[devocional-jueves] 16 de Marzo de 2006 – La angustia de Jes?s (1)

En pago de mi amor me han sido adversarios;
mas yo oraba. 
Salmo 109:4.

Cristo, en los días de su carne,
(ofreció) ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas
al que le podía librar de la muerte. 

Hebreos 5:7.

La angustia de Jesús (1)

       Sigamos con el pensamiento al pequeño grupo que salió de Jerusalén y atravesó el torrente de Cedrón, hasta llegar a Getsemaní. Nuestro Señor ?comenzó a entristecerse y a angustiarse. Y les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte? (Marcos 14:33-34). La narración de los evangelios es sobria, y esto prueba que los hechos relatados son inescrutables. El libro de los Salmos contiene muchas expresiones que anuncian esa angustia experimentada por Jesús al acercarse a la cruz (Salmos 69, 102?). ¡Cuán sensible fue Cristo a todo lo que el odio de los hombres, a quienes venía a salvar, iba a inventar para hacerlo sufrir! Además de los padecimientos físicos de la crucifixión, iba sufrir la ingratitud y la crueldad de sus criaturas. Pero más que cualquier otro dolor, Jesús entreveía las tres horas de tinieblas en que Dios se iba a ocultar de él. Perfectamente santo y puro, sólo podía angustiarse con la perspectiva de ser hecho pecado por nosotros (2 Corintios 5:21).

       El Señor Jesús ?se apartó? de sus discípulos ?a distancia como de un tiro de piedra? (Lucas 22:41). Siempre hay una distancia entre el creyente y su Señor, aun cuando una íntima comunión los una. En una ardiente súplica, Jesús se postró y pidió que la hora de la cruz pasase de él, pero agregó: ?Padre, si es posible?. Mas no era posible, porque si el Señor Jesús no hubiese pagado el precio, ¿cómo entonces podría otorgarnos el perdón? 

  • El devocional diario, es editado por: "La Buena Semilla" 1166 Perroy (Suiza) © Copyright: Todos los derechos reservados.
  • El texto enviado hoy es el del día correspondiente del año pasado.
  • El texto del día de hoy puede leerse en nuestra página: http://www.devocionalescristianos.org 

    Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. – Tercera carta de Juan versículo 2.

  • Prediquemos por Internet – ¿Hemos bendecido tu vida con el Devocional Diario? Si tu respuesta es afirmativa entonces suscribe a otros (pidiendo primero su acuerdo) para que lo reciban al igual que tu haz clic aquí
  • El equipo de Devocionales, Inc. se encarga de enviar este mensaje diariamente por correo electronico a 28.712 suscriptores.
Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte