Los Mejores Recursos para aprender, Enséñame la Palabra. Algo para memorizar

Los Mejores Recursos para aprender, Enséñame la Palabra. Algo para memorizar

Jamás me olvido de tu palabra, pues ella me da vida. (Salmo 119.93, TLA)

Cuanto mayor es el número de los sentidos que tenga involucrados en el aprendizaje de la Biblia, mayores serán los resultados.
Observa lo que una investigación comprobó al respecto:
Aprendemos:
1% por medio del gusto.
15% por medio del tacto.
35% por medio del olfato.
11% por medio de la audición.
83% por medio de la visión.
Retenemos:
10% de lo que leemos.
20% de lo que escuchamos.
30% de lo que vemos.
50% de lo que vemos y escuchamos.
70% de lo que escuchamos y luego discutimos.
90% de lo que escuchamos y luego realizamos.
Sabido esto, debes facilitarme los recursos audiovisuales relacionados con la Biblia que estén a tu alcance.
Muéstrame la necesidad de profundizar en el conocimiento de la Palabra de Dios. No es suficiente que sólo la oiga y la lea. Es necesario que la estudie, la memorice y medite en ella todos los días.

Enséñame la Palabra

Apréndete de memoria todas las enseñanzas que hoy te he dado, y repítelas a tus hijos a todas horas y en todo lugar: cuando estés en tu casa o en el camino, y cuando te levantes o cuando te acuestesí (Deuteronomio 6.6-8, TLA).
Recuerda que la enseñanza de la Palabra de Dios a los niños es una determinación divina.
Dios ordenó la comunicación de sus leyes a través de los hijos, pasando de generación en generación.
Los niños israelitas aprendían a recitar el texto de Deuteronomio 6.4: ?Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.?
La instrucción bíblica a los niños israelitas tenía objetivos válidos para mí en el día de hoy:
Llevarme al conocimiento del Señor.
Afirmarme en el Señor.
Instruirme por la Palabra.
Proveerme la orientación bíblica adecuada.
Guiarme por la Palabra.
Ten en cuenta que a mi edad soy como un papel en blanco, que puedes escribir en mí lo que desees.


Algo para memorizar

Siempre estoy repitiendo las enseñanzas que nos diste. En ellas pongo toda mi atención, pues me hacen más feliz que todo el oro del mundo. (Salmo 119.13-15)

La memorización de versículos debe formar parte de mi educación bíblica.Pero ten en cuenta que algunos de nosotros no somos muy expertos en la memorización de textos bíblicos.

Quizá guarde la Palabra en mi corazón, aunque no recuerde el orden exacto de un versículo.

Debes mostrar júbilo y aprobación cuando recuerde algo de lo que dice la Biblia.

 Recuérdame que la Palabra memorizada me lleva a la salvación (1 Pedro 1:23).
 Versículos aprendidos de memoria pueden librarme de pecar (Salmo 119:9).
 La memorización de versículos me prepara para predicarles las buenas nuevas a otros amiguitos (1 Pedro 3:15).
 La memorización de versículos fortalece mi fe (Salmo 119:28).

 Hazme tener presente que La Palabra de Dios es viva y eficaz; ella da conocimiento de Dios. Puedes hacerme una lista de versículos para memorizar. De igual modo, anímame a buscar maneras de practicar esos versículos en mi vida cotidiana.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

38 Compartir
Comparte38
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte