[Grafica Cristiana] Mirando a Dios con los ojos del alma

   ?Mirando a Dios con los ojos del alma?

(Primeros dos párrafos ? autor desconocido)

Brenda era una joven mujer que fue invitada a escalar rocas.  Aunque esto le causaba mucha ansiedad, fue con su grupo a un tremendo risco de granito.  A pesar de su miedo, se colocó el equipo, tomó un extremo de la cuerda y
comenzó a enfrentar la roca.  En determinado momento, llegó a un borde, donde pudo tomar un respiro. Mientras estaba ahí, la cuerda de seguridad golpeó contra un ojo de Brenda y le sacó su lente de contacto.  Quedó en el borde de la roca, con cientos de metros bajo ella y cientos de metros sobre ella.  Por supuesto que buscó y buscó, esperando que hubiera caido en el borde, pero simplemente no estaba el lente.  Ahí estaba élla, lejos de casa, con su vista borrosa. Estaba desesperada y comenzó a enfadarse, por lo que oró al Señor para que la ayudase a encontrar su lente.  Cuando llegó a la cima, un amigo examinó su ojo y su ropa buscando el lente, pero no lo pudieron encontrar.  Ella se sentó, desalentada, con el resto de la gente, esperando a que los demás llegaran a la cima. Miró a través de las montañas, pensando en el verso de la Biblia acerca de que los ojos del Señor observan alrededor de toda la tierra.  Ella pensó: “Señor, Tu puedes ver estas montañas.  Tu conoces cada piedra y cada hoja, y Tu sabes exactamente dónde está mi lente de contacto.  Por favor,  ayúdame.” Finalmente, bajaron.  Al pie de la montaña había un nuevo grupo de alpinistas comenzando a enfrentar el risco.  Uno de ellos gritó: “Oigan, jóvenes!  ¿Alguien perdió un lente de contacto?”.  Bueno, esto hubiera sido suficientemente inquietante, pero… ¿Sabes cómo el alpinista vió el lente de contacto?  Una hormiga se movía lentamente a través de la roca, cargando el lente.

Brenda me dijo que su padre era caricaturista.  Cuando élla le platicó esta increíble historia de la hormiga, la oración y el lente de contacto, el dibujó una caricatura de una hormiga cargando un lente de contacto, diciendo: “Señor, no sé por qué Tu quieres que yo cargue esta cosa.  No puedo comérmela, y está extremadamente pesada.  Pero si eso es lo que Tu quieres que yo haga, yo la cargaré para Ti.” Creo que probablemente nos haría bien a algunos de nosotros decir ocasionalmente:  “Señor, no se por qué quieres que yo lleve esta carga.  No veo nada bueno en ello y es bastante pesada.  Pero si Tu quieres que yo la cargue, lo haré.”

Este es un hermoso relato, en el cual veo dos mensajes. Uno de ellos es que probablemente, en algún momento de la vida, todos hemos tenido el privilegio de sentir o llevar la carga de otros. Si en verdad somos hijos de Dios y si Dios quiere que Su iglesia sea un solo cuerpo, entonces debemos sentirnos más que privilegiados en poder compartir las cargas de nuestros hermanos en la fe. El otro mensaje que veo es que jamás debemos perder la fe y la esperanza.

Dios nos dice en su Palabra que debemos sorportar las cargas los unos de los otros. Así como la hormiga cargó simbólicamente la carga de otro, aún sin saber por qué, y sólo confiando en que era la voluntad de Dios, así debemos los cristianos ayudarnos y animarnos los unos por los otros con una llamada de aliento, con un rato de diálogo privado y orando los unos por los otros. Individualmente, debemos hacer lo que esté a nuestro alcance y lo que parezca imposible dejémoslo en las manos de Dios para que él se glorifique en la situación de acuerdo a Su soberanía. De hecho, entiendo que es así como se desarrolla la fe. La Biblia nos enseña en Hebreos 11: 1 Es pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. También nos anima a pedir en oración cuando leemos en Jeremías 33:3  Clama a mi y yo te responderé? Nos asegura que aún en medio de las pruebas Dios estará con nosotros en Isaías 43: 2: ?Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás ni la llama arderá en ti?.

Varios versículos del siguiente libro, nos producen consuelo y paz en medio de las pruebas cuando leemos en Salmo 34: 4-6; 8-10 Busqué a Jehová, y él me oyó, y me libró de todos mis temores. Los que miraron a él fueron alumbrados, y sus rostros no fueron avergonzados. Este pobre clamó, y le oyó Jehová, y lo libró de todas sus angustias. Gustad, y ved que es bueno Jehová; dichoso el hombre que confía en él. Temed a Jehová, vosotros todos sus santos, pues nada falta a los que le temen. Los leoncillos necesitan y tienen hambre; pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien.

La historia me recuerda el tiempo cuando encontré nuevamente a quien hoy día es mi amado esposo, 19 años después de habernos conocido la primera vez. Decidí poner nuestra amistad en manos de Dios y abandonar cualquier ansiendad ante Su presencia. Recuerdo haber orado diciendo algo así: ?Señor, yo lo amo mucho, pero no sé qué nos traerá el futuro. Dejo esta petición en tus manos y estaré agradecida sin importar cuál sea tu contestación. Bastará con saber que lo que depara nuestro futuro, será hecho contando Tu voluntad, amén?. Pasaron 2 ½ años y cuando ya entendía que la contestación de parte de Dios había sido ?NO?, a Dios le plació permitirnos que uniéramos nuestras vidas en santo matrimonio. Hoy día, juntos, servimos y damos gracias a Dios por su eterno amor y misericordia.

En esa ocasión la contestación fue ?sí?, pero en otros momentos, la respuesta ha sido ?no?. Pero, si realmente confiamos en Dios, entonces es importante mostrar acción de gracias para con el Padre sin importar la repuesta, ya que sólo él sabe qué realmente nos conviene de acuerdo a Su propósito. Así nos exhorta en el libro de Romanos 8: 26-28: De igual manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo  intercede con gemidos indeciblesí Pero el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

Así es que aún en las pequeñas cosas que suceden en nuestro diario vivir, podemos ver la mano de Dios obrando en favor nuestro. Brenda ? la joven del relato de hoy, pudo entender que lo que para élla fue imposible, para Dios fue muy sencillo, utilizando algo tan pequeño como la hormiguita, para que fuese Su instrumento en el propósito que quería cumplir en la vida de aquélla joven, que bien pudo ser ayudarla para que aprendiera a depender totalmente de Dios. No importa las circunstancias que te rodean, confía en Dios y él hará.

A Dios sea la gloria!

Pensamiento: 1 Pedro 5:7 Echad toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.

OREMOS: Para que Dios nos ayude en la parte de nuestra incredulidad.

Mis oraciones quedan, junto a las de ustedes,

Nancy García Casillas

Nancy2003@coqui.net

__._,_.___

Si quieres recibir nuestros mensajes, entra aquí y registrate:  Subscribete to [DEVOCIONALES CRISTIANOS] por Email

Para Publicar tus mensajes, envía tus mails a la siguiente dirección:  devocionalescristianos@gmail.com

Cancelar Suscripción:  devocionalescristianos+unsubscribe@googlegroups.com

Para más información de nuestro ministerio: http://www.devocionalescristianos.org

Envía Postales Gratis a tus seres queridos:
http://www.devocionalescristianos.org/postales

Visita nuestros Foros y comparte con nosotros la palabra de Dios y haz nuevos amigos: http://www.devocionalescristianos.org/foro-cristiano/foros/



Enlaces de Devocionales Grupos

__,_._,___

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte