Sansón enamorado y Dalila desleal

Sansón enamorado y Dalila desleal “Son muchos los que proclaman su lealtad, ¿pero quién puede hallar a alguien digno de confianza?  Prov.  20:6 Sansón se enamoró de la persona equivocada, no era la primera vez que le pasaba, pero era tan terco que siempre ponía sus ojos donde no debía; el escogió poner su confianza en el regazo de una mujer desleal y materialista.

Dalila se sabía deseada, estaba acostumbrada a ser objeto del deseo de los varones filisteos, pero ahora un famoso juez judío, conocido como campeón entre los campeones se había fijado en ella, ¿qué ganaré con este afecto?  Seguramente pensaría ella: ¡Pues mucho dinero!  Le respondía su propia mente codiciosa.

Ella no sabía el significado de la palabra lealtad, con tal de ganar algo para sí con que costear sus gustos caros, una traición más, que importaba, ¡allá ellos, solitos buscan su propio mal!
“Al malvado lo atrapan sus malas obras; las cuerdas de su pecado lo aprisionan.  Morirá por su falta de disciplina; perecerá por su gran insensatez” Prov.  5:22-23 En esto tenía razón la infiel Dalila, los que la seguían, habían escogido en su libre albedrío, su propio mal y Sansón había perdido la disciplina hace mucho, por eso quedó fácilmente atrapado en la trampa de la fascinación.

Los jefes de los filisteos se la tenían jurada a Sansón, al escuchar los rumores que una paisana suya lo había conquistado corrieron a verla:
“Sedúcelo para que te revele el secreto de su tremenda fuerza y cómo podemos vencerlo, de modo que lo atemos y lo tengamos sometido.
Cada uno te dará mil cien monedas de plata” Jueces 16:5.
El pecado de Sansón lo alcanzó, él fue desleal con el Señor que lo ungió como su siervo, perdió su fortaleza moral, desperdició el vigor espiritual y rechazó el llamado divino, toda esta debilidad le costaría la vida.
“Quien se burla de la instrucción tendrá su merecido; quien respeta el mandamiento tendrá su recompensa” Prov.  13:13 Pero otra cosa les sucede a los fieles:

“Él reserva su ayuda para la gente íntegra y protege a los de conducta intachable.  El cuida el sendero de los justos y protege el camino de sus fieles” Prov.  2:7-8.

Los jefes de los filisteos quizá imaginaron que Sansón llevaba algún amuleto sobre su persona, o que poseía algún secreto importante por medio del cual conseguía fuerzas hercúleas y por ellos fue fácil sobornar a Dalila.
“El buen juicio redunda en aprecio, pero el camino del infiel no cambia” Prov.  13:15 La desleal Dalila era tan traicionera que su fama era conocida y su precio también.  ¿Alguien habrá pensado que ella podría cambiar?  El camino de los infieles no cambia, va a la ruina, ellos tienen trazado su camino y la corrección o un buen consejo no les hará cambiar su plan, son como los necios que no se apartan del mal, cuando deciden traicionar no hay consejo que valga, el mal los ha dominado..

Parecía que la deslealtad de ella era reconocida, pero era cara, el costo del soborno fue un precio bien alto, pero ella lograría lo que otros no pudieron porque a sus armas había complementado el ingenio de la traición.  El desleal es incompetente para amar, su egoísmo lo ha hecho una persona centralizada en sí misma, por eso puede tramar sus golpes bajos sin turbarse, nada ni nadie detendrá que logre su faena.
“Fueron desleales y traidores, como sus padres; ¡Tan falsos como un arco defectuoso!  Salmo 78:57 ¡Los desleales son como arcos defectuosos, creen que pueden ganar, que lograrán herir donde apuntan la flecha, pero su puntería se desviará y son ellos los que saldrán heridos!
Son arcos defectuosos porque ellos mismos escogieron desviarse negándose a seguir las enseñanzas del Dios que siempre permaneció fiel.
“Pero tú, pueblo de Israel, me has sido infiel como una mujer infiel a su esposo afirma el Señor.  ¡Vuélvanse, apóstatas y los curaré de su infidelidad!  Jer.  3:20,22 Dalila tenía bien planeada su estrategia:

-“Dime el secreto de tu tremenda fuerza, y cómo se te puede atar y dominar”-
¡Que fea manera de usar el encanto femenino!  Lo usó para dañarlo, el arte de la persuasión en todo su lucimiento: requiebros, lisonjas y mimos para hacer caer a un hombre enamorado.  Esta es la misma arma de la mujer ajena:
“Te librará de la mujer ajena, de la extraña de palabras seductoras”
Prov.  2:16 Dalila no logró sacar el secreto de Sansón a la primera, así que lo intentó una y otra vez.  Hasta se hizo la resentida, otra mañosa arma de la desleal:

-¡Te burlaste de mi!  ¡Me dijiste mentiras!
-¡Hasta ahora te has burlado de mí, y me has dicho falsedades!-
-¿Cómo puedes decir que me amas, si no confías en mi?
Cierro los ojos y me escucho a mi misma como Dalila diciéndole estas cosas a mi sorprendido esposo, cuán parecidas me suenan estas expresiones, creo que las he escuchado varias veces en mi oficina haciendo consejería a muchas ovejitas rencorosas, ¡habían más Dalilas de lo que me imaginaba!
Dalila hostigó a Sansón hasta que logró su cometido, ¡la trampa se había consumado!
“Pero yo digo: ¡Ay de mi!  ¡Que dolor, que me consumo!  Los traidores traicionan, los traidores maquinan traiciones.  ¡Terror, fosa y trampa están contra ti, habitante de la tierra” Is.  24:16-17 El desleal no se apena al ver a su víctima dolido en el foso de su adversidad, si la traición se ha consumado y él ha logrado su felicidad no hay remordimiento que lo conmueva, total piensa: “pues él mismo se lo buscó”, especula con egoísmo y continúa su vida sin mirar a muertos ni heridos.

“Después de hacerlo dormir sobre sus rodillas, ella llamó a un hombre para que le cortara las siete trenzas de su cabello.  Así comenzó a dominarlo.  Y su fuerza lo abandonó.  Sansón despertó de su sueño y pensó: Me escaparé como las otras veces, y me los quitaré de encima.  Pero no sabía que el Señor lo había abandonado” Jueces.
16: 19-20.

Pobre Sansón no se dio cuenta que había traicionado su llamado y vocación, había permitido que una mujer filistea le robara el signo de su especial consagración al Señor.  El campeón del Señor duerme indefenso en los brazos de su amada.  ¡Que espectáculo tan humillante y doloroso!  Privado de las atribuciones divinas, degradado en su carácter, y, sin embargo, por la autosuficiencia de una pasión culpable, apenas estuvo consciente de la desgracia de su condición de caído.
“De todo hombre se espera lealtad, más vale ser pobre que mentiroso”
Prov.  19:22.

Hay carencia de personas leales en las relaciones humanas, muchas han olvidado que la deslealtad es algo tan perverso como la traición, la deslealtad es disimular amor encubriendo resentimiento, es tapar la furia con una mueca, la deslealtad pone zancadillas a cada paso de su víctima, es tan amarga la deslealtad y tan grande este sentimiento que ha hecho olvidar que es posible perdonar.
Sansón perdió un poder que no le pertenecía, el Espíritu de Dios lo abandonó y terminó perdiendo su honor.

“Quien en ti pone su esperanza jamás será avergonzado; pero quedarán en vergüenza los que traicionan sin razón” Sal.  25:3 Infiel Sansón, desleal Dalila, uno para el otro, uno traidor a su llamado, otro traidor al amor, pero ambos desleales, ambos ingratos.

Hasta que el arrepentimiento los hizo otra vez diferentes, completamente disímiles en todo sentido, Sansón se arrepintió de su deslealtad y Dios lo volvió
a mirar con ojos de perdón y misericordia y le devolvió el poder del Espíritu Divino, todos murieron cuando Sansón recobró sus fuerzas hasta el propio Sansón, pero a diferencia de la plebe burlona, el ungido de Dios fue recibido por su Señor perdonador.

Otro traidor fue Judas, él tuvo el remordimiento, pero no se arrepintió, no pudo con el juicio que lo resquebrajaba y se mató.

El fin de los desleales no es agradable, siempre terminan mal.

Dios te bendiga Martha V.  de Bardales

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Un comentario

  1. Muy bueno el artículo. Te felicito.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

1 Compartir
Comparte1
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte