Amor eterno de Dios.

Se&ntildeor, yo te alabo porque t? me libertaste, porque no has permitido que mis enemigos se burlen de m?. Señor, mi Dios, te ped? ayuda, y me sanaste; t? Señor, me salvaste de la muerte; me diste vida, me libraste de morir (Salmo 30,1 – 3).
Jerusal?n comparada a una viuda o a una divorciada abandonada del esposo (Isa?as 54,1) pacta nuevamente con el Señor. El amor de Dios a Jerusal?n es descrito en forma de im?genes matrimoniales sin que por ello el autor pierda originalidad con el empleo de bell?simas expresiones: Aunque las montañas cambien de lugar y los cerros se vengan abajo, mi amor por ti no cambiar? ni se vendr? abajo mi alianza de paz. Lo dice el Señor que se apiada de ti (Isa?as 54,10). Es un lenguaje entrañable, que muestra los planes de salvaci?n que Dios tiene para con su pueblo. Dios ofrece el perd?n a Israel, le muestra su afecto, le invita a retornar a su vera.   
La estabilidad del nuevo pacto de amor, iniciativa del esposo, se afirma recurriendo a la hip?tesis de lo imposible. Hay que gritar de alegr?a, estallar en cantos de gozo, porque esas palabras van dirigidas a gente anonadada, humillada, a hombres que todo podr?a llevarles a la tristeza y la desesperaci?n. La raz?n de la alegr?a, incluso en situaciones humanamente sin salida, es el amor de Dios por nosotros. Dios afirma que nos ha desposado. El profeta explica el exilio como una consecuencia natural de la mala conducta del pueblo escogido. Y ahora nos describe la presencia de un nuevo estado de salvaci?n bajo la forma de una alianza de paz, concebida a título de un juramento por el que Dios se obliga para con su pueblo. Cuando Pablo repetir? a los esposos que su amor es grande, porque es el signo del amor de Cristo y de la Iglesia (Efesios 5,32) no har? sino repetir esas palabras mismas de Dios. Ustedes, fie les del Señor, ¡c?ntenle himnos!, ¡alaben su santo nombre! Porque su enojo dura un momento, pero su buena voluntad, toda la vida. Si lloramos por la noche, por la mañana tendremos alegr?a (Salmo 30,4 – 5).  
Jesís se comparar? a sí mismo con el novio; su Reino ser? como el banquete de bodas del Novio, del Cordero, que es Él mismo. El que estuvo en las bodas de Can? y convirti? el agua en el vino bueno de la alegr?a y del amor. El Esposo que se entreg? en la cruz por su Esposa la Iglesia. Es una imagen valiente y hermosa, que se aplica en el Antiguo Testamento a la relación de Dios con su Pueblo, y en el Nuevo Testamento a la de Cristo con su Iglesia. Jesís nos dirige un reproche y va directamente a las motivaciones profundas, como decimos hoy (Lucas 7,24 – 26). Quiere que las gentes tomen conciencia del sentido de sus gestiones. Hace y dice todo cuanto puede. Sin embargo, parece que sus palabras chocan y resbalan, ante la incredulidad de los corazones soberbios. Nos dice que Juan no es una caña agitada por el viento; que no se doblega ni ante las presiones ni ante los halagos. Ha mostrado su reciedumbre hasta el testimonio de la muerte. éste sí que puede ser un aut?ntico profeta, un mensajero de Dios que prepara los caminos de Cristo (Malaquías 3,1). Pero una vez más, Jesís tiene que quejarse de que a un profeta así le han escuchado la gente sencilla, los más pecadores, pero los fariseos y los letrados, que no han aceptado su bautismo, frustraron el designio de Dios para con ellos. Yo me sent? seguro, y pensí: Nada me har? caer jamás. Pero t?, Señor, en tu bondad me hab?as afirmado en lugar seguro, y apenas me negaste tu ayuda el miedo me dej? confundido (Salmo 30,6 – 7).
Ahora se repite la invitaci?n de Dios a su Iglesia, o sea a cada uno de nosotros. La invitaci?n a volver más decidi damente a su amor, como esposa fiel, dispuesta a abandonar sus distracciones extramatrimoniales. ¿No es Jesís la voz que sigue gritando en el desierto de nuestras conciencias, llam?ndonos a la conversi?n, atray?ndonos a su amor? ¿Qui?n puede decir que no necesita esta llamada? ¿A quién no le crece más, a lo largo del año, el hombre viejo que el nuevo? ¿Qui?n puede asegurar que no ha habido desv?os y olvidos en su vida de fe y en su fidelidad a Diosí La figura del Bautista también nos interpela, pues ah? tenemos el modelo de un seguidor recio y fiel de los planes de Dios. Comparados con Él, ¿podemos asegurar que somos personas de car?cter, que no obran siguiendo la moda, lo f?cil, lo que halaga, lo que hacen todosí ¿Somos sinceros para con Dios, fieles a su amor? Esta pregunta nos la debemos hacer cada uno de los fieles cristianos porque nuestra relación de amor y fidelidad con Dios puede conocer en cada caso episodios de ida y de vuelta, de pasos adelante y pasos atrás. Hoy es una ocasi?n propicia para revisar nuestra vida y volver al amor primero. A ti Señor, clamo; a ti Señor, suplico, ?yeme y ten compasi?n de m?; Señor, ¡ay?dame! Has cambiado en danzas mis lamentos; me has quitado el luto y me has vestido de fiesta. Por eso, Señor y Dios, no puedo quedarme en silencio: ¡te cantar? himnos de alabanza y siempre te dará gracias! (Salmo 30,8 – 12).

 

Jesís nos reprocha no haber comprendido su mensaje. Vamos en busca de la gloria que da el mundo a quienes obran según el slogan del momento. Corremos tras la vanidad del tener más y más; sin compartir lo que Él mismo nos ha dado: amor, cariño y comprensión. Esto es leer las Escrituras y no entender el mensaje de Cristo, no vivir el Evangelio; llamarse cristiano y apenas conocer a Jesís. Pero Jesís es p aciente. Nos espera. Y si nos reprocha algo en nuestra conciencia, es porque nos ama y nos quiere cerca de su amant?simo Corazón. Podemos corresponderle acerc?ndonos a Él, viviendo y compartiendo nuestra fe.  

 

¡¡¡Señor Jesís, mi mente humana no puede comprender por sí sola el plan divino. Ilum?name con tu Espíritu Santo para que yo pueda encontrarte, experimentar tu amor y tu perd?n eternos, y aceptar tu voluntad para m?!!!
————————————————————————
Que el Padre Dios te bendiga y te proteja, te mire con agrado y te muestre su bondad. Que el Padre Dios te mire con amor y te conceda la paz.
Juan Alberto Llaguno Betancourt
Lima – Per? – SurAm?rica


iESPAÑA
? expr?sate !
Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte