EL VALOR SAGRADO DE LAS CRISIS

     

 

 

     

 

   EL VALOR SAGRADO DE LAS CRISIS
 
Necesitamos tocar fondo. Muchas veces la vida nos lleva a desnudarnos y a tocar el fondo oscuro porque solamente allí vamos a percibir la tormenta del alma, la ráfaga de luz que puede transformar nuestra vida.  Comprendemos entonces que no hay limitación que no sea una lección; no hay limitación que no sea una oportunidad.
 
Identificado con tu autosuficiencia no sabes pedir ayuda, no tienes la luz de la humildad y la vida te regala una enfermedad en la que necesitas un punto de apoyo, una muleta. El hombro de tu mamá, de tu hermano, de tu amigo, de tu vecino; alguien que te tenga que bañar, que te tenga que cuidar. Solamente cuando desciendes a este vórtice de humildad aprendes la lección. Y que bueno que la vida te regale, porque cuando tú creías que no necesitabas de nadie, no eras un ser humano.
 
Un ser humano es aquel que dolorosamente, amorosamente, pero siempre intensamente, siente que necesita del otro.
 
Estamos aquí porque nos necesitamos. Cuando hagas de esta realidad una realidad viva, cuando sepas que nadie, ni nada llega a ti por azar.
 
La vida te pone exactamente donde necesitas para aprender la lección. Al que no quiere caldo se le dan dos. La vida nos repite y nos repite hasta que aprendamos.Pero la vida nos va a imponer este lugar hasta que entendamos que todas las cosas, todos los tiempos, todos los lugares, todas las personas son maestros.
 
La mejor oportunidad que tenemos es la de la crisis. El discípulo no huye de las crisis, no enfrenta las crisis, las afronta. Afrontar siempre es aprender la lección. El discípulo se crea crisis. Tiene responsabilidad de crecer y sabe que no puede crecer si no tiene dolor. No es masoquista, pero se pone desafíos. Se consagra a desafíos que trascienden su pequeña personalidad. Un discípulo que no se busque disciplinas, que no se busque dificultades, que no se busque nuevas responsabilidades, no es un discípulo.
 
Cuando encuentran una persona a los noventa años dando conciertos, saben que evidentemente no tiene necesidad de dar conciertos, pero los da y se esfuerza, y es un maestro de su música, y tiene un auditorio que se recrea al escucharlo; este es un discípulo del mundo. Para el discípulo no existe el futuro, él procede en presente como si fuera a vivir por toda la eternidad.
 
Cuando sientas que vas a vivir por el resto de los tiempos, no te va a importar sembrar semillas que van a germinar dentro de cuatrocientos años, se te acaba toda prisa, todo afán, porque estás trabajando para la vida y la vida es aquello que habita en la eternidad.
 
Por Jorge Carvajal Posada
Paz Profunda

  

    
 

    

 
   

    

 
    

 

  

     

  

   

 

    

 

   

    

 
    

¿Desea colaborar con este ministerio? Envie su donación con el siguiente enlace:
La Voz
Apoya La Obra de Dios
DONAR A [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por paypal

Invite a un amigo a que reciba los mensajes de esta lista, solo pídale que envie un mensaje en blanco a la siguiente dirección:
devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com

Este es un servicio mas de MINISTERIO DEVOCIONALES CRISTIANOS
http://www.devocionalescristianos.org

Para cancelar tu subscripción
devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com


Enlaces de Devocionales Grupos


Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

1 Compartir
Comparte1
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte