[CE-Peru] Ponte flecos cosidos con hilos de color púrpura

Flecos cosidos con hilo de color púrpura.

"Ustedes y todos sus descendientes deberán confeccionarse flecos, y
coserlos sobre sus vestidos con hilo de color púrpura.  Estos flecos
les ayudarán a recordar que deben cumplir con todos los mandamientos
del Señor; y que no deben prostituirse ni dejarse llevar por los
impulsos de su corazón ni por los deseos de sus ojos".  Números
15:37-39

¿Alguna vez te has puesto una cinta en el dedo para recordar algo
especial?  Algunos escriben sus emergencias o citas en agendas y
otros más modernos en sus computadoras, todos queremos recordar
cumpleaños, citas, aniversarios, fiestas, etc.  para no quedar mal
con el anfitrión,  todo es válido para no pecar de indiferente.
Por ejemplo, mi esposo suele perder la paciencia cuando me reclama
que recuerde algo que me pidió, es que su memoria es prodigiosa y
casi nunca por nunca, olvida nada, todo lo  toma muy en serio.  En
cambio yo  doy bastantes muestras que no  le tomo en serio porque
cuando me pide algo que sólo hace unas horas me solicitó  le
respondo:
-¿qué me pediste? Hazme recordar-
Es verdad que olvidamos muy pronto cuando no tomamos en serio lo que
se nos pide.  Quizá por eso fue necesario que no solo los sacerdotes
de Israel tuvieran la Palabra escrita en todo su vestuario: cabeza,
brazos, muñecas, pies, pecho, etc.  sino que también el pueblo de
Dios debía coser flecos en sus ropas de un fuerte color púrpura para
recordar cumplir con los preceptos de Dios.  Pero lo que más me
gusta de este recordatorio era que también estos flecos servirían
para hacer recordar que no debían dejarse llevar por los impulsos
del corazón ni por los deseos de los ojos.

Al de ojos altivos y corazón soberbio no lo soportaré.  Pondré mis
ojos en los fieles de la tierra, para que habiten conmigo; sólo
estarán a mi servicio los de conducta intachable"  Salmo 101:5b-6.

Quizá tú no seas tan olvidadizo, pero yo si necesito flecos de color
púrpura para no olvidarme que es pecado dejarme llevar por los
impulsos de mi corazón, necesito más flecos para no dejarme
conquistar por las cosas que deseo con los ojos.  Hoy el Padre que
me ha llamado a su servicio se ha propuesto hacerme recordar algo
importante, de repente es para ti también: él no soporta el corazón
desleal ni los ojos arrogantes, si quiero permanecer en su obra debo
recordar esta verdad: "sólo estarán en mi servicio los de conducta
intachable".
¿Prostituirme yo?  ¿Cómo me dices eso tan fuerte Señor?  Cuando tu
testimonio desacredita mi Nombre estás mancillando mi santidad.
Hoy me he puesto flecos de color púrpura en el borde de mi vestido,
cuando camino se mueven atrevidamente, cuando estoy detenida
deslumbran por su color penetrante, no están puestos en mi ropa para
vanidad, son para hacerme recordar que debo cumplir con mi Señor
cada una de sus palabras, que no debo degenerarme por lo que ven mis
ojos ni por ningún arrastre entusiasta.  Mi Señor quiere que mi
conducta sea intachable, no lo puedo olvidar.
No lo olvides tú tampoco, colócate debidamente tus flecos, no te
olvides del llamamiento santo: sé irreprensible.
Dios te bendiga
Martha Bardales

__._,_.___


Enlaces de Devocionales Grupos

__,_._,___

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte