[GRUPOMINISTERIOMUJER] Formado para servir a Dios

Vida Cristiana
Noviembre 2005
La búsqueda del propósito en la vida
Formado para servir a Dios
“Me hiciste con tus propias manos; tú me diste forma” (Job 10:8, NVI)
Dios formó a cada criatura de este planeta con un área especial de habilidades. Algunos animales corren, otros saltan, otros nadan, otros se esconden en cuevas y otros vuelan. Cada uno tiene un papel particular a jugar, basado en la manera en que fueron formados por Dios. Lo mismo pasa con los seres humanos. Cada uno de nosotros fue diseñado de manera única, formado para hacer ciertas cosas.
Antes de diseñar un nuevo edificio, lo primero que se pregunta un arquitecto es: ¿Cuál será su propósito? ¿Cómo será usado? La función intenta siempre determinar la forma del edificio. Antes que Dios te hiciera decidió qué rol quería que jugaras en la Tierra. Él planeó con exactitud cómo quería que lo sirvieras, y te formó para esa tarea. Eres de la manera que eres, porque fuiste hecho para un ministerio específico.
La Biblia dice: “Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras” (Efesios 2:10). La palabra poema viene del griego que significa hechura, artesanía. Eres una obra de arte hecha a mano por Dios. No eres hecho en una línea de producción, ni ensamblado ni producido en cantidades industriales. Eres un diseño hecho a la medida, una pieza original. Dios deliberadamente te hizo y te formó para que le sirvieras de cierta manera que hace que tu ministerio sea único.

Con sumo cuidado mezcló un cóctel de ADN con el que te hizo. David alabó a Dios por ese increíble cuidado personal y lo detalla: Tú hiciste todo lo delicado, las partes interiores de mi cuerpo y las uniste en el vientre de mi madre. ¡Gracias por hacerme maravillosamente complejo! Tu hechura es prodigiosa (Salmos 139:13-14, NVI). Como Ethel Waters dice: Dios no hace chatarra.
Dios no solo te formó antes que nacieras, sino que planeó cada día de tu vida para apoyar su proceso para formarte. David continúa diciendo: Cada día de mi vida fue grabado en tu libro. Cada momento fue organizado antes de que el día pasara (Salmos 139:16, BAD). Eso quiere decir que nada de lo que pasa en tu vida es irrelevante.
Dios usa todo eso para formarte, para que ministres a otros, y te forma para servirlo a Él. Dios no desperdicia nada. Él no te daría habilidades, intereses, talentos, dones, personalidad y experiencias, a menos que tenga la intención de usarlos para su gloria. Si identificas y entiendes esos factores, puedes descubrir la voluntad de Dios para ti.
La Biblia dice que eres maravillosamente complejo. Eres una combinación de muchos factores diferentes. Veamos entonces cómo te forma Dios para tu ministerio.

 

Formación espiritual
Dios le da a cada creyente dones espirituales, para usarlos en el ministerio. Son habilidades especiales dadas por Dios a los creyentes, para servirle. No puedes obtener los dones espirituales o merecerlos, ya que son regalos. Son una expresión de la gracia de Dios para ti. Cristo ha repartido generosamente sus dones en nosotros (Efesios 4:7, PAR). No puedes escoger los dones que quieras tener; Dios es quien los determina. Pablo explica: Todo esto lo hace un mismo y único Espíritu, quien reparte a cada uno según él lo determina (1 Corintios 12:11, BAD).
Puesto que Dios ama la variedad y quiere que seamos especiales, no nos dio el mismo don a todos. Por otra parte, ningún individuo recibe todos los dones. Si los tienes todos, no tienes necesidad de otro, y eso podría estropear algunos de los propósitos de Dios; Él nos enseña a depender unos de otros.
Tus dones espirituales no se te dieron para tu propio beneficio, sino para el de otros, así como los de ellos son para tu beneficio. La Biblia dice: “A cada uno se le da una manifestación especial del Espíritu para el bien de los demás” (1 Corintios 12:7, NVI).
Dios lo planeó así para que tuviéramos necesidad unos de otros. Cuando usamos nuestros dones juntos, todos nos beneficiamos. Si otros no los usan, no los disfrutas, y si no usas los tuyos, ellos tampoco se benefician. Ese es el motivo por el que se nos manda descubrir y desarrollar nuestros dones espirituales. ¿Has invertido tiempo en descubrir cuáles son tus dones espiritualesí Un don sin descubrir no vale nada.
Olvidar esas verdades básicas acerca de los dones, siempre causa conflictos en las iglesias. Dos problemas comunes son los “dones de envidia” y los “dones de imitación”.
El primero ocurre cuando comparamos nuestros dones con los de otros; nos sentimos insatisfechos con lo que Dios nos dio, y empezamos a resentirnos y a sentir celos de la manera en que Dios usa a otros.
El segundo problema sucede cuando esperamos que los demás tengan nuestro mismo don, realicen la misma labor que fuimos llamados a hacer, y sientan la misma pasión que sentimos al hacerla.
La Biblia dice: “Hay diversas maneras de servir, pero un mismo Señor” (1 Corintios 12:5, NVI).
Tomado del libro: Una vida con propósito Por Rick Warren Editorial Vida
Que te pareció este artículo… piensa ahora y medita, ya estas usando tus dones para magnificar a Jesucristo y bendecir las vidas de las personas a tu alrededor… que esperas, hazlo, Dios está contigo y ninguna arma forjada contra ti prosperará, porque el que comenzó la obra en ti la terminará.
Dios te bendiga abundantemente y siga haciendo prosperar toda obra de tus manos.
Con amor:
Norma Solis Zavala
Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

4 comentarios

  1. Dos problemas comunes son los dones de envidia y los dones de imitación?.
    El primero ocurre cuando
    comparamos nuestros dones con los de otros; nos sentimos insatisfechos
    con lo que Dios nos dio, y empezamos a resentirnos y a sentir celos de
    la manera en que Dios usa a otros.  

    El segundo problema
    sucede cuando esperamos que los demás tengan nuestro mismo don, realicen
    la misma labor que fuimos llamados a hacer, y sientan la misma pasión
    que sentimos al hacerla.No entiendo el por qué llamar dones a la “envidia”  y a la “imitacion”: Los dones son hablidades pra servir a Dios. Cómo servirle con la envidia y/o con la imitación?

  2. Dos problemas comunes son los dones de envidia y los dones de imitación?.
    El primero ocurre cuando
    comparamos nuestros dones con los de otros; nos sentimos insatisfechos
    con lo que Dios nos dio, y empezamos a resentirnos y a sentir celos de
    la manera en que Dios usa a otros.  

    El segundo problema
    sucede cuando esperamos que los demás tengan nuestro mismo don, realicen
    la misma labor que fuimos llamados a hacer, y sientan la misma pasión
    que sentimos al hacerla.No entiendo el por qué llamar dones a la “envidia”  y a la “imitacion”: Los dones son hablidades pra servir a Dios. Cómo servirle con la envidia y/o con la imitación?

    • Jaimemario, es un error de ortografía en realidad el autor dice esto de los dones entre comillas “” , como tu bien sabes no existen tales dones . Acabamos de corregir esperamos que puedan verse las alteraciones rapidamente. Bendiciones y muchas gracias por nos ayudar a corregir . Bendiciones Miles!

    • Jaimemario, es un error de ortografía en realidad el autor dice esto de los dones entre comillas “” , como tu bien sabes no existen tales dones . Acabamos de corregir esperamos que puedan verse las alteraciones rapidamente. Bendiciones y muchas gracias por nos ayudar a corregir . Bendiciones Miles!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

2 Compartir
Comparte2
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte