Devocional Cristiano – El verdadero ayuno

Por tu amor, oh Dios, ten compasión de mí; por tu gran ternura, borra mis culpas. Lávame de mi maldad. ¡Límpiame de mi pecado! Reconozco que he sido rebelde; mi pecado no se borra de mi mente. Contra ti he pecado, y solo contra ti, haciendo lo malo, lo que tú condenas. Por eso tu sentencia es justa; irreprochable tu juicio (Salmo 51,1 – 4).
 
El Señor nos hace saber que Él ha venido a hacer una nueva Alianza con nosotros y no un añadido más a la Alianza primera. Aquel que viva con el Señor debe participar del vino nuevo del banquete de bodas celebrado entre Jesús y su comunidad, su pueblo nuevo. Cuando uno vive en plenitud esa alianza con Él no hay motivo de tristeza, simbolizado en el ayuno (Mateo 9,15) sino motivo de alegría simbolizado en el amor que se convierte en servicio, por quedar uno identificado con Cristo. Sólo el pecado debe entristecernos y hacernos entrar en un camino de ayuno y de búsqueda del Señor para pedir su perdón.
 
El día de ayuno lo dedican ustedes a hacer negocios y a explotar a sus trabajadores; el día de ayuno lo pasan en disputas y peleas y dando golpes criminales con los puños. Un día de ayuno así no puede lograr que yo escuche sus oraciones (Isaías 58, 3 – 4).
 
Somos testigos del pan de vida que se da a todos sin reservas, Cristo que se entrega por todos. Su entrega no es con tacañerías, sino con la totalidad que procede del amor. Él nos dice: como el Padre me ama a mí, así yo los amo a ustedes. Y el amor del Padre hacia su Hijo lo llevó a entregarse sin reservas a Él, de tal forma que quien contempla al Hijo contempla al Padre. Así nos quiere también a nosotros. Todo es don venido de Dios. Todo debe, en la misma medida, llegar a quienes nos rodean. Sólo así podremos decir que nuestra fe tiene sentido de amor fraterno, al estilo del amor del mismo Cristo que nos amó y se entregó por nosotros.

El ayuno que a mí me agrada consiste en esto: en que rompas las cadenas de la injusticia y desates los nudos que aprietan el yugo; en que dejes libres a los oprimidos y acabes, en fin, con toda tiranía; en que compartas tu pan con el hambriento y recibas en tu casa al pobre sin techo; en que vistas al que no tiene ropa y no dejes de socorrer a tus semejantes (Isaías 58,6 – 7).
 
Hay muchos pecados sociales, de los cuales no por vivir personalmente en amistad con Cristo, podemos eludirnos de ellos. También ellos nos afectan a nosotros como cuando un miembro de nuestro cuerpo sufre y los demás sufren con él. Debemos compartir lo que tenemos con los que menos tienen; hemos de estar dispuestos a sacrificarlo todo con tal de que nuestro prójimo viva con mayor dignidad. Muchos no sólo han perdido la fe, sino también la esperanza a causa de habérseles marginado en la vida, o a causa de haberlos conducido por caminos de vicio y destrucción. No podemos cerrar nuestros ojos ante su miseria. Ellos han perdido a Cristo, o por lo menos su presencia se ha empañado en su vida.¿Quién puede negar la pobreza de millones de hermanos nuestrosí Contemplamos el rostro sufriente de Cristo en los que tienen hambre o sed; en los forasteros, en los desnudos, en los enfermos y en los encarcelados; pero también contemplémoslo en las nuevas formas de pobreza: la desesperación del sin sentido, la insidia de la droga, el abandono en la edad avanzada o en la enfermedad, la marginación o la discriminación social. ¿Seremos capaces de ignorar esas miseriasí ¿Banquetearemos en nuestros bienes y seguridades mientras haya muchos a quienes se les niegan incluso las migajas que caen de las mesas de los que todos tienen?
 
Si haces desaparecer toda opresión, si no insultas a otros ni les levantas calumnias, si te das a ti mismo en servicio del hambriento, si ayudas al afligido en su necesidad, tu luz brillará en la oscuridad, tus sombras se convertirán en luz de mediodía (Isaías 58,9 – 10).
 
Cuando el Señor nos pide asistirlo en aquellos con quienes de un modo preferencial Él se ha identificado, nos está llamando a que quienes somos su Iglesia, le probemos nuestro amor no con vana palabrería ni con discursos bien elaborados, sino con el humilde servicio que libera, que salva, que ayuda para que surja el hombre renovado por el amor. Esta es la Pascua que como una nueva primavera, el Señor espera de su Esposa, la Iglesia, con la que ha sellado una Alianza nueva y eterna.
 
¡¡¡ Oh Dios, pon en mí un corazón limpio, dame un espíritu nuevo y fiel. Pues tú no quieres ofrendas ni holocaustos; yo te los daría, pero no es lo que te agrada. Las ofrendas a Dios son un espíritu dolido; tú no desprecias, oh Dios, un corazón hecho pedazos (Salmo 51,10.16 – 17). Señor Jesús, envíame tu Espíritu Santo para que ablande mi corazón y me vuelva a Ti, me aleje del pecado y del egoísmo, y sirva a mis semejantes como Tú lo ordenaste!!!                                                                                                                                            
—————————————————————————–
Que el Padre Dios te bendiga y te proteja, te mire con agrado y te muestre su bondad. Que el Padre Dios te mire con amor y te conceda la paz.
Protejamos nuestra Biodiversidad y el Medio Ambiente
Juan Alberto Llaguno Betancourt
Lima – Perú – SurAmérica
Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Un comentario

  1. Oh, Señor Jesús

    Amén.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

17 Compartir
Comparte17
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte