Creyente Bautizado ¿Pierde Su Salvación?

¿Se Pierde La Salvación de Un Creyente Bautizado?

¿Qué pasa si un creyente bautizado descuida su comunión con Dios y no la restaura hasta cuando venga el Señor Jesús por segunda vez? ¿Pierde su salvación?

Son muchas las cosas que merecen la debida atención.

En primer lugar, el bautismo en agua no hace que alguien llegue a ser un genuino creyente. Las personas se bautizan en agua porque ya son genuinos creyentes no para llegar a ser genuinos creyentes. Si una persona no es creyente y se bautiza en agua, no pasa absolutamente nada en cuanto a su estado espiritual, esa persona sigue siendo incrédula. Una persona llega a ser genuina creyente cuando por la fe recibe al Señor Jesucristo como su único y personal Salvador, no cuando se bautiza en agua. De modo que, alguien podría ser bautizado en agua, pero eso no necesariamente garantiza que esa persona sea genuinamente salva.

La triste realidad es que muchas personas pasan por las aguas del bautismo sin ser creyentes genuinos. En este caso, el bautismo en agua no pasa de ser sino un simple remojón.

En segundo lugar, los genuinos creyentes pueden pasar por momentos de frialdad, de apatía espiritual, de un debilitamiento en su fe y en su comunión con el Señor, pero siempre salen de aquel bache espiritual. Pedro el apóstol negó al Señor Jesucristo por tres veces, pero se levantó y el Señor Jesús resucitado le dio oportunidad de confesar su amor hacia a él por tres veces. Una de las muchas características de un verdadero creyente es la permanencia, a pesar de los momentáneos enfriamientos espirituales. Pero una de las muchas características de los falsos creyentes es la falta de permanencia.

Esto es lo que dice el apóstol Juan hablando de los anticristos o falsos creyentes apóstatas. Ponga atención a lo que dice 1 Juan 2:18-19. Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo. Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.

Los falsos creyentes, los anticristos, salen de la comunidad de creyentes para nunca más volver y se quedan afuera hasta que salen de este mundo para recibir su condenación eterna.

En tercer lugar, la salvación del hombre es por gracia por medio de la fe. Note lo que dice Efesios 2:8-9: Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.
Por supuesto que el hombre necesita tomar la decisión de recibir al Señor Jesucristo como Salvador para ser salvo, pero para que eso sea posible, el Hijo de Dios, el Señor Jesucristo tuvo que morir en el lugar del pecador, y una vez muerto resucitó de entre los muertos al tercer día.

Poco antes de entregar su espíritu en la cruz, el Señor Jesucristo dijo: Consumado es, dando a entender que la obra para salvar al pecador estaba terminada. Esto fue una obra de gracia por parte de Dios. Lo único que necesita hacer el hombre para beneficiarse de esta obra de gracia de Dios, es depositar su fe en la persona del Señor Jesucristo y cuando esto sucede el hombre se apropia de la obra completa de Dios para salvar al pecador.

Esto implica entonces que una vez salvo, el hombre es para siempre salvo, porque está descansando, no sobre su propio mérito, sino sobre la obra completa de Dios para salvar al pecador. Por eso es que en la Biblia aparecen textos como aquel en Juan 10:27-30 donde dice: Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. Yo y el Padre uno somos.

Cuando un pecador recibe por la fe al Señor Jesucristo como Salvador, llega a ser parte del rebaño del Señor Jesucristo. El pastor de este rebaño es el mismo Señor Jesucristo. Como pastor del rebaño, el Señor Jesucristo tiene una relación tan íntima con sus ovejas que las conoce a cada una en manera personal y por eso las ovejas reconocen la voz del Señor Jesucristo y le siguen. Por su parte, el Señor Jesucristo como pastor de las ovejas les da vida eterna. Muy interesante esta declaración del Señor Jesús. No dijo:

Les di vida eterna, en tiempo pasado. Tampoco dijo: Les daré vida eterna, tiempo futuro. Dice: Les doy vida eterna, tiempo presente. Cuando en el idioma en el que se escribió el Nuevo Testamento se conjuga un verbo en tiempo presente, comunica la idea de que la acción está presente en cualquier instante del tiempo. Se dice que es un presente continuo. El Señor Jesús está diciendo que él continuamente da vida eterna a sus ovejas. No existe un solo instante en el tiempo en el cual el Señor Jesús no esté dando vida eterna a sus ovejas.

La seguridad de salvación no depende de cuan buena es la persona, sino de cuan perfecta es la obra del Señor Jesucristo en la cruz del Calvario. Si no se tiene claro este concepto, el creyente vivirá siempre con dudas en cuanto a la seguridad de su salvación. Este es el fundamento para lo que dijo el Señor Jesús cuando afirmó: Y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Pero como si esto no fuera suficiente, el Señor Jesús dijo que además de que sus ovejas están seguras en su mano, están seguras en la mano del Padre. ¿Puede haber alguien más poderoso que el Señor Jesucristo y que el Padre juntos, como para poder arrebatar a un creyente de sus manos?

En cuarto lugar, permítame hacerle esta pregunta: ¿Cómo puede ser que la Biblia hable de que los creyentes tienen vida eterna, si de alguna manera esta vida se pudiera perder? Si la salvación se pudiera perder, la Biblia estaría mintiendo cuando habla de vida eterna. Pero todos sabemos que Dios no puede mentir y la Biblia que es su palabra no puede mentir. Observe lo que dice Juan 6:40: Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

Creyente Bautizado ¿Pierde Su Salvación?

Por estas consideraciones amiga,amigo es imposible que un genuino creyente pueda perder su salvación. Para poner este concepto en palabras de la Biblia, ponga atención a lo que dice:

Romanos 8:35-39: ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Así que, aplicando todo esto al caso que usted planteó en su consulta o pregunta, asumiendo que aquel creyente bautizado es un verdadero creyente, aunque por el momento está en una relación de frialdad con el Señor, tiene segura su salvación. Si le sorprendiera la muerte o la venida del Señor Jesucristo para llevar a su iglesia, en esas condiciones, irá al cielo. La salvación de un genuino creyente no depende de lo que ese genuino creyente haga o deje de hacer sino de la obra perfecta y completa del Señor Jesús en la cruz del Calvario.

Lo que haga o deje de hacer tendrá sus consecuencias en la vida de ese verdadero creyente. Con esto, no estoy de ninguna manera ni siquiera insinuando que un genuino creyente puede vivir como le venga en gana, metiéndose en todo tipo de pecado, y escudándose en que ya es salvo y la salvación no se puede perder. Note lo que dice:

Mateo 7:15-23, hablando de los que de labios para fuera dicen que son creyentes, pero en el fondo no lo son porque nunca jamás recibieron al Señor Jesucristo como su personal Salvador. El texto dice: Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.

No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis. No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

El genuino creyente no vive como le da la gana, vive dando buen fruto, vive para agradar a aquel que murió por él. Puede ser que a veces se equivoque y peque y se vuelva apático en su relación con el Señor, pero no seguirá por siempre en ese estado sino que se arrepentirá de su pecado y se reconciliará con el Señor. Disfrutar de la seguridad de salvación no es equivalente a licencia para pecar, amigo,amiga. Si de pronto alguien dijera: Como yo ya soy salvo y la salvación no se pierde entonces voy a cometer todos los pecados habidos y por haber, lo único que estaría demostrando es que jamás ha nacido de nuevo, y por tanto es un falso creyente.

Una persona así, no es que ha perdido su salvación, sino que nunca ha llegado a ser salva. Como comentario final, la comunión de un verdadero creyente jamás deja de existir. El pecado afecta esa comunión, pero no al punto de hacerla desaparecer, de manera que no se puede hablar de que un verdadero creyente ha dejado de tener comunión con Dios. No olvide además que antes de la segunda venida física y personal del Señor Jesucristo, ocurrirá el arrebatamiento de la iglesia, el cual es un evento privado entre el Señor Jesucristo y los que somos de él. El encuentro será en el aire y a partir de ese momento los creyentes estaremos con el Señor para siempre.

Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir (Ap.1:4ª) Amén.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

14 Compartir
Comparte14
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte