[CE-Peru] Servidores de una Nueva Alianza.

El pueblo de Israel, al igual que todos los de la antigüedad, también se impuso la práctica del ayuno, y junto con la oración y la limosna, llegó a ser uno de los rasgos más característicos de la religiosidad judía. Todos ayunaban por lo menos una vez al año, en ocasión del Yom Kippur, el día solemne de la Expiación. Y la gente más devota lo hacía incluso hasta dos veces por semana. Era obvio que los fariseos, sumamente observantes de la tradición, ayunaran con frecuencia, si bien la mayoría lo hacía más por apariencia que por verdadera piedad.

  Bendeciré al Señor con toda mi alma; bendeciré con todo mi ser su santo nombre. No olvidaré ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas mis maldades, quien sana todas mis enfermedades, quien libra mi vida del sepulcro, quien me colma de amor y ternura, quien me satisface con todo lo mejor y me rejuvenece como un águila (Salmo 103,1 - 5).
 
El ayuno en Israel era considerado como un medio para acumular méritos ante Dios, y expresaba la aflicción de quien esperaba la llegada del Mesías; era el signo de la insatisfacción por el tiempo presente y un reclamo a la esperanza del tiempo que estaba para llegar. ¡Pero Jesús ya estaba aquí, entre nosotros! Él era el Mesías anhelado, y por eso sus discípulos no podían ayunar. Dios está en nosotros y nosotros en Dios. Jesús no vino a reformar el judaísmo, Él vino a hacernos partícipes de algo nuevo: su Reino en nosotros y para nosotros. Por eso su alianza no es una renovación de la antigua, sino una Alianza nueva y eterna, definitiva: Yo la voy a enamorar: la llevaré al desierto y le hablaré al corazón. Yo te haré mi esposa y te seré fiel, y tú entonces me conocerás como el Señor (Oseas 2,14.20). Sólo en Cristo encontramos el Camino, la Verdad y la Vida. ¿Es que acaso pueden ayunar los amigos del Esposo mientras el Esposo está con ellosí (Marcos 2,18 - 22). Con Jesús habían llegado
ya los tiempos mesiánicos y ahora estaba celebrando las fiestas de bodas con su esposa, la Iglesia. ¡Era el tiempo de la alegría, de la Buena Nueva!

  Y se ve claramente que ustedes son una carta escrita por Cristo mismo y entregada por nosotros; una carta que no ha sido escrita con tinta, sino con el Espíritu del Dios viviente; una carta que no ha sido grabada en tablas de piedra, sino en corazones humanos (2 Corintios 3,3).
 
Pero Jesús, a diferencia de los fariseos, no pensaba que con el ayuno se acumularan más méritos a los ojos de Dios, o que por el simple hecho de ayunar la gente fuera más buena. La piedad farisaica estaba hecha más de ritos, de formulismos y de prácticas exteriores que de una verdadera relación de amor a Dios y al prójimo. Y eso era lo que Cristo tanto les recriminaba: su justicia exterior, su autocomplacencia egoísta y cómoda, su apariencia de virtud, pero hueca y podrida por dentro por su ausencia de amor. Jesús no exige prácticas para considerarnos mejores. Él vino a predicarnos a un Dios que nos ama de un modo totalmente gratuito y generoso. La salvación que Él nos ofrece no es una especie de contrato al que tenemos que someternos a la fuerza y llenar unos ciertos requisitos. La redención que Él nos trajo es un don libre de su infinito amor a nosotros y no algo que nosotros debemos merecernos con nuestras prácticas ascéticas. Y si después, cuando nos sea arrebatado el Esposo
tendremos que ayunar, no será ciertamente para comprar el amor de Dios con nuestros ayunos, sino para acompañar a nuestro Señor en el momento de su Pasión y muerte; también como un medio para manifestar a Jesús nuestro gran amor a Él. No como requisito para merecerlo, sino como correspondencia libre y generosa, que brota de un corazón agradecido y enamorado. No es que la entrega de Cristo no haya bastado; somos conscientes de que Jesús asumió en la cruz el dolor de los que creemos en Él en el tiempo y en el espacio; pero también asumió nuestro amor, que llega hasta el extremo de dar la vida por los demás. Ahí está el sentido de unir nuestros dolores al Crucificado; pero también está el sentido de nuestra entrega amorosa en favor de los que sufren, de los pobres, de los pecadores para que tengan vida y la tengan en abundancia. El Señor nos invita a ser, en verdad, la carta escrita por Dios para que los demás lean, desde nuestro amor, desde nuestra lucha por la paz, desde nuestra
bondad, desde nuestra alegría, desde nuestra misericordia, desde nuestra capacidad de perdonar y dar la vida por los demás.
  
  Todo lo que podemos hacer viene de Dios, pues él nos ha capacitado para ser servidores de una nueva alianza, basada no en una ley sino en la acción del Espíritu. La ley condena a muerte, pero el Espíritu de Dios da vida (2 Corintios 3,6).
 
El ayuno cristiano además tiene el sentido de ahorrar algo legítimo para donarlo a los demás y para compartirlo con ellos, sobre todo con los más pobres y necesitados. De esta manera, el ayuno adquiere un valor de renuncia libre y de sacrificio generoso por AMOR. No es tanto la privación del alimento lo que cuenta y lo que agrada a Dios, sino la caridad que lo acompaña, el compartir el propio pan con el hambriento y el necesitado. Y quien dice pan, dice también: tiempo, cariño, perdón, servicio y todos los demás actos de caridad que podamos ofrecer a nuestro prójimo. Por eso, en el juicio final no nos va a decir nuestro Señor: Tuve hambre y tú ayunaste conmigo, sino: Tuve hambre y me diste de comer.
  
  ¡¡¡Espíritu Santo, suavízame el corazón y lléname de la divina vida de Jesús. Prodígame la energía y la guía que necesito para vivir el Evangelio, y llevar a otros a conocerte!!!                                                                                                                                           
  -----------------------------------------------------------------------------
  Que el Padre Dios te bendiga y te proteja, te mire con agrado y te muestre su bondad. Que el Padre Dios te mire con amor y te conceda la paz.

                                          Protejamos nuestra Biodiversidad y el Medio Ambiente
  Juan Alberto Llaguno Betancourt
  Lima - Perú - SurAmérica

           
---------------------------------

LLama Gratis a cualquier PC del Mundo.
Llamadas a fijos y móviles desde 1 céntimo por minuto.
http://es.voice.yahoo.com

[Se eliminaron del mensaje las partes que no eran texto]


Enlaces de Devocionales Grupos


Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte