[Jehova Nissi] Poder sobre el mal.

Vengan, adoremos de rodillas; arrodillémonos delante del Señor, pues él nos hizo. Él es nuestro Dios y nosotros su pueblo; somos ovejas de sus prados. Escuchen hoy lo que Él nos dice: No endurezcan su corazón, como en Meribá, como aquel día en Masá, en el desierto, cuando me pusieron a prueba sus antepasados, aunque habían visto mis obras (Salmo 95,6 - 9).
 
En la antigüedad el Señor había dicho que el corazón del hombre está inclinado al mal desde su adolescencia. Ahora dice al pueblo de Israel: En vez de darme la cara, me dieron la espalda desde que sus padres salieron del país de Egipto hasta hoy (Jeremías 7,21 - 26). Leyendo la Escritura siempre veremos la fidelidad de Dios frente a la infidelidad del Pueblo. Cuando las cosas le iban mal a los Israelitas, hacían penitencia cubiertos de sayal e invocaban al Señor. Y el Señor se compadecía de su pueblo. Pero apenas se sentían seguros volvían a darle la espalda.
 
Cuarenta años estuve enojado con aquella generación, y dije: Esta gente anda muy descarriada; no obedecen mis mandatos. Por eso juré en mi furor que no entrarían en el lugar de mi reposo (Salmo 95,10 - 11).
 
Dios habla la verdad a su pueblo. Es cierto que el Señor es un Dios de amor, pero precisamente por eso no deja pasar el pecado ni lo considera sólo un diferente estilo de vida o una preferencia personal. Para Jeremías no cabía duda alguna de que el pecado del pueblo había causado el castigo de Dios. Jeremías comprendió, quizás más claramente que los demás profetas, que el pecado era una condición de la mente y del corazón, y no sólo el hecho de cometer un acto pecaminoso. Por eso el Señor le dice a su pueblo: Escuchen mi voz, y yo seré su Dios y ustedes serán mi pueblo; caminen siempre por el camino que yo les mostraré, para que les vaya bien.
 
Esta es la condición de toda la humanidad. Mirando hoy a nuestro alrededor, podemos ver claramente la índole y los efectos del pecado: indiferencia hacia los pobres, explotación de los indefensos, despojo de territorios para apropiarse de las riquezas naturales, odio racial, aborto, inmoralidad sexual, indiferencia hacia Dios y sus leyes, corrupción, violencia homicida y mucho más; también nosotros hemos de reflexionar si no hemos endurecido nuestro corazón y nuestra cabeza. Ante el llamado de miles de hermanos nuestros que elevan su voz pidiéndonos el respeto de sus derechos; ante multitudes que padecen hambre y son víctimas de las injusticias, ¿seremos capaces de buscar caminos de paz y de reconciliación? ¿Podremos tender la mano para conducir a nuestros hermanos hacia una sincera conversión, capaz de generar un mundo más fraterno? ¿Nos conformaremos con orar por el miedo a ser destruidos, mientras en nombre de Dios empuñamos un arma en contra de nuestro prójimo?
 
El ser humano fue creado por Dios y tuvo la oportunidad de vivir para Él en santidad, pero desde los albores de la historia ha abusado de su libertad a instancias de satanás. Nos pusimos en contra de Dios y buscamos la realización personal fuera de su protección. Por consiguiente el hombre está dividido dentro de sí mismo. Por eso toda vida humana se nos presenta como una lucha dramática entre el mal y el bien, entre las tinieblas y la luz, y el hombre es incapaz de resistir por sí mismo los ataques del mal. La situación sería sin duda desesperada si el Padre no hubiera enviado a su propio Hijo a librarnos de esta esclavitud y restituir en nosotros su vida y su luz, misión que cumplió Jesús muriendo por nosotros y resucitando al tercer día, hechos que recordamos de modo especial en la Pascua de Resurrección.
 
Así como Moisés sacó a los Israelitas de la esclavitud a que habían sido sometidos en Egipto y los condujo hacia la Tierra Prometida, Jesús nos ha liberado de la esclavitud del pecado y nos ha conducido hacia la posesión de los bienes definitivos. Vernos libres de la esclavitud al mal indica un compromiso de manifestarnos como personas renovadas en Cristo. El bautismo nos ha unido a Cristo y nos ha hecho uno con Él; reconocemos que en muchas ocasiones y por muchos motivos hemos abandonado el camino del bien y que el mal ha anidado en una diversidad de formas en nuestro corazón. Tenemos que caminar hacia la renovación de nuestro compromiso bautismal. Dios, rico en misericordia, nos espera para perdonarnos y revestirnos nuevamente de Cristo; que no pronuncie contra nosotros lo que el profeta nos recuerda: Este es el pueblo que no obedece al Señor su Dios, ni quiere ser corregido. La sinceridad ha desaparecido por completo de sus labios (Jeremías  7,28).
 
¡¡¡Padre amado, me arrepiento de todo pecado y abro mi corazón a la luz del perdón que Jesús ganó para nosotros. Te pido que tu Espíritu Santo me enseñe a no centrarme en mí mismo y a apartarme de los deseos mundanos, para entregarme más a Ti!!!
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Que el Padre Dios te bendiga y te proteja, te mire con agrado y te muestre su bondad. Que el Padre Dios te mire con amor y te conceda la paz.
Protejamos nuestra Biodiversidad y el Medio Ambiente
Juan Alberto Llaguno Betancourt
Lima - Perú - SurAmérica


LLama Gratis a cualquier PC del Mundo.
Llamadas a fijos y móviles desde 1 céntimo por minuto.
http://es.voice.yahoo.com

Direcciones utiles para tu suscripción al listado Jehova Nissi:
- Si quieres publicar un mensaje solo envialo a
  la siguiente dirección: Jehova_Nissi@yahoogroups.com
- Invita a un amigo a que reciba los mensajes de esta lista,
  solo pidele que envie un mensaje en blanco a la siguiente dirección:
  Jehova_Nissi-subscribe@yahoogroups.com
- Si quieres cancelar tu suscripcion a esta lista
  envia un mensaje en blanco a:
  Jehova_Nissi-unsubscribe@yahoogroups.com
- Direccion del moderador:
  Jehova_Nissi-owner@yahoogroups.com
- Direccion de internet para visitar la comunidad Jehova Nissi:
  http://www.yahoogroups.com/group/Jehova_Nissi
- Direccion del website Jehova Nissi:
  http://www.geocities.com/gunthermejia


Enlaces de Devocionales Grupos


Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte