EL TIEMPO DE NOVIAZGO SEGÚN LA BIBLIA: ESTUDIO BÍBLICO

EL TIEMPO DEL NOVIAZGO SEGÚN LA BIBLIA: ESTUDIO BÍBLICO

CONFLICTOS JUVENILES

Querido amigo, amiga continuamos con este tema que hemos titulado: Conflictos de la juventud y donde estamos desarrollando una sección tan importante como lo es el noviazgo.

Vimos en primer lugar el concepto bíblico para el noviazgo, luego vimos la espera de la pareja, el estudio anterior vimos la elección de la pareja y hoy quisiera que consideremos cómo debe ser la ética, trato o conducta a tener durante el tiempo de noviazgo de parte de los jóvenes. Quisiera que le demos seriedad al tema por el simple hecho de que por no tener en cuenta los principios bíblicos respecto a los límites establecidos, muchas parejas han caído en pecado de inmoralidad y hoy sufren las consecuencias amargas de otra mala decisión.

Antes de entrar al tema central que tiene que ver con el aspecto físico, quiero enfatizar en algo que también tiene que ver con la ética o conducta de los novios, es lo que yo he llamado: novio latría, aquellos que hacen de su pareja un ídolo, de su tiempo de novios lo único que les importa y de todos los que quedan fuera espectadores de un hermetismo sin sentido. He conocido hermosos jóvenes consagrados al Señor y al ministerio en la Iglesia que una vez que encontraron su pareja, se aislaron del resto de la Iglesia, terminaron con sus viejos amigos y a partir de allí lo único que hacían era pasar tiempo juntos víctimas de la novio latría, cuando lo correcto es que esa nueva pareja se integre más que antes y se desarrollen en tantos ministerios que pueden asumir con el respaldo de una pareja santa como testimonio.

Así que: novio latría no, dos para el servicio sí. Respecto al contacto físico debo dar el consejo que por tanto tiempo cuestioné por parecerme anticuado y legalista pero que después de haber vivido un noviazgo, después de experimentar la vida matrimonial y de haber llorado junto con tantos jóvenes por caídas, llegué a aceptar como la pauta divina ideal para llegar santo o santa al altar.

Ese consejo es el siguiente: en asuntos de límites físicos, cuanto más lejos mejor. Yo sé que tu reacción al escuchar esto ha de ser la misma que la mía cuando lo escuché por vez primera, pero permíteme que juntos consideremos algunos consejos bíblicos y luego saca tus propias conclusiones.

La pregunta que se hace siempre de parte de los jóvenes es: ¿hasta dónde puedo avanzar en el contacto físico con mi novia?,¿cuál es el límite permitido por Dios para no pecar?

Quiero decirte querido amigo que justamente ese es el inicio del proceso que te lleva a un final trágico por una relación amorosa prematrimonial. No debes preguntarte hasta dónde puedo avanzar sino cuánto es lo que más lejos puedo permanecer para no caerme. Figuremos un ejemplo, si tú te encuentras en la cima de un monte tienes unos cuantos metros para moverte con libertad sin caerte al abismo, pero si permaneces en el centro de ese espacio abierto estarás mucho más seguro que si caminas por las orillas intentando mantener el equilibrio y justamente por hacerse los equilibristas confiados, muchos jóvenes hoy sufren las consecuencias de una caída inesperada.

No te arriesgues querido amigo diciendo que tú nunca caerás, recuerda que la Biblia advierte: “el que dice estar firme mire que no caiga” (1ª Corintios 10:12). También vemos en el capítulo 6:18: “huid de la fornicación” y en 2ª Corintios 6:17 encontramos el verdadero significado que Dios le da a la santidad del ser al decir: “apartaos y no toquéis lo inmundo y yo os recibiré”, indicando que la santidad tiene dos aspectos, apartarse del mal y acercarse a Dios.

Podríamos continuar con varios textos donde vemos que la Biblia no se preocupa en mostrar un límite específico invitando a avanzar hasta él sin caerse, sino que te dice: ¡huid, aléjate, apártate! Seamos claros, de la mano sí, del hombro puede ser, de la cintura, ya estás en peligro. Besos, claro, pero no, ni siquiera por un segundo. Ha habido segundos que se alargaron a minutos y culminaron en una hora de placer. Está comprobado científicamente que la descarga de adrenalina producida por el organismo humano al momento de dar o recibir un excitante beso, es similar a la producida en el momento del acto sexual. ¡No te arriesgues! No te asustes con este tema, es necesario que sepas esto, hablemos claro y preciso.

Quiero dar una palabra a las mujeres porque todos sabemos que hormonalmente son distintas y respecto al tema de poner los límites creo que tienen una responsabilidad mayor. No puedo generalizar, pero mayormente el hombre es impulsivo. Por su carácter y constitución hormonal siempre estará empujando por avanzar un poco más y la mujer es la que puede en ese momento poner el freno, tener una apreciación más fría de la situación y mantener el seguro de su puerta bien trabado porque al momento que ella quite ese seguro, de cierto que el varón entrará casi sin permiso.

Son válidas las palabras en Cantar de los Cantares al referirse a la relación de la Sulamita con su amante Salomón en el capítulo 4:12: “fuente cerrada eres, fuente sellada”. ¡Ojo varones que esto no es una excusa para ustedes! Al respecto es de notar que muchas parejas pasan demasiado tiempo juntas, en lugares a solas y en horas de la noche, esto no es prudente.

Si quieres un consejo práctico, no estés a solas con tu novio o novia en una casa, si no hay nadie más que ella cuando la vas a visitar, hablen fuera, en la puerta de la casa hasta que alguien regrese.

No hagas de las visitas a su casa un culto diario, pónganse días de visitas, tal vez dos o tres por semana y no descuides tus demás responsabilidades en el estudio, trabajo, tu casa y la iglesia. Pónganse aún horarios de llegada y de despedida. Si tu realmente la amas o lo amas, harás todo lo que esté a tu mano para llevarla o llevarlo en pureza al altar del matrimonio. ¿No es así? Piensa que tendrás años de disfrute junto a tu esposa para vivir en libertad sexual y plena comunión, no te apresures, recuerda lo que mencionamos antes, El diablo quiere que comas sólo un pedazo de pastel ahora y privarte de que te lo comas todo luego, no negocies con él.

Recuerdo el dolor de un amigo en Cristo cuando me contaba lo que fue su noche de bodas con su esposa. Los dos llorando sentados en la cama recordando que no era la primera vez que iban a hacer aquello. ¿Por qué? ¿Por qué privarte del bello recuerdo de conocer físicamente a tu cónyuge luego del casamiento? Debes saber querido o querida joven cristiano que Dios prohíbe la relación sexual antes del matrimonio no para traer tristeza durante el tiempo de novios, sino para traer alegría durante el tiempo de casados.

Claro que nunca podrás lograr esto de mantenerte lejos de los límites si primero no cuentas con el control necesario que te proporciona la Biblia, la palabra de Dios. Salmo 119:11 dice: “En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti”, es una actitud previa para una utilización futura. Es que la victoria contra el pecado no se logra en el campo de batalla de la tentación sino en la trinchera de la comunión. Te lo repito: la victoria contra el pecado no se gana en el campo de batalla de la tentación sino en la trinchera de la comunión, en oración y lectura bíblica antes de encontrarte con el o ella y no sería malo que, durante el tiempo de compartir, los novios dediquen un tiempo importante a la lectura y la oración, eso santifica a la pareja.

Tenemos con mi esposa Marta como recuerdo grato del tiempo de noviazgo el haber memorizado Filipenses y Efesios y haber orado por muchos amigos. Eso es mucho mejor y más seguro que tirarse en el sillón de la sala a ver un video, ¿no te parece?.

Algo que he aprendido es que la pareja cristiana a diferencia de la no cristiana es una pareja de tres, sí de tres: tú, tu pareja y Dios, y si haces un triángulo con Dios en el extremo superior, notarás que cuanto más te acerques a Él, más te acercarás a tu pareja y mejor comunión tendrán. Enamórate de Jesús, es la mejor manera de vivir un noviazgo que glorifique a Dios.

(ESTUDIO REALIZADO POR PABLO MARTINI) CONFLICTOS JUVENILES

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte