El Señor salvará a su pueblo.

Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni va por el camino de los pecadores, ni hace causa com?n con los que se burlan de Dios, sino que pone su amor en la ley del Señor y en ella medita noche y día (Salmo 1,1 – 2).
La Escritura dice que los designios de Dios para los que le obedecen son maravillosos: ¡Ojal? hubieras hecho caso de mis ?rdenes! Tu bienestar ir?a creciendo como un r?o, tu prosperidad ser?a como las olas del mar (Isa?as 48,18). Estas promesas de prosperidad y felicidad que nos hace Dios no se refieren a la vac?a afluencia de los ricos ni a la gloria vana de los poderosos del mundo, sino al aut?ntico gozo de los que entregan su vida al Señor. Si le obedecemos seremos pr?speros y cosecharemos el fruto del Espíritu. Si constantemente depositamos nuestra esperanza de salvaci?n en Cristo y no en nuestras propias acciones, viviremos unidos a Dios. ¡Esa sí que es una vida triunfante! Y al igual que el oc?ano, no puede ser contenida por los obst?culos del tiempo presente. Ese hombre es como un ?rbol plantado a la orilla de un r?o, que da su fruto a su tiempo y jamás se marchitan sus hojas. ¡Todo lo que hace, le sale bien! (Salmo 1,3).
Por supuesto que el pecado también nos hace promesas en forma de tentaciones, que son muy seductivas para lo que el Nuevo Testamento llama la carne, o sea, la naturaleza pecadora del ser humano. Es cierto que quien se encapriche en algún pecado, obtendr? una satisfacci?n carnal pasajera pero el pecado lleva impl?cita la garant?a indefectible de una frustraci?n posterior y un apetito de más degradaci?n aún. Con los malvados no pasa lo mismo, pues son como paja que se lleva el viento. Por eso los malvados caer?n bajo el juicio de Dios y no tendr?n parte en la comunidad de los justos (Salmo 1,4 – 5).
Curiosamente muchos santos de la Iglesia fueron personas que al principio buscaron las satisfacciones de este mundo, pero Dios los invit? a todos ellos a no dejarse dominar por las inclinaciones carnales, sino más bien a seguir el camino del Señor. Ellos trabajaron por el reino, y encontraron una vida plena y satisfactoria que sigue siendo atractiva hasta el día de hoy. El Señor cuida el camino de los justos, pero el camino de los malos lleva al desastre (Salmo 1,6).
Dios nos invita a obedecerle y nos promete enseñarnos lo que es para nuestro bien (Isa?as 48,17), algo que el mundo jamás podr?a equiparar, es decir, que a nosotros y a nuestra descendencia nunca nos hubiera destruido, ni nos hubiera apartado de su vista (Isa?as 48,19).
¡¡¡Señ or, abre nuestros los ojos para ver las riquezas que heredamos en Jesucristo. Haznos alzar la mirada al cielo, donde T? has preparado una morada para los que te obedecen. CÉlmanos de tu Espíritu Santo, para que deseemos la vida que T? quieres para nosotros!!!
————————————————————————
Que el Padre Dios te bendiga y te proteja, te mire con agrado y te muestre su bondad. Que el Padre Dios te mire con amor y te conceda la paz.
Juan Alberto Llaguno Betancourt
Lima – Per? – SurAm?rica


iESPAÑA
? expr?sate !
Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte