CÓMO ORAR UNA HORA COMPLETA

Cómo orar una hora completa

Como ciudadanos concientes de la necesidad de la intervención de Dios en el rumbo de la nación nos impulsa a una vida de oración a favor de Guatemala. El propósito es, por supuesto, el de librar una batalla espiritual, derribar a los principados y potestades que se han enseñoreado de nuestro país por tanto tiempo, y clamar a Dios que los cielos sean abiertos para que descienda el poder de Dios y tengamos el más grande avivamiento espiritual de todos los tiempos. Este avivamiento dará como resultado que el mundo natural sea afectado y las condiciones de nuestro país cambien. Desde luego, entendemos que todo esto es posible solamente por el amor y la misericordia de Dios, y porque estamos en Su tiempo y en Su voluntad.

Recordemos que nuestras armas no son carnales, sino espirituales y poderosas en Dios. Una de las armas espirituales que Dios le ha dado al creyente es la oración. En este sitio encontrará modelos de oración que hemos elaborado con el propósito de que oremos en una misma dirección, con un mismo propósito; sin embargo, son solamente modelos o sugerencias, el Espíritu Santo es soberano y es a Él a quien debemos escuchar.

El primer paso de esta guía es comenzar por darle gracias a nuestro Padre por el privilegio de entrar en Su presencia a través del único Camino, Jesucristo. Luego, procederemos a santificar el nombre del Señor. A continuación hay un modelo con los nombres compuestos de Jehová, pero puede utilizar los nombres de Dios, de Jesús, del Espíritu Santo. [VER LISTADO NOMBRE DE DIOS]

Le agradecemos por ser nuestro Hacedor, (Jehová-hosenu), nuestro Justificador (Jehová-tsidkenu) y por habernos hecho la justicia de Dios en Cristo Jesús (2 Co. 5:21).

Le agradecemos por ser nuestro Santificador (Jehová-mkaddishkim), quien nos ha librado y limpiado del pecado. Él es quien nos ha hecho una nueva criatura.

Agradecemos a Dios porque Él es nuestra Paz (Jehová-salom) y la paz de nuestro País, además, estamos agradecidos porque Él está presente en medio de nosotros (Jehová-sama). Asimismo, le agradecemos por ser nuestro Proveedor (Jehová-jireh) y nuestro Sanador (Jehová-rafa).

Él es nuestro buen Pastor (Jehová-raah), nuestro Refugio, nuestra bandera y estandarte (Jehová-nissi), el Dios de los ejércitos (Jehová-sabaoth).

El segundo paso es clamar a Dios por la manifestación de Su Reino, lo que trae consigo la manifestación de su buena, perfecta y agradable voluntad en nuestra vida (trabajo, relaciones interpersonales, salud divina, paz, sabiduría, etc.) En este momento aprovechamos para mencionarle a Dios nuestras peticiones personales. Recuerde que no debemos orar el problema sino que debemos orar la solución. ¿La solución al problema? Sí, escudriñe la Palabra para encontrar cuál es la promesa que Dios tiene para la situación que pueda estar enfrentando y confiésela. “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios.” (Ro. 10:17)

En el tercer paso clamamos por la provisión para las necesidades de nuestra familia, iglesia, ciudad, nación. Esto es la intercesión: orar por otro/s que no soy yo mismo. Se aplica el mismo principio del punto anterior: orar en línea con la Palabra a fin de orar una solución según la voluntad de Dios.

El cuarto paso es en el que nos ponemos a cuenta con Dios y nuestro prójimo. No debemos olvidar la importancia de vivir continuamente en perdón para poder disfrutar de la bendición del perdón de Dios (Mr. 11:25).

El quinto paso incluye un hermoso privilegio: vestirnos con la armadura de Dios. También oramos por la protección de Dios (Sal. 5:12) en nuestra vida, la de nuestra familia, nuestras posesiones, etc. (Job. 1:10)

Finalmente, oramos por el tema de oración que se nos indique o en la dirección que el Espíritu Santo nos esté guiando.

De esta manera será fácil interceder y orar durante una hora —o hasta más— a favor de nuestra propia vida, familia, ciudad, iglesia.  Luego de orar consistentemente de esta manera, podrá comprobar que su vida ha sido revolucionada por la intervención de Dios en ella.

I. Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.
A. Imagínese el Calvario y agradézcale a Dios el privilegio de llamar “Padre” por la obra redentora de Jesús.
B. Santifique los nombres de Dios, correspondientes a los beneficios del nuevo pacto:

Beneficio Nombre Significado
Pecado Jehová-tsidkenu
Jehová-mkaddishkim
Jehová mi Justificación
Jehová mi Santificador
Espíritu Jehová-salom
Jehová-sama
Jehová es paz
Jehová está aquí
Sanidad Jehová-rafa Jehová mi Sanador
Provisión Jehová-jireh Jehová mi Proveedor
Seguridad Jehová-nissi
Jehová-raah
Jehová-sabaoth
Jehová mi bandera
Jehová mi pastor
Dios de los Ejércitos

II. Venga tu Reino, hágase tu voluntad
A. En mi vida
B. En mi familia (cónyuge, hijos, padres y otros miembros de la familia)
C. En mi iglesia (pastores, alabadores, líderes, congregación, fidelidad en ellos, crecimiento y madurez)
D. En mi nación (ciudad, municipio, departamento, autoridades de gobierno, jefes, padres, maestros, etc.)

III. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy
A. Por que sean suplidas mis necesidades
B. Por que sean suplidas las necesidades de mi familia
C. Por que sean suplidas las necesidades de mi congregación
D. Por que sean suplidas las necesidades del Cuerpo de Cristo
E. Por que sean suplidas las necesidades de la nación

IV. Perdónanos nuestras deudas (ofensas), como también nosotros perdonamos a nuestros deudores (ofensores)
A. Pido a Dios que me perdone
B. Perdono a los que han pecado contra mí, los dejo libres
C. Escojo y decido perdonar a cualquiera que peque contra mí hoy, decido vivir con una actitud de perdón continuo.

V. No nos metas en tentación, mas líbranos del mal
A. Me visto con la armadura de Dios (Ef. 6:10-20), me visto del Señor Jesús
1. Me coloco la coraza de JUSTICIA
2. Ciño mis lomos con la VERDAD
3. Me calzo con el evangelio de la PAZ
4. Tomo el escudo de la FE
5. Me coloco el yelmo de la SALVACIÓN
6. Tomo en mis manos la espada de la PALABRA DE DIOS
B. Oro que la presencia de Dios sea señal sobre mi vida y la de mi familia y nos proteja

VI. Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos.
A. Alabo a Dios por compartir su Reino, poder y gloria conmigo.
B. Le agradezco a Dios por obrar poderosamente en mí, de forma que otros puedan ver Su presencia en mi vida.
C. Alabo a Dios por la osadía con la que me inviste para ser embajador Suyo ante el mundo.
PARA MIS HERMANOS DE DEVOCIONALES CRISTIANOS
GRISELDA
Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

35 Compartir
Comparte35
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte