Si El Alma Existe, Puede Morir Segun Ezequiel 18:4 (ESTUDIO BIBLICO)

Si El Alma Existe, Puede Morir Segun Ezequiel 18:4 (ESTUDIO BÍBLICO)

¿Cuál es su función en la vida del hombre? Si el alma existe, ¿puede morir según lo que dice Ezequiel 18:4 o qué pasa con ella?.

El misterio de la vida es desconcertante y nunca lo es tanto como cuando se intenta hacer un análisis de la parte inmaterial del hombre. El texto se encuentra en 1 Tesalonicenses 5:23: “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.”

Según este texto, el ser humano es tripartito. Espíritu, alma y cuerpo. Es hasta cierto punto sencillo distinguir entre cuerpo y espíritu o entre cuerpo y alma, diciendo que lo uno es material y lo otro es inmaterial, pero el drama surge al tratar de entender las diferencias entre los dos elementos inmateriales, alma y espíritu. A este respecto debemos indicar que tanto el alma como el espíritu se usan indistintamente en la Biblia para indicar la parte inmaterial del ser humano. A modo de ejemplo note el uso de alma y espíritu en Lucas 1:46-47. “Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor; y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.”

Parecería que como que alma y espíritu son términos sinónimos para hablar de la parte inmaterial de la persona pero sigamos viendo el estudio mas adelante. Lo mismo podríamos decir acerca de los que han partido de este mundo. Note como se los llama en Génesis 35:18 “Y aconteció que al salírsele el alma (pues murió), llamó su nombre Benoni, mas su padre lo llamó Benjamín.”

La parte inmaterial del ser humano es designada como alma en este texto. Pero ahora consideremos Hebreos 12:23 “a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos”.

La parte inmaterial del ser humano es designada como espíritu en este texto. Si nos fundamentáramos solo en esto, podríamos concluir que alma y espíritu son distintos nombres para designar una misma cosa. Pero el problema radica en que a menudo los términos alma y espíritu no son intercambiables. Un caso así es Hebreos 4:12 “porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.”

Alma y espíritu no pueden ser sinónimos en este texto. Se nos dice que la palabra de Dios penetra hasta partir el alma y espíritu. Si esto es así, entonces, aparentemente debe haber una diferencia entre alma y espíritu. Por lo que hemos anotado y sin ser dogmáticos en esto, diríamos que el espíritu en el ser humano es el soplo de Dios en la criatura, el principio de vida que se deriva de Dios. El alma es la posesión individual del hombre, aquello que distingue a un hombre de otro y de la naturaleza inanimada. Algo que ayuda a entender un poco mejor el significado algo abstracto de alma y espíritu es mirarlo de esta manera: Cuerpo, alma y espíritu no son otra cosa que la base real de los tres elementos del hombre: Conciencia del mundo, conciencia propia, y conciencia de Dios. Con el cuerpo nos relacionamos con el mundo, con el alma nos relacionamos con nosotros mismos y con el espíritu nos relacionamos con Dios. En cuanto a la muerte del alma, vamos a leer Ezequiel 18:4. “He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.”

Tanto la palabra hebrea como griega, que se ha traducido como alma, se usa en dos sentidos muy diferentes. Uno para indicar la totalidad del ser, como cuando decimos que había cien mil almas en un estadio, y otro para indicar la base o el asiento de la individualidad del hombre. Esto hace que sea importante saber a qué se refiere la palabra alma según el contexto donde aparece. En el caso del texto recientemente leído, Ezequiel 18:4, la palabra alma se refiere a la totalidad del ser. Cuando la Biblia afirma que el alma que pecare esa morirá, está diciendo que el pecado produce una separación entre el hombre y Dios. El pecador está separado de Dios. Podemos decir que su alma está muerta a causa del pecado. Como dice una línea de aquel poema: Muertos son los que tienen muerta el alma.

Afirma que el alma está muerta no es lo mismo que decir que el alma deja de existir, simplemente significa que está separada de Dios. ¿Qué pasa cuando una persona muere físicamente? Pues se produce una separación de la parte material, su cuerpo y la parte inmaterial, su alma y espíritu. El cuerpo vuelve al polvo pero el alma y espíritu continúan su existencia por la eternidad. El lugar en el cual existe el alma y espíritu depende de si la persona aceptó o rechazó a Jesucristo como Salvador. Los que recibieron a Cristo como Salvador mientras vivieron en este mundo, vivirán unidos a Dios en un lugar de bendición llamado cielo. Los que en vida rechazaron a Cristo continuarán separados de Dios por la eternidad en un lugar de tormento llamado infierno. La existencia del alma y espíritu después de la muerte física de un individuo es evidente en textos como Apocalipsis 6:9-10, “Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de las palabras de Dios y por testimonio que tenían. Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?.

Allí lo tiene, las almas de los muertos durante la tribulación no habían dejado de existir o estaban inconscientes. Dice el texto que clamaban a gran voz orando al Señor. Esto prueba que el alma es inmortal.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

3 comentarios

  1. Jose Alonso Avila

    No

  2. Entonces Jehová Dios formo al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida y fue el hombre un ser viviente (ALMA) Génesis 2,7. 1 Corintios 15,45 ¿Cuál es la vida de todo ser viviente? Su SANGRE, allí se encuentra la vida (ALMA) Levíticos 17,14. El alma es la conciencia que nos lleva a las emociones, nos lleva a hacer lo bueno o lo malo en comunión con el cuerpo. Si el hombre peca no muere su alma, lo que muere es el espíritu de Dios en el hombre, caso de Adán y Eva, cuando Adán fue engañado por Eva se puso una sima entre el Dios y Hombre. El alma y el cuerpo continúan mientras el cuerpo vive, cuando el Cuerpo muere su alma reposa para ser juzgada Apocalipsis 6:9-10. El espíritu al morir el cuerpo vuelve a Dios que lo dio Eclesiales 12,7. Dios les Guarde y siga Bendiciendo nuestras vidas

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

46 Compartir
Comparte44
WhatsApp
Tweet1
+11
Pin
Comparte