EL ATAQUE DE LA DEBILIDAD

“…..cuando oyó Sambalat, que nosotros edificábamos el muro, se enojo, y se enfureció en gran manera”

Una de la armas que el enemigo del pueblo de Dios, esta usando fuertemente en los últimos días, es la debilidad.

Y no debemos ir muy lejos para darnos cuenta de ello. Basta con mirar las sillas vacías dentro de los templos y los rostros Llenos de pereza, los vehículos sin lavar, y los zapatos sin lustrar, las camisas sin planchar y la ropa sin combinar.

Basta con ver que hasta cantar resulta una carga, y abrir la biblia un fastidio.

Apartar el diezmo y la ofrenda es cosa del pasado y asistir a los dos servicios del domingo una locura.

Pero no nos sorprendamos por esto, ya que el ataque ha sido por todas las épocas, y así como ataco al pueblo de Israel por medio de las ideas contrarias de Sambalat al decir que Israel era un pueblo débil, incapaz de edificar el muro, así nos grita a nosotros también.

El espíritu de Sambalat, esta presente fuertemente en estos días, y nos dice:

Eres un débil, un pobre, un incapaz, un ilegal, un endeudado, un amargado, un acorralado, un deprimido, un desorientado, un mediocre, una porquería, un abandonado.

Todo eso nos grita el enemigo, y el problema es que muchos le creen y ya no luchan por edificarse a ellos mismos, abandonan el camino de la fe, y se incorporan nuevamente al reino natural, se comprometen con el mundo, se enredan en el, abandonan su edificación, ya no asisten como familia a la iglesia cada quien por su lado, el entusiasmo se agoto y el avivamiento paso.

Los muros se quedan comenzados, los jóvenes ya no asisten al templo, los padres no les exigen asistir.

Cada día son mas los que se quedan dormidos, o a los que los vence un dolor, o la debilidad del pensamiento.

El Ataque De La Debilidad

Padre santo, venimos ante ti, buscando el oportuno socorro, te confesamos que estamos siendo atacados y que a veces eso nos duele, cuando sentimos que la debilidad nos cubre y te dejamos a un lado, ayúdanos a vencer los ataques del espíritu de Sambalat, y a levantarnos a edificar los muros que nos has asignado:

Los muros de la iglesia,
Los muros de la familia,
Los muros en mi sociedad.

Amado Dios dame tu unción y fortaleza, para tomar la espada en una mano y con la otra cargar el material de construcción.

En el nombre del arquitecto mas sabio que existe, Jesucristo, amen y amen.

Libros Ebooks Cristianos

2 comentarios

  1. UNA COSA ES LA DEBILIDAD, OTRA COSA ES LA PEREZA LA BIBLIA DICE QUE CUANDO SOMOS DEBILIES EN EL SOMOS FUERTES 2 Cor 12. DEBEMOS GLORIARNOS EN NUESTRAS DEBILIDADES PERO EN SEÑOR.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

2 Compartir
Comparte2
Tweet
+1
Pin
Email