[Jehova Nissi] El Gnosticismo y El evangelio de Judas

El evangelio de Judas

No se trata de un documento de origen cristiano. Es un escrito de una de las tantas sectas gnósticas que pulularon en Egipto hace cientos de años: los cainitas.

Lo cierto es que destacados científicos, historiadores y teólogos coincidieron en el valor histórico del documento pero negaron conexión alguna con la iglesia cristiana primitiva y las enseñanzas de las Sagradas Escrituras.

?El evangelio de Judas", no es ni más ni menos que una interpretación errónea pero romántica de una realidad bíblica desarrollada literariamente por un grupo sectario gnóstico, los cainitas, de Egipto.

Estas 26 páginas fueron halladas en 1970 en El Minya, Egipto. Luego de pasar de mano en mano de los mercaderes de antigüedades por años sin que se le diera mayor importancia, en abril del año 2000, Frieda Nussberger-Tchacos, reconocida anticuaria de Zürich, Suiza, compra el códice. En vano Tchacos trata de ?sacarle el jugo? en los círculos exclusivos de compradores de antigüedades. Entre los expertos que analizaron el códice y lo descartaron por carecer de importancia (a pesar de que el análisis de carbono 14 o radiocarbono del papiro y el cuero del códice realizado por la Universidad de Arizona, señalan que el documento data de entre el año 230 y 350 d.C.), se encuentran : la Biblioteca Beinecke Rare Book and Manuscript de la Universidad de Yale que decide no comprarlo y Bruce Ferrini, un anticuario de Akron, Ohio; entre otros centros de arqueología?

De modo que atribuir este documento a la obra de Judas Iscariote resulta absurdo porque Judas se ahorcó el mismo día en que fue crucificado Cristo. Aun si quisiéramos aceptar la burda hipótesis de que Judas no se hubiese suicidado, la datación del manuscrito nos habla per se, de la imposibilidad de sobrevivencia del discípulo de Jesús hasta esos días.

Según los textos del Nuevo Testamento, Jesús fue crucificado después de que Judas lo vendiera en el jardín de Getsemaní por 30 monedas de plata a las autoridades religiosas de la época y fuera entregado a los romanos que ocupaban la región.

No fue la National Geographic

El códice fue restaurado y traducido del copto y no lo hizo, como equivocadamente se afirma, la National Geographic, sino que fue una fundación que la propia Frieda Nussberger-Tchacos crea y sostiene especialmente para ?investigar el papiro?: la Maecenas Foundation for Ancient Art, Basilea, Suiza. Realizada la traducción del copto (idioma que aún hoy hablan los egipcios) por los empleados de Tchacos, es que ?demuestran? que la traición se vuelve un hecho glorioso en Judas Iscariote, dado que él fue el único que comprendió el mensaje de Jesús, quien le había pedido que lo entregara?

"Tú, Judas, ofrecerás el sacrificio de este cuerpo de hombre del que estoy revestido", dice el texto en copto.

Este concepto es propio de las sectas gnósticas como la de los cainitas. Los gnósticos eran eclécticos: tomaban elementos de todas las creencias (del judaísmo, del cristianismo, de la religión de Irán, de la mitología y la filosofía griega), y pretendían crear una doctrina que le permitiera liberar al ser humano de todas las angustias de esta vida. Creían que el ser humano era un compuesto de alma, cuerpo y energía, y que el alma era una chispa de la divinidad, la que caída desde el cielo en este mundo, quedaba ¿encerrada en la cárcel que es el cuerpo?. La perfección consistía en buscar el camino para liberarse, salir o abandonar ese cuerpo.

Los cainitas pensaban que tanto Caín como Judas eran instrumentos de la voluntad de Dios en contra de la materia, a la que consideraban negativa. El que Judas hubiera entregado a Jesús significaba que cumplía la voluntad de Dios para que se produjera la separación del espíritu (energía) y la materia (cuerpo denso). De ese modo, el hijo verdadero de Dios recobraba su antigua filiación, transformándose en ¿energía espiritual?. Es interesante destacar cómo esos conceptos, fruto del pensamiento gnóstico y esotérico, se reflejan en ?filosofíasí del movimiento de la Nueva Era en la actualidad.

Los gnósticos

El movimiento gnóstico aparece justamente a fines del siglo II y principios del III en la provincia romana de Asia y en Oriente Medio, en tanto los cainitas surgieron en el siglo III precisamente en Egipto. Estos textos ya son mencionados por los primeros cristianos como Ireneo de Lyon, quien entre los años 180 y 200 escribió sus cinco libros Contra las herejías, de la época, entre otros defensores de la fe cristiana que rebatieron y demostraron lo erróneo y falaz de las afiebradas doctrinas de los gnósticos.

Entre los siglos I y IV aparecieron más de cien ?evangeliosí. Los canónicos, son cuatro y son los que integran las Sagradas Escrituras base de la fe cristiana y Palabra revelada por Dios.

Conocer lo que pensaba un movimiento religioso o filosófico en esa época sirve para la historia de la teología, pero no modifica para nada las enseñanzas de la Santa y Sagrada Palabra de Dios dada a su iglesia.

Sin Judas, el cristianismo existiría igual

La figura de Judas Iscariote ha generado ríos de tinta, sobre todo en vísperas de Semana Santa.

Para el romanticismo, Judas tuvo una existencia trágicamente perfecta. Prefieren verlo como el discípulo obligado a traicionar al rabí, no por maldad sino como muestra de amor. Esta hipótesis ya apareció en la película de Martín Scorsese, ?La última tentación de Cristo?, que muestra las cosas como a muchos les gustaría que fueran pero no como sucedieron realmente.

Muchas veces nos parecería que Judas fue el partícipe necesario, para que se desatara el drama de la Pasión de Nuestro Señor. Sin embargo, creo humildemente que esto no es así.

Los cristianos sabemos que Jesús entregó voluntariamente su vida para nuestra salvación. De hecho, el mismo Jesús así lo expresa: ?Nadie me la quita (la vida), sino que yo de mi mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre? (Juan 10:18). Su amor por nosotros lo lleva a afrontar la muerte, para restaurar la relación del hombre con su Creador.

Además, si Judas no entregaba a Cristo, ¿éste no nos salvaba?...

Debemos preguntarnos en verdad por qué crucifican a Jesús. Los Evangelios canónicos relatan que Jesús es acusado de blasfemo y de haberse proclamado Mesías (Rey de los judíos). Su delito fue haber confrontado con los poderes religiosos y políticos. Esa era razón suficiente para ser repudiado, humillado y asesinado. Por lo tanto, un Judas en ese contexto podría haber sido un personaje accidental, no principal. Sin embargo Dios Todopoderoso en su infinita sabiduría, misteriosamente, decidió resolver nuestra redención de la forma y manera que nos relata inconfundiblemente la Biblia y sus Santos Evangelios.

Lic. Alberto Ávila
Fuente: ACIERA ON LINE Viernes 14-04-2006


Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte