El Señor es nuestra piedra fundamental.

Jesús empleó la parábola de los labradores malvados (Mateo 21,33 – 46) para predecir la suerte que correrían los judíos que lo rechazaran. El propietario representa a Dios y la viña a su pueblo Israel (Isaías 5,1 – 7). Los labradores son los diversos jefes políticos y religiosos de Israel y la cosecha simboliza el momento en que Dios llame a los israelitas a dar cuenta de sus actos.

Los siervos son los profetas que fueron maltratados o asesinados porque denunciaron correctamente la rebeldía del pueblo de Israel. El hijo representa obviamente a Jesús, quien sabía que pronto sería rechazado por los judíos. Al hacerlo, ellos estarían negando al que Dios les enviaba como la piedra principal de sus vidas. Jesús citó la Escritura para demostrar que así sucedería (Salmo 118,22 – 23).

Los fariseos y los principales sacerdotes, que se daban cuenta de que se refería a ellos, eran considerados en esa época como modelos de virtud para alcanzar la santidad. Sin embargo ellos trataban de lograr ese objetivo esforzándose por cumplir las prácticas externas que mandaba la ley, pero sin una conversión interna genuina. Al no convertirse de corazón rechazaban a Dios y a su Hijo Jesucristo, la piedra angular y el único camino al Padre.

Es preciso entender que Jesús nos habla a nosotros en esta parábola, y que si no aceptamos a Jesús como piedra fundamental lo encontraremos como piedra que hace tropezar (Isaías 8,14; 1 Pedro 2,6-8). De modo que si lo reconocemos como enviado del Padre para enseñarnos y llevarnos a la verdad, Él será la piedra angular de nuestra vida (Isaías 28,16 – 17).

¿Consideramos que Jesús es lo más importante de todo y tratamos realmente de obedecer lo que Él nos enseña mediante la Escritura y la Iglesia? ¿Nos mantenemos en comunión diariamente con Él mediante la oración privada y cuando nos reunimos en asamblea para la liturgia? Estas son las características que indicarían que Jesús es la piedra angular de nuestras vidas.

¡¡¡Señor Jesús, deseo que Tú seas realmente la piedra fundamental de mi vida, para que mis proyectos y propósitos no se debiliten ni se derrumben. Espíritu Santo, ayúdame a comprender qué significa tener al Señor como piedra fundamental y saber que toda obra edificada sobre Él permanece!!!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

2 Compartir
Comparte2
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte