[CE-Peru] La accion del Espiritu… y Avivamiento matutino (miercoles)

ALIMENTO DIARIO
          Practicando los libros de 1 y 2 de Tesalonicenses
      Espíritu, alma y cuerpo sean guardados irreprensibles
      Leer con oración: 2 Ti 1:7; 1 Ts 5:23
  "Porque Dios no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio." (2 Ti 1:7)
  La acción del Espíritu de poder, de amor y de dominio propio
  Segunda de Timoteo 1:7 nos habla del espíritu de poder, de amor y de dominio propio (o mente sobria, sobriedad). Esos tres puntos hablan con respecto a las tres partes del alma: mente, emoción y voluntad. El poder está relacionado con la voluntad. Necesitamos tener poder en la voluntad del alma, por medio del Espíritu; así la parte del alma que se llama voluntad se fortalece. De igual manera, el Espíritu que está en el espíritu humano, entra en la parte del alma que se llama emoción. Dios es amor, y entra en nuestra emoción, la cual no contiene sólo el amor humano, sino también el amor divino. Cuando el Espíritu se expande y alcanza la parte del alma que se llama mente, ésta adquiere sobriedad, dominio propio. Esto es lo que Dios quiere y esa será la condición normal de todo hijo de Dios.
  Pablo dijo a los tesalonicenses que el mismo Dios de paz, quiere santificarnos por completo. La santificación nos habla con respecto a la santidad de Dios. En Sus atributos divinos, Dios es santidad y justicia. Ciertamente, Dios mismo es santidad y desea infundirla en nosotros. Por tanto, especialmente en 1 Tesalonicenses, se hace especial énfasis en la santidad. Ese libro nos conduce hasta el día del Señor, en el cual esperamos que nuestra vida esté totalmente crecida y sea igual a la vida divina.
  Dios es amor, justicia y santidad. Todo eso necesita ser infundido en nosotros. Pablo, entonces expresa un deseo: "Y el mismo Dios de paz os santifique por completo" (1 Ts 5:23). Por la santificación de Dios, cambiamos de posición, hoy estamos en una posición santificada, separada de la posición común que teníamos antes de ser salvos. Pero la santificación no es sólo eso. Sin la posición correcta, la santidad de Dios no puede ser infundida en nosotros. Si queremos llenar un vaso de agua, debemos colocarlo en la posición correcta, debajo del grifo. Si lo colocamos a medio metro del grifo, no estará en una posición correcta. El vaso tiene que estar debajo del grifo para poder recibir el agua. De la misma manera, nosotros necesitamos estar posicionados correctamente en santidad, es decir, no sólo apartarnos del pecado, sino también, debemos apartarnos de la esfera del alma caída. Esa es la intención de Dios, Él desea que seamos santificados por completo.
  Dios es santo, y quiere que nosotros, Sus hijos regenerados, seamos Su complemento, Su otro par e igualmente santos. Para que seamos santificados por completo, Él preserva nuestro espíritu, alma y cuerpo. Eso se da por medio de la saturación completa de nuestras tres partes del alma, hasta que sea totalmente llena y dominada por el Espíritu, es decir, sean totalmente para Dios.
  Fuimos justificados, santificados y ahora nuestra alma se inclina por Dios. Nuestro espíritu se mezcló con el Espíritu de Dios, y la conciencia la parte principal del espíritu, fue fortalecida.
  Ahora la conciencia que ha sido reavivada puede ayudar al alma, llenándola. La mente puede ser sobria, la emoción puede ser amorosa y la voluntad puede ser poderosa. ¡Alabado sea el Señor! Ahora tenemos un espíritu fuerte, de poder, de amor y de dominio propio. Nuestra alma está siendo saturada totalmente por el Espíritu. Ahora, nuestro cuerpo mortal también es santificado. Así, nuestro espíritu, alma y cuerpo serán preservado íntegros. Entonces en aquél día, en el juicio del tribunal de Cristo, seremos irreprensibles y aprobados.
  Punto Clave:
Mente, voluntad y emoción en el Espíritu
  Pregunta:
¿En el proceso de la santificación, qué está haciendo Dios con nosotrosí
  Dong Yu Lan
  Derechos reservados a: Editora ?Árvore da Vida?
  ¡Jesús es el  Señor!       
  --------------------------------
  Avivamiento matutino
  Jn.14:3 Y si me voy y os preparo lugar, vendré otra vez, y os tomaré a Mí mismo, para que donde Yo estoy, vosotros también estéis.
  6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la realidad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por Mí.
  20 En aquel día vosotros conoceréis que Yo estoy en Mi Padre, y vosotros en Mí, y Yo en vosotros.
  El principio fundamental respecto al edificio de Dios consiste en que Dios entra en nosotros y nosotros entramos en Dios. Como hemos visto, el Señor es el Hijo del Hombre quien, como la escalera celestial, trajo a Dios al hombre y llevó al hombre a Dios. Por Su encarnación, Él introdujo a Dios en el hombre. Cuando Él se hizo carne, hizo que Dios mismo entrara en el hombre. Antes de que esto sucediera, Dios jamás se había vestido de carne, pero por medio de la encarnación del Señor, Dios vino al interior del hombre. Después de esto, ocurre una ?vuelta en U?.Después de descender con Dios, el Señor subió con el hombre. Por medio de la encarnación, Él introdujo a Dios en el hombre; y después, por medio de Su muerte y resurrección, Él introdujo al hombre en Dios.
  En el Evangelio de Juan vemos la venida del Señor y la ida del Señor. Su venida fue Su encarnación, y Su ida fue Su muerte y resurrección. Al venir el Señor a nosotros, Él introdujo a Dios en el hombre, y al partir, Él introdujo al hombre en Dios mismo. (El edificio de Dios, págs. 21-22)
  Lectura para hoy
  Leamos nuevamente el Evangelio de Juan. Al leerlo, veremos la venida e ida del Señor. En realidad, la venida e ida del Señor constituyen el proceso mediante el cual se lleva a cabo la edificación divina. La venida del Señor hace que Dios entre en nosotros, y Su ida hace que nosotros entremos en Dios mismo. Por medio de Su venida y Su ida, Él hace que Dios se mezcle con nosotros.
  Aquel día en que nos arrepentimos y creímos en el Señor, Él, como la escalera celestial, trajo algo celestial a nuestro ser y llevó algo desde la tierra hasta el interior de Dios mismo. El momento mismo en que recibimos al Señor Jesús, Él se convirtió para nosotros en la verdadera escalera celestial. Desde ese momento se abrieron los cielos para nosotros, y Be-tel fue establecida aquí en la tierra; Be-tel es la casa de Dios, que a la vez también es la morada de Dios y el lugar donde el hombre halla reposo. Así pues, el Señor, como la escalera celestial, introdujo a Dios en nuestro ser y también nos introdujo en Dios mismo. Él es la escalera celestial que une los cielos a la tierra y une la tierra a los cielos; es decir, mezcla a Dios con nosotros y a nosotros con Dios.
  Esta mezcla es la obra divina de edificación, a saber, el edificio de Dios. A lo largo de las generaciones y hasta el final de esta era, lo que Dios ha venido haciendo y seguirá realizando es llevar a cabo esta obra divina de edificación. Dios, por medio de Cristo, se imparte continuamente al hombre y hace que el hombre entre en Dios; en esto consiste el edificio de Dios.
  Por ser cristianos, nosotros celebramos muchas reuniones, las cuales forman parte de nuestra vida cotidiana. No reunirnos sería cometer suicidio espiritual. Cuando nos reunimos, sin embargo, ¿cómo podemos hacer que los demás perciban que los cielos están abiertos y que hay un camino vertical que va desde nosotros a Dios y de Dios a nosotrosí ¿Cómo es posible manifestar Be-tel, la casa de Dios, al reunirnos juntosí Logramos esto al permitir que Dios se mezcle con nosotros todo el tiempo. Cuanto más Dios se mezcle con nosotros al reunirnos, más haremos que las personas perciban que entre nosotros está la presencia de Dios, un cielo abierto, Be-tel, y un camino vertical que, como escalera celestial, trae Dios al hombre y lleva al hombre a Dios.
  La vida de iglesia no consiste simplemente en predicar, cantar himnos y gritar o dar exclamaciones. Si estamos mezclados con Dios, entonces, aun cuando permanezcamos sentados silenciosamente, sin orar ni gritar, las personas percibirán la presencia de Dios.
  Nuestra unión unos con otros depende únicamente de que Dios se mezcle con nosotros. Día a día tenemos que percatarnos de cuál es el verdadero significado de derramar el aceite sobre la piedra. Tenemos que experimentar verdaderamente a Dios como Espíritu de vida que se mezcla con nuestro ser. Si nuestra vida diaria es una en la que, de manera concreta, Dios siempre se mezcla con nosotros, entonces, siempre que nos reunamos, todos percibirán que se hallan en un sueño maravilloso. Ellos jamás imaginaron que podría existir un lugar así en la tierra. Ellos se percatarán de que los cielos están abiertos y verán Be-tel, la casa de Dios sobre la tierra, en la cual hay un camino vertical que trae a Dios al hombre y lleva al hombre a Dios. (El edificio de Dios, págs. 22-23, 24, 25)
  Lectura adicional: El edificio de Dios, cap. 2; Estudio-vida de Juan, mensaje 4
  Witness Lee
  Derechos reservados a: Living Stream Ministry
  ¡Jesús es el Señor!

      Nuestro proposito no es comunicar conocimiento, ni métodos bíblicos a los santos, sino ayudar a los que ya siguen al Señor y caminan en esta senda con el objeto de avanzar.
  Watchman Nee
  
  El verdadero ministerio se concibe en el vientre del sufrimiento, nace con fatiga y con dolor, y se mece en una cruz.
  Ciertamente hay un camino solitario para los que buscan andar con Dios. Pero cuando andemos con el Señor, vamos a encontrar compañia en otros que tambien conocieron el rechazo y el sufrimiento cuando  anduvieron con Dios, y aprendieron sus caminos

           
---------------------------------

LLama Gratis a cualquier PC del Mundo.
Llamadas a fijos y móviles desde 1 céntimo por minuto.
http://es.voice.yahoo.com

[Se eliminaron del mensaje las partes que no eran texto]


Enlaces de Devocionales Grupos


Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte