FW: El pan de Cristo

>
>>Subject: FW: El pan de Cristo
>>Date: Thu, 17 Nov 2005 16:31:55 +0000
>>
>>
>>
>> El siguiente es el relato de un hombre llamado Víctor.
>>
>>  Al cabo de meses de encontrarse sin trabajo, se vio obligado a
>>recurrir
>>a mendigar para sobrevivir, cosa que detestaba profundamente. Una
>>fría
>>tarde de invierno se encontraba cerca de un club privado cuando
>>observó a
>>un hombre y su esposa que entraban al mismo.
>>
>>  Víctor le pidió al hombre unas monedas para poder comprarse algo
>>de
>>comer.
>>
>>  -Lo siento, amigo, pero no tengo nada de cambio -replicó hombre
>>elegante.
>>
>>  La mujer, que oyó la conversación, preguntó:
>>
>>  -¿Qué quería ese pobre hombre?
>>
>>  -Dinero para una comida. Dijo que tenía
>>hambre -respondió su marido.
>>
>>  -¡Lorenzo, no podemos entrar a comer una comida suntuosa que no
>>necesitamos y dejar a un hombre hambriento aquí afuera!-Dijo la
>>esposa.
>>
>>  -¡Hoy en día hay un mendigo en cada esquina! Seguro que quiere el
>>dinero
>>para beber.
>>
>>  -¡Yo tengo un poco de cambio! Le daré algo.
>>
>>  Aunque Víctor estaba de espaldas a ellos, oyó todo lo que
>>dijeron.
>>  Avergonzado, quería alejarse corriendo de allí, pero en ese
>>momento oyó
>>la amable voz de la mujer que le decía:
>>
>>  -Aquí tiene unas monedas. Consígase algo de comer. Aunque la
>>situación
>>está difícil, no pierda las esperanzas. En alguna parte hay un
>>empleo para
>>usted. Espero que pronto lo encuentre.
>>
>>  -¡Muchas gracias, señora! Me ha dado usted ocasión de comenzar de
>>nuevo
>>y me ha ayudado a cobrar ánimo. Jamás olvidaré su
>>gentileza.
>>
>>  -Estará usted comiendo el pan de Cristo. Compártalo -dijo ella
>>con una
>>cálida sonrisa dirigida más bien a un hombre y no a un mendigo.
>>Víctor
>>sintió como si una descarga eléctrica le recorriera el cuerpo.
>>
>>  Encontró un lugar barato donde comer, gastó la mitad de lo que la
>>señora
>>le había dado y resolvió guardar lo que le sobraba para otro día.
>>Comería
>>el pan de Cristo dos días. Una vez más, aquella descarga eléctrica
>>corrió
>>por su interior.
>>  ¡El pan de Cristo!
>>
>>  -¡Un momento! -pensó-. No puedo guardarme el pan de Cristo
>>solamente
>>para mí mismo.
>>
>>  Le parecía estar escuchando el eco de un viejo himno que había
>>aprendido
>>en la escuela dominical.
>>
>>  En ese momento pasó a su lado un anciano.
>>
>>  -Quizás ese pobre anciano tenga hambre -pensó-. Tengo que
>>compartir el
>>pan de
>>Cristo.
>>
>>  -Oiga -exclamó Víctor-. ¿Le gustaría entrar y comerse una buena
>>comida?
>>
>>  El viejo se dio vuelta y lo miró con descreimiento.
>>
>>  -¿Habla usted en serio, amigo?
>>
>>  El hombre no daba crédito a su buena fortuna hasta que se sentó a
>>una
>>mesa cubierta con un hule y le pusieron delante un plato de guiso
>>caliente.
>>Durante la cena, Víctor notó que el hombre envolvía un pedazo de
>>pan en su
>>servilleta de papel.
>>
>>  -¿Está guardando un poco para mañana? -le preguntó.
>>
>>  -No, no. Es que hay un chico que conozco por donde suelo
>>frecuentar. La
>>ha pasado mal últimamente y estaba llorando cuando lo dejé. Tenía
>>hambre..
>>Le voy a llevar el pan.
>>
>>  El pan de Cristo. Recordó nuevamente las palabras de la mujer y
>>tuvo la
>>extraña sensación de que
>>había un tercer Convidado sentado a aquella mesa.
>>A lo lejos las campanas de una iglesia parecían entonar a sus oídos
>>el
>>viejo himno que le había sonado antes en la cabeza.
>>
>>  Los dos hombres llevaron el pan al niño hambriento, que comenzó a
>>comer
>>rapidamente. De repente!! …..se detuvo y llamó a un perro, un
>>perro
>>perdido y asustado.
>>
>>  -Aquí tienes, perrito. Te doy la mitad -dijo el niño.
>>
>>  El pan de Cristo. Alcanzaría también para el hermano cuadrúpedo.
>>San
>>Francisco de Asís habría hecho lo mismo -pensó Víctor.
>>
>>  El niño había cambiado totalmente de semblante. Se puso de pie y
>>comenzó
>>a vender el periódico con entusiasmo.
>>
>>  -Hasta luego -dijo Víctor al viejo-. En alguna parte hay un
>>empleo para
>>usted. Pronto dará con él. No desespere. ¿Sabe? -su voz se tornó en
>>un
>>susurro-. Esto que hemos comido
>>es el pan de Cristo. Una señora me lo dijo
>>cuando me dio aquellas monedas para comprarlo. ¡El futuro nos
>>deparará algo
>>bueno!
>>
>>  Al alejarse el viejo, Víctor se dio vuelta y se encontró con el
>>perro
>>que le olfateaba la pierna. Se agachó para acariciarlo y descubrió
>>que
>>tenía un collar que llevaba grabado el nombre del dueño.
>>
>>  Víctor recorrió el largo camino hasta la casa del dueño del perro
>>y
>>llamó a la puerta. Al salir éste y ver que había encontrado a su
>>perro, se
>>puso contentísimo.
>>
>>  De golpe la expresión de su rostro se tornó seria. Estaba por
>>reprocharle a Víctor que seguramente había robado el perro para
>>cobrar la
>>recompensa, pero no lo hizo. Víctor ostentaba un cierto aire de
>>dignidad
>>que lo detuvo.
>>  En cambio dijo:
>>
>>  -En el periódico vespertino de ayer ofrecí una recompensa. ¡Aquí
>>tiene!
>>
>>  Víctor miró el billete medio aturdido.
>>
>>  -No puedo aceptarlo -dijo quedamente-. Solo quería hacerle un
>>bien al
>>perro.
>>
>>  -¡Téngalo! Para mí lo que usted hizo vale mucho más que eso. ¿Le
>>interesaría un empleo? Venga a mi oficina mañana. Me hace mucha
>>falta una
>>persona íntegra como usted.
>>
>>  Al volver a emprender Víctor la caminata por la avenida, aquel
>>viejo
>>himno que recordaba de su niñez volvió a sonarle en el alma. Se
>>titulaba
>>”Parte el Pan de Vida”. . . .
>>
>>
>>  LA MADRE TERESA DE CALCUTA NOS DECIA;
>>
>>  ” NO OS CANSEIS DE DAR, PERO NO DEIS LAS SOBRAS, DAD HASTA
>>SENTIRLO,
>>HASTA QUE DUELA”.
>>  QUE EL SEÑOR NOS CONCEDA LA GRACIA DE TOMAR NUESTRA CRUZ Y
>>SEGUIRLO,
>>AUNQUE DUELA.
>>
>>  AHORA, COMPARTE TU CON LOS DEMAS EL PAN DE CRISTO…..YO YA LO
>>HICE
>>
>>
>>
>>
>>
>>
>>
>>
>>
>>
>>
>>
>>
>>
>>
>>Busca a la vez en Internet, en directorios, en enciclopedias…
>>Atrévete con el nuevo MSN Search
>>
>
>_________________________________________________________________
>Charla con tus amigos en línea mediante MSN Messenger:
>http://messenger.latam.msn.com/
>

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte