"UN CORAZ?N ABIERTO DE PAR EN PAR"


"UN CORAZÓN ABIERTO DE PAR EN PAR"

Por George Verwer

---------------------------------

?CONOCERAN TODOS QUE SOIS mis discipulos si tuvieres amor los unos con los otrosí, dijo Jesús (Juan 13: 35). ¿Es esta la manera en que el resto del mundo mira a la iglesia cristiana? ¿O ven sólo divisiones e intolerancia, críticas y estrechez mental?

La estrechez mental de los cristianos no es un problema nuevo:

Juan le respondió diciendo: Maestro, hemos visto a uno que en tu nombre echaba fuera demonios, pero él no nos sigue; y se lo prohibimos, porque no nos seguía. Pero Jesús le dijo: No se lo prohibáis; porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre, que luego pueda decir mal de mí. Porque el que no es contra nosotros, por nosotros es. Y cualquiera que os diere un vaso de agua en mi nombre, porque sois de Cristo, de cierto os digo que no perderá su recompensa (Marcos 9: 38 ? 41).

Ciertamente, la Biblia nos dice que el camino a Dios es un camino estrecho. Sin embargo, no tenemos el derecho de hacerlo aún más estrecho de lo que es, por excluir a todos los que no piensan y creen como nosotros. A veces somos tan rígidos y de mente tan estrecha que nuestros corazones no están abiertos de par en par a lo que Dios está haciendo. Están cerrados, como Pablo escribió a los cristianos de Corinto:

No estáis estrechos en nosotros, pero sí sois estrechos en vuestro propio corazón. Pues, para corresponder del mismo modo (como a hijos hablo), ensanchaos también vosotros (2da. Corintios 6: 12 ? 13)

En otra versión se expresa que ellos tienen su corazón cerrado y Pablo les pide que lo abran de par en par.

La estrechez de mente es lo opuesto de un corazón abierto; lo contrario del amor cristiano. El amor de Dios, por el contrario, siempre cree lo mejor acerca de los demás:

El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser (1ra Corintios 13: 4-8a)

Si en realidad creyéramos estos versículos, sería un gozo trabajar en unión de cristianos de otras denominaciones y de diferentes procedencias; aprender de individuos y grupos que pueden tener diferentes énfasis y experiencias acerca del Espíritu Santo, de la santificación, de misiones y evangelismo. En vez de eso, argumentamos y combatimos sobre estas y todas las cuestiones intranscendentes que pudiéramos concebir. Yo firmemente creo que la falta de entendimiento es la causa básica de esta estrechez mental, y es esencial que nosotros miremos a todas estas cuestiones que dividen a los cristianos con sinceridad y amor. Esta es la única forma en que aprenderemos a tener un corazón de par en par.

ETIQUETAS

Nuestra afición a ponerle etiquetas a la gente, a asumir que la gente viva al nivel (o desnivel) del concepto estereotipado que tenemos de su procedencia espiritual o denominación, probablemente ha causado más daño a la iglesia que ninguna otra cosa. Para empezar, es más difícil generalizar ahora que en ningún otro tiempo de la historia. Hay evangélicos y creyentes de la Biblia y carismáticos en casi todas las denominaciones.

A veces criticamos: pero de hecho somos muy ignorantes acerca de lo que otros creen. Por ejemplo, conozco a muchos que son muy negativos acerca del movimiento carismático, pero, en efecto, son muy ignorantes de lo que ese movimiento realmente significa y de su contenido.

¿Y que pasa con los que son criticados en un caso como este? Usualmente a su vez se vuelven más estrechos de mente aun. Especialmente si sienten que están siendo combatidos, si se sienten amenazados. Reaccionan a la defensiva, ya sea verbalmente o por escrito, en una manera que puede no ser ayudadora. Así es como empiezan las divisiones y los prejuicios. Yo mismo he cometido equivocaciones en este sentido.

He dicho algunas cosas acerca de individuos y grupos que quizás no era lo mejor que podía decir, y desde entonces esas cosas se recuerdan de vez en cuando.

La Palabra de Dios enseña que el amor cubre todas las faltas. Yo le recomiendo de todo corazón que lea el libro ?El amor cubre? por Billheimer (Ed. C.L.C). La Palabra de Dios también enseña que cristianos con diferencias de opinión pueden y deben tener comunión. Esto significa que debiéramos saber cómo discrepar compasivamente.

Alguien me preguntó recientemente: ?¿Cómo puede usted discrepar compasivamente??. Déjeme darle un ejemplo: Pudiera ser que tuviera una convicción muy fuerte de que debiera usar calcetines rojos. Entonces un día un amigo cristiano viene y me dice: ?Hermano, yo no creo que usted debiera usar calcetines rojos. Creo que debiera usarlos amarillosí. ¿Qué cree usted que yo debiera hacer en tal situación? ¿Debiera yo decir inmediatamente: ?Si, amigo mío, usted tiene razón. Ahora me doy cuenta de que por años he estado desobedeciendo a Dios por usar calcetines rojosí? ¡Nada de eso! No hay razón por qué no deba yo seguir mis propias convicciones en asuntos de menor importancia. O debiera decirle a mi amigo: ?Si esa es su manera de pensar, no podemos seguir teniendo comunión. Hasta que se arrepienta de sus calcetines amarillos, no trabajaré más con usted? ¡No! Él también tiene derecho a tener su propia opinión.

Tampoco hemos de dejar transcurrir las semanas y los meses haciendo caso omiso a las necesidades de evangelismo, servicio y oración mientras tratamos de ponernos de acuerdo en el asunto de los calcetines. No, en lo que nos podemos de acuerdo es en discrepar. Sigo amando a mi amigo, teniendo comunión con él y trabajando con él, a pesar de cuánto discrepamos compasivamente.

De más está decir que sé que está es una ilustración muy trivial. Pero creo que el mismo principio puede aplicarse a muchas otras cosas que los cristianos pudieran pensar que son de mucha importancia, aunque no tan importantes como las doctrinas básicas como son la divinidad de Cristo, la inspiración de las Escrituras y la necesidad de que la gente se arrepienta y crea. Estas mismas cosas, las que hallará en la declaración doctrinal de casi todas las iglesias o instituciones evangélicas, son fundamentales. Pero hay otras muchas cosas que no los son. Y si usted tuviera algo que ver con Operación Movilización o cualquier otra organización cristiana, más tarde o más temprano, hallará cosas que no le gustan. ¡No permitan que ellas le sean un obstáculo! Yo también veo muchas cosas en OM que no me gustan, y todavía trabajo con ellas. ¡Mi esposa ve muchas cosas en mí que no le gustan, pero no me ha abandonado por eso!

DOCTRINA

Pero dirá alguno, está muy bien que aprendamos a discrepar compasivamente acerca de calcetines, o himnarios, o el orden del servicio. Pero, ¿qué de los que niegan el señorío de Cristo, o la inspiración plenaria de las Escrituras, o la necesidad de la obra misionera y evangelismo? ¡Seguro que nuestra actitud hacia ellos debe ser el rechazo absoluto!

Como cristianos que creemos la Biblia estamos en una senda estrecha en lo que a estas creencias fundamentales se refiere. Y es bueno que tengamos bien claro en nuestras mentes lo que es una cuestión menor en la que podemos transigir y lo que está fuera de toda negociación o debate ? las doctrinas fundamentales de nuestra fe. Es normal que haya contiendas con personas sobre estas doctrinas fundamentales; la iglesia en los tiempos del Nuevo Testamento estaba continuamente contendiendo en esta área, en algunos casos puede que tengamos que separarnos de alguien, en cuanto a trabajar con todo el mundo. Necesitamos tener nuestros principios; tener nuestras normas. Pero cuando decidimos que no podemos trabajar con cierto cristiano en particular, no quiere decir que seamos arrogantes hacia él, que no tengamos amor. Significa que discrepamos compasivamente.

Tuvimos una gran reunión una vez con cierto grupo, y tuvimos que hacer la decisión de que no trabajaríamos con ellos a menos que cambiaran su posición en varias áreas. La mayor era que en ese tiempo enseñaban que para ser un discípulo uno tenía que renunciar al trabajo secular. Nadie era un verdadero discípulo si no dejaba su trabajo secular.

Digamos que aunque eso no es tan fundamental como la divinidad de Cristo, constituía una divergencia fundamental, porque uno de los mensajes más enfáticos en OM es que uno no puede ser un discípulo en el lugar donde vive, trabajando en una oficina, en una fábrica o en una escuela; donde Dios le ponga. Pero salimos de esa reunión tan difícil con amor los unos por los otros. Y en efecto, he mantenido amistad con el líder de ese grupo desde entonces y también sostenemos correspondencia. Algunas veces lo que podemos hacer es dejar que esas cosas pasen y relegarlas a la historia. No guarde sentimientos en contra de nadie, sólo continúe orando y esfuércese en llevar adelante la obra.

---------------------------------

Sobre el Autor:Es el fundador y coordinador internacional de Operación Movilización, una misión que se ocupa del evangelismo, la preparación de obreros cristianos e iniciación de Iglesias alrededor del mundo. George desafía a cada cristiano a la rededicación de su vida, presenta las armas del discípulo, enseña cómo seguir el camino cuando la marcha se hace difícil, y nuestra la senda para una vida de amor en acción.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte