deseche su propia gloria

Deseche su propia gloria
  ? por Tommy Tenney,  
 
 
 
 

Hemos perdido el arte de adorar al Señor. Nuestra adoración se ha vuelto desordenada con interminables series de palabras superficiales, que todo lo que consiguen, la mayoría de las veces, es Éllenar espacio? o ?quemar tiempo? con monólogos tan carentes de pasión que Dios tiene que ignorar.
Algunos de nosotros vamos al Señor a llevarle cargas tan pesadas, que nos sentimos demasiado frustrados y distraídos como para ver al Padre y comprender cuánto nos ama. Necesitamos regresar a la sencillez de nuestra edad infantil. Cada noche en mi hogar, yo arrullo a mi hija de seis años de edad antes de dormirse, porque la amo. Por lo general se echa en mis brazos, y antes de dormirse recuerda los problemas del día y dice algo como: ?Papito, ese niño fue malo conmigo en el patio de la escuela?, o ?Papi tuve problemas hoy con mi examen de ortografía?. Para ellos éstos parecen problemas gigantes. Yo siempre procuro asegurarle en esos momentos, que todo va a estar bien, porque está descansando en mis brazos, y porque yo la amo.
Dios quiere que nosotros hagamos lo mismo. Con demasiada frecuencia venimos a Él al final del día y lo ?adoramosí en forma mecánica con palabras y frases prefabricadas y memorizadas. Luego, como estamos casi totalmente absortos por las ofensas recibidas y por los problemas del día, nos dejamos caer en la cama y acudimos a su presencia el tiempo apenas suficiente para recitar nuestra serie de palabras y hacerle entrega de nuestra lista de deseos.

Usted tendrá que darle la cara a Dios
Lo que Dios quiere es que lo miremos. Sí, podemos decirle lo que sentimos. Necesitamos hacerlo, pero Él espera recibir nuestra adoración íntima, que trasciende y va más allá de las meras palabras y de nuestras acciones externas. El Señor ha puesto frente a usted una puerta abierta, pero tendrá que ?darle la cara? a Dios. No puede regresar desde la puerta de la eternidad, tiene que entrar. ¿Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá: y yo te mostraré las cosas que sucederán después de éstasí. Apocalipsis 4:1.
La razón por la cual comparto esto por escrito no es porque usted y los muchos que leerán estas líneas desconozcan la Palabra de Dios. Lo hago porque el Señor desea desarrollar un nuevo nivel de intimidad con su pueblo. El no desea que sólo memoricemos la Biblia para participar en competencias, quiere que lo conozcamos a Él. Antes de convertirse a Cristo, Pablo dijo que comprendía la ley. Pero después de convertido dijo: ?Yo sé en quién he creído? Una cosa es saber algo acerca de Dios, y otra muy diferente conocerle.

Mis servicios favoritos y los tuyos no son lo mismo.
Me embarqué en esta jornada aquella vez en la presencia del Señor cuando me habló y me dijo: ?Hijo, los servicios que tú consideras tus favoritos, y los que son de mi preferencia, no son los mismosí. Entonces me di cuenta que a menudo vamos a la iglesia para ?obtener algo? de Dios cuando la Biblia nos habla una y otra vez que ?ministremos al Señor.? Sí, estamos involucrados en el ministerio, claro que sí. Nuestras vidas están tan llenas de la ministración a la gente y de sus necesidades, que rara vez tenemos un momento de ministración para Dios. Semana tras semana quedamos satisfechos cuando nuestras pequeñas necesidades personales son suplidas. ¡Cuándo oiremos la voz apacible de Dios que nos dice: ?¿Hay alguien que me quiera?? El Salmo 103 todavía dice: ?Bendice alma mía a Jehová?, pero la práctica nuestra es: ¡Bendice mi alma, oh Señor!
La definición o la idea que Dios tiene de un héroe y la nuestra, probablemente no son las mismas. Considere lo que Él dijo de la mujer ?pecadora? que rompió el vaso de alabastro para ungir al Señor. Es María, la del vaso de alabastro. Lo asombroso es que los discípulos estaban tan abochornados por la acción de la mujer, que quisieron sacarla de la casa. ¡Pero Jesús hizo de su acción un eterno monumento a la adoración sin egoísmo!

Recuéstese en el regazo del dador de las bendiciones
Dios nos dice:?Yo he puesto delante de ti una puerta abierta? Ver Apocalipsis 3:7-13. Este es uno de los tiempos en que Dios parece abrir las puertas del cielo y decir: ¿Entra a un nuevo lugar de intimidad y comunión conmigo.? ¡No necesita preocuparse por las bendiciones, si se recuesta en el regazo del Bendecidor! Tan sólo dígale que lo ama, y cada una de las bendiciones que alguna vez imaginó vendrán sobre usted. ¡No busque la bendición, busque al Bendecidor, el dispensador de las bendiciones! ¡No busque el avivamiento, busque a quien lo produce! ¡No busque la mano de Dios, busque su rostro!

¿Está usted siempre en la mente de Diosí
Jesús dijo que esta mujer que había quebrado su vaso de alabastro para ungirlo para el día de la sepultura, siempre sería recordada en cada lugar del mundo en donde se predique el evangelio. En otras palabras, ella estaría siempre en la mente de Dios. ¿Quiere usted una visitación de parte de Diosí Tendrá que hacer espacio para Él en su vida, no importa la congestión y el desorden que haya en ella en este momento. Esto significa que a veces sus posesiones más preciadas tendrán que romperse para liberar la fragancia que Dios recuerda.

Tiene que desechar su gloria para ministrarle a Dios
?María desechó su gloria para ministrarme a mí,? me dijo Jesús. Usted puede estar muy ocupado en procurar ser un discípulo y trabajar como un discípulo, y aun así pasar por alto la adoración. ¿Piensa en realidad que Dios necesita que nosotros hagamos cosas para Él? ¿No es Él el Creador que salió al balcón de los cielos y dio forma a los siete maresí Entonces es obvio que no necesita que haga nada para Él. Lo que desea es su adoración. Jesús dijo a la mujer samaritana en el pozo de Jacob: ?…los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el padre tales adoradores busca que le adoren.? Juan 4:23
Dios no necesita sus servicios religiosos, Él anhela su adoración. Y la única adoración que puede aceptar es la que proviene de un corazón y un espíritu humilde. Por lo tanto si quiere verlo, tendrá que dejar de lado su gloria. Nosotros apreciamos a los ungidos: ¡Dios aprecia a los ungidores! Estas son personas que ven su rostro, derramadores de aceite a sus pies, lavadores con lágrimas, humildes amantes de Él, más que de sus cosas

Y nosotros hemos conocido y creido el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. I Juan 4:16

Dios te bendiga…
Hmna. Marlenys Meza

¿Desea colaborar con este ministerio? Envie su donación con el siguiente enlace:
La Voz
Apoya La Obra de Dios
DONAR A [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por paypal

Invite a un amigo a que reciba los mensajes de esta lista, solo pídale que envie un mensaje en blanco a la siguiente dirección:
devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com

Este es un servicio mas de MINISTERIO DEVOCIONALES CRISTIANOS
http://www.devocionalescristianos.org

Para cancelar tu subscripción
devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com


Enlaces de Devocionales Grupos


Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte