[CE-Peru] Chistes

Chistes

Un recién convertido andaba en el campo. En eso le picó una hormiga
colorada, de esas que duele bastante el piquete. El hermanito, en su
primer amor, la tomó suavemente en sus dedos, la miró, y con mucho
amor le dijo, "Ni yo te condeno. Vete y no piques más"

Una adivinanza: ¿cual es el personaje de la Biblia que tiene el
carro mas veloz?
Respuesta: Juan, porque tiene primera, segunda y tercera.

Se presenta ante el padre de su novia un joven pastor y la pide en
matrimonio.
El papá de la novia le hace las preguntas de rigor: ¿Cómo vas a
mantener a mi hija? El responde: Dios proveerá. ¿En que techo te vas
a cobijar?… Dios proveerá. ¿Dónde estudiarán mis nietosí.. Dios
proveera.
Después de despedirse, el padre medio desconcertado se encuentra con
su esposa y ella le pregunta: ¿Qué te pareció el pretendiente de
nuestra hija?
El papá responde: ¡El pastor está confundido cree que yo soy
Dios!…

Un pastor le pregunta a uno de sus miembros en un estudio
bíblico, "Hermano García, si usted tuviera cinco gallinas, las daría
para la obra del Señor?" Contesta García, "AMÉN".
Le dice el pastor, "Hermano García, y si tuviera dos caballos, los
daría para la obra del Señor?" A lo que contesta García, "AMÉN."
Por último, le pregunta el pastor, "Hermano García, si tuviera una
vaca, ¿la daría para la obra del Señor?" A lo que contesta el
hermano García, "¡NOOOOOOO! Eso es lo único que tengo".

Llega un mortal al cielo y le pregunta a Dios:
-Dios, ¿Cuánto tiempo es para ti mil añosí
-Hijo mío, eso es para mí como un segundo.
El hombre se queda pensado y luego le pregunta:
-Y ¿cuánto sería para ti un millón de dólaresí
-Eso sería como un centavo
El hombre pensado todo eso le dice a Dios:
-Dios ¿por qué no me regalas un centavo?
-Sí, en un segundo.

Dos cristianos futbolistas se preguntaban si al morir podrían jugar
futbol en el cielo. Se hicieron una promesa que el primero que
muriera pidiera permiso de venir a decirle al otro si hubiera
béisbol en el cielo o no. Pasando el tiempo, murió uno, y se le
apareció una noche al otro y lo despertó.
"Hermano, hermano, ¡despierta!" "¿Qué pasó?" el otro
respondió. "¿Has vuelto?" "¡Si! Te traigo una buena y una mala
noticia." "¡Dime! ¡Dime!" "La buena es que sí hay futbol en el
cielo." "¿Y la mala?" "¡Mañana te toca jugar!

Un pastor le dijo a una anciana que fuera a la iglesia y ella le
contestó: "No puedo dejar solo mis pollitos." "No se preocupe, Dios
se los cuidará," le contestó el pastor. En pleno culto el pastor
dijo, "Adoren a Dios, que está aquí con nosotros," y la anciana
dijo: "¡Hay pues, me dejó los pollos solos!"

Niños, ¿a qué le tienen miedo? – preguntó el maestro de escuela
bíblica, para introducir a su clase al tema. Jaime respondió, ‘Yo le
temo al malamén. El maestro, extrañado, le preguntó, ¿Qué es eso?
Jaime lo miró y le dijo, "No estoy muy seguro, pero debe ser
terrible, por que mi mamá siempre dice al final de su
oración,"`líbranos de tentación y del mal-amén."

Un hombre se arrodilla y le pide a Dios: Dios, ¡quita todo lo malo
de mi! Y … ¡desapareció!

Una maestra discutía con un estudiante cristiano y le decía,
"Pero José, ¡está científicamente comprobado que un pez no se puede
tragar a una persona!
Y José le contestaba, "Maestra, usted se equivoca. ¡La palabra de
Dios dice que un pez se tragó a Jonás!"
Ella le respondió, "¡No debes de creer en esas cosas, porque ya te
dije que estaba científicamente comprobado que eso no puede ser!"
José, enojado, dijo a su maestra, "Cuando yo muera y vaya al cielo,
¡le preguntaré a Jonás!"
Y la maestra, que no creía en Dios, le dijo, "¿Así? ¿Y qué pasa si
ese tal Jonás está en el infierno?" José le contestó
inmediatamente, "Pues, ¡entonces que le pregunte usted!"

Un día un hombre le dijo a Dios: "Señor, ¿es cierto que para ti mil
años son como un día?"
"Así es," dijo el Señor.
"Entonces, para ti, ¿mil pesos son como un peso?" volvió a
cuestionar el hombre.
Y Dios dijo de nuevo, "Así es."
El hombre dijo, "Señor, dame un peso."
Dios le contestó, "Espérate un día."

En un retiro de pastores, después que se reunieron tres de ellos
para orar cada uno por los otros. El primero dijo: "Bueno, como sé
que estamos en confianza y esto quedará solo entre nosotros, les
confieso que tengo una debilidad muy grande y es que me gusta mirar
mucho a las mujeres…son mi tentación, oren por mi." El segundo
declaró: "Les confieso que mi debilidad es tomar el dinero de las
ofrendas, oren por mí." Entonces, los dos pastores le preguntan al
tercer pastor: "¿Y cuál es tu debilidad?" a lo que él,
contesta: "Bueno, tengo una pequeñita debilidad, y es que ¡soy
demasiado chismoso y no veo la hora para contarle a todos lo que me
acaban de confesar!"

Un pastor predicando el domingo dice: "Esos hermanos que están
pendientes de la lotería, que si salió el número 32 ó el 13 ó 18 ó
el 15." En esos momentos se para una hermana en medio de la iglesia
y dice: "Perdón pastor, ¿Me podría repetir los númerosí"

¿Cuál es el discípulo más veloz de la Biblia? – Juan, porque tiene
1ra, 2da y 3ra.

Un ladrón, con su linterna en la mano, entró a una casa a hacer de
las suyas. Cuando estaba escudriñando por la cocina, de repente
escucha una extraña voz que le decía: ‘¡Jesús te está mirando!’. El
ladrón se sobresaltó y asustado apagó la linterna e inmediatamente
se puso a averiguar de donde provenía esa voz. Pero otra vez
escuchó: ‘¡Jesús te está mirando!’. Encendió nuevamente su linterna
y vio a un loro encerrado en una jaula que le repitió: ‘¡Jesús te
está mirando!’. El ladrón se rió y le respondió: ‘¿Y tu quién eresí’
Soy Moisés, contestó el loro. ¿Y quien fue el que te puso ‘Moisés’?
El mismo que le puso ‘Jesús’ al Rotwailler que está detrás de ti.

Un hermano que había tenido un grave accidente automovilístico, al
ser visitado les cuenta a los hermanos lo acontecido: ` Iba lo más
bien manejando y escuchando el programa del pastor Carlos hasta que
dijo: ‘ Vamos a orar, cierra tus ojos donde quieras que te
encuentres’

En la escuela dominical el maestro dice a los niños levanten la mano
los que se quieren ir al cielo. y todos levantaron la mano menos
uno, a lo que el maestro le preguntó, y tu porque no quieres ir al
cielo? y el niño respondió: – Porque mi mamá me dijo que después de
la clase dominical me fuera derechito para casa.

Estaba el pastor predicando y dijo: ¿A dónde se van los mentirososí
Una niña dijo: ‘a la casa de mi mamá’.

Pregunta un inconverso a un hermano: ¿Porqué las puertas de las
iglesias son altasí – Para que entre el Altísimo

¡¡¡Oiga, Señor!!! ¿este ómnibus me lleva al cementerio? ­ Si se pone
delante, probablemente si!

Un loro fue entrenado para predicar. El domingo la iglesia estaba
llenísima para ver al loro dar la Palabra. Intimidado por el
público, el loro se quedó callado en el púlpito, arrastraba su pico
de un lado para el otro, hasta que su entrenador dijo:
­Predica loro, que si no lo haces, te quito todas tus plumas y te
pongo con las gallinas.
Inmediatamente el loro miró a toda la iglesia y dijo:
­¡Hermanos! Vamos a orar que el enemigo ya empezó a manifestarse…

­¡Mamá… mamáaaaaaaaaa… en la escuela me dicen mafioso!
­ Hijo, ya iré a solucionarlo.
­¡Bien mami! Pero que parezca un accidente, por favor…


Enlaces de Devocionales Grupos


Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte