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

3 Compartir
Comparte3
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte