Lagrimas de mujer…

Con todo mi aprecio a las mujeres y varones de este grupo.

 

 Lagrimas de mujer??..

 

El silencio rebotaba en el salón. Solo unos furtivos y contenidos suspiros rompían con su clamoroso silencio la estancia. Era mi esposa que lloraba. Yo tenía razón; era indiscutible. Mi lógica de varón, mi inteligencia, la evidencia todo, eran irrefutables. Sin embargo yo me sentía muy mal.

 

Mis pensamientos fluctuaban de la ira al desconcierto, que no hay cosa que produzca a un varón entero mas desconcierto que los sollozos de la mujer amada.

 

Ira, porque sabiendo que tenía razón me exasperaba su tozudez. ¿Por qué no reconocía de una vez que se había equivocado y teníamos la fiesta en paz? Desconcierto porque sus lágrimas silentes, hacían también sentir hacia ella todo el amor que le tengo y la pena de hacerla llorar. Una lágrima furtiva pugnaba por brotar de mis ojos. Como varón yo traté de evitarlo.

 

Tengo poca inclinación a expresar mis sentimientos con palabras. Una triste carencia de mi personalidad. Me levanté de forma airada, sin decir nada, y me fui al dormitorio. Como casi todos los hombres, no soporto las lágrimas de las mujeres. Antes de irme, no pude evitar mirarla de nuevo con sus ojos arrasados en lágrimas que se derramaban brillantes por todo el rostro.

 

Entré en el dormitorio y un estremecimiento me sacudió. Allí a la entrada estaban sus zapatitos pequeños y ligeros, Sentí una tal congoja que no pude evitar llorar. Eso es lo que había tratado de reprimir en mi escaramuza con ella y posiblemente lo que me había hecho dejarla sola e irme al dormitorio. Junto a los zapatos había un diminuto calcetín. Me eché a llorar desconsoladamente procurando que ella no me oyera.

 

Aquella mujer era mía, me pertenecía al total, yo era el patrón….porque ella quería. Me di cuenta de pronto. Fue como el flash de una cámara fotográfica. Ella, un ser humano adorable, inteligente y humilde demostraba con sus lágrimas y su silencio que me amaba. ¡Es tan tozuda….! Yo tenía razón, me insistí a mí mismo. Quería justificarme ante mí. Ante el lógico inteligente y sabio esposo. Ahora me da asco rememorarlo.

 

 

 

El flash me reveló en un instante algo que no había tenido en cuenta. Yo tenía mí razón, pero no había tenido en cuenta que entre los ingredientes de mi razonamiento no había considerado un ingrediente, que desde entonces no he dejado de ponderar en todo trato con ella y con cualquiera. ¡Sus sentimientos!. En aquella discusión ella no había podido hablar de sus sentimientos porque yo no la hubiera dejado. La hubiera aplastado con mi lógica y mis recursos argumentales. Ella estaba confiándome, comunicándome sus sentimientos con solo sus lágrimas. Yo no le dejaba otra alternativa. ¡Me sentía tan lleno de razón! Ella pudo discutir y pelear, pero solo lloró.

 

Mansa y suavemente, sus lágrimas me hablaban más y mejor que cualquier razonamiento por exacto que fuera. Era otro universo.

 

Mis pensamientos se atropellaban a medida que iba comprendiendo. Su lucha era ternura y amor, la mía era petulancia tosca y desmesurada, en mi porfía por desplegar lo obvio, lo evidente, pero no los sentimientos de ella. Sentí que la estaba humillando y que aquella no era la primera vez. 

 

De pronto y sin pensar más, me dirigí de un salto al salón e hice una entrada semejante a la salida anterior. Ella, sorprendida por mi brusquedad, se me quedó mirando sin saber lo que yo iba a hacer ya que me acercaba a ella rápidamente y sin hablar. La prendí con mis brazos y sin decir palabra la abracé y llené de besos su rostro mojándome los labios con sus lágrimas.

 

Los dos permanecimos así no sé cuanto tiempo. Parecía una eternidad y a la vez un fugaz instante. ¡Gracias! Acertó a decir ella. 

 

¡Gracias!… A mí, que la había maltratado, no por maltrato positivo, sino por negligente y obtuso. ¡Gracias, tienes razón!.- repitió. Y allí estaba entre mis brazos, la única persona que de verdad estaba dando su vida por mí. Me concedía la razón. La razón mía, mientras una vez más renunciaba a su razón, en razón de su amor. Y ella tenía su razón femenina, que no era la cabezonería que yo le atribuí tantas veces antes.

 


¡Oh mujer sabia y hermosa!. ¡Oh lágrimas de mujer que tanto poder cósmico proyectáis sobre el varón capaz de apreciarlas!. ¡Que humildad silenciosa y abnegada, que vencía a la lógica y a cualquier otra consideración. El universo mágico de mi esposa – como la de muchas más como ella- me hizo descubrir la creación de Dios desde otra dimensión y panorama distinto del que yo estaba habituado a contemplarla. Su seria, recia humildad y mansedumbre vencieron al hombre – torpe en su erudición e inteligencia- y lleno de vanidad en su ceguera.

 

¡Hombre torpe! Dejáos vencer. Y tal como mi esposa tuvo todavía el valor de sonreír, las vuestras también lo harán. Entonces – y solo entonces- encontraréis el tesoro escondido, que no se muestra sino a aquel que está destinado a contemplarlo en toda su grandiosa majestad y amplitud.

 

¡Mujeres! : que buscáis vuestro destino y el ser «vosotras mismas». Solo vosotras mismas podéis ser impedimento para que lo logréis. Benditas mujeres que como mi esposa, sabiamente, habláis y vencéis a los hombres con la lógica del amor. ¡Si hasta Dios es amor!. Que tragedia, que nos pase a todos, tal como dijo Machado en sus versos.

 

Ojos que a la luz se abrieron, un día, para después, ciegos volver a la tierra hartos de mirar sin ver.

 

Sea bendito tu manantial,

Y alégrate con la mujer de tu juventud,

   

Como cierva amada y graciosa gacela.

Sus caricias te satisfagan en todo tiempo,

Y en su amor recréate siempre.

 

   

¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena,

Y abrazarás el seno de la extraña?

 

   

Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová,

Y él considera todas sus veredas.

 

Proverbios 5:18-21

¿Desea colaborar con este ministerio? Envie su donación con el siguiente enlace:
La Voz
Apoya La Obra de Dios
DONAR A [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por paypal

Invite a un amigo a que reciba los mensajes de esta lista, solo pídale que envie un mensaje en blanco a la siguiente dirección:
devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com

Este es un servicio mas de MINISTERIO DEVOCIONALES CRISTIANOS
http://www.devocionales.org

Para cancelar tu subscripción
devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com


Enlaces de Devocionales Grupos


Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

2 Compartir
Comparte2
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte