Mujer Cristiana – Tiempo de llorar

TIEMPO DE LLORAR

Tomado de: Nuestro Aandar Diaro

Lectura: Juan 11:1-36
1 Y estaba enfermo cierto hombre llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de su hermana Marta. . . . 5 Y Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. 6 Cuando oyó, pues, que Lázaro estaba enfermo, entonces se quedó dos días más en el lugar donde estaba. 7 Luego, después de esto, dijo a sus discípulos: Vamos de nuevo a Judea. . . . 17 Llegó, pues, Jesús y halló que ya hacía cuatro días que estaba en el sepulcro. . . . 32 Cuando María llegó adonde estaba Jesús, al verle, se arrojó entonces a sus pies, diciéndole: Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. 33 Y cuando Jesús la vio llorando, y a los judíos que vinieron con ella llorando también, se conmovió profundamente en el espíritu, y se entristeció, 34 y dijo: ¿Dónde lo pusisteisí Le dijeron: Señor, ven y ve. 35 Jesús lloró. 36 Por eso los judíos decían: Mirad, cómo lo amaba.

Tiempo de llorar
¿Cuándo fue la última vez que lloraste? Parece que yo había pasado mucho tiempo sin derramar más de una o dos lágrimas. Entonces murió mi padre. Sucedió hace poco. Papá luchó con una debilitante enfermedad durante años. Nosotros sabíamos que iba a morir. De hecho, habíamos pedido al Señor que se lo llevara misericordiosamente a su hogar celestial para terminar con la severa prueba. Sabíamos que papá iría a estar con Jesús. Pero cuando me arrodillé junto a su cama y lo vi dar el último suspiro, las lágrimas que yo había contenido en otras ocasiones salieron como un diluvio. No había sollozado así desde que era muchacho. Incluso cuando mis hermanos y mi madre nos abrazamos y oramos, la finalidad era abrumadora.

Ese acontecimiento me ayudó a entender y a apreciar más que nunca el significado del versículo más corto de la Biblia: “Jesús lloró” (Juan 11:35). Es una afirmación increíble: ¡Dios Hijo lloró! Él mejor que nadie en el mundo conocía la realidad del cielo. Él era la fuente de toda esperanza en un día futuro de resurrección. Y sin embargo, Jesús lloró. Amaba tanto a sus amigos María, Marta y Lázaro que “se conmovió profundamente en el espíritu, y se entristeció” (v.33). Jesús de verdad sentía el dolor de ellos.

Cuando muere alguien a quien amamos luchamos con una amplia gama de emociones. Si una persona muere en un accidente o de una enfermedad siendo joven, preguntamos: “¿Por qué?” Puede que cuestionemos la sabiduría o la bondad de Dios. Cuando la muerte llega después de un sufrimiento largo, tal vez luchemos para entender por qué el Señor esperó tanto para traer el alivio. Empezamos a pensar en Dios como un ser distante, a quien no toca nuestra tristeza.

Entonces leemos otra vez que “Jesús lloró.” Esas palabras nos aseguran que Dios no está lejos. Él se conmueve profundamente con nuestra angustia.

Cuando una situación dolorosa invada tu vida, recuerda el versículo más corto de la Biblia. Jesús también derramó lágrimas.  –Kurt De Haan

destino
* ¿Qué conmueve mi corazón?

* ¿Cuándo me he preguntado si Jesús se preocupa por mí?

* ¿De qué manera demuestra que Cristo se preocupa por mí lo que Él pasó en el huerto de Getsemaní y en la cruz? (Mateo 26:36-46; 27:45-50).

en resumidas cuentas: si alguna vez te preguntas si a Jesús le importa, recuerda sus lágrimas.


Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

2 Compartir
Comparte2
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte