Devocional Cristiano – Debemos digerir la Palabra y alimento matutino

Debemos digerir la Palabra y alimento matutino
Debemos digerir la Palabra
~~~~~ Versículos de la Biblia ~~~~~
Juan 15:7  Si permanecéis en Mí, y Mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis, y os será hecho.
Efesios 6:17  Y recibid el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, el cual es la palabra de Dios.
~~~~~ Palabras del ministerio ~~~~~
Muchos cristianos han almacenado mucho de la Palabra [al leer y estudiar], pero han digerido muy poco de ella. Ahora es el tiempo en que deben digerir la Palabra un poco cada día. Necesitamos orar con la Palabra y acerca de la Palabra: frase por frase, cláusula por cláusula y aun palabra por palabra, digiriendo lo que leemos. Si oramos acerca de las palabras que leemos, nos llegará la nutrición espiritual y seremos nutridos y fortalecidos en nuestro espíritu.
¿Qué debemos hacer mientras el Señor obra y actúa en nosotros motivándonos y dándonos vigor interiormente? ¿Debemos mantener nuestra boca cerrada? No, ciertamente nos veremos obligados a decir algo. Sin lugar a dudas expresaremos lo que sentimos interiormente. Esto es la oración espiritual en el espíritu. La oración espiritual manifiesta a Cristo obrando en nuestro interior. Cuando esto acontece, no podemos quedarnos en silencio… Nos convertimos en el portavoz por medio del cual el Señor expresa lo que hay en nuestro interior en ese momento. Así, todo lo que pedimos no es solamente nosotros quienes estamos orando, también Él ora en nuestra oración.
Si permanecemos en el Señor, nos mantenemos siempre en contacto y en comunión con Él, y permitimos que Él, junto con Su palabra viva, obre en nosotros, nos motive y vigorice interiormente; entonces nunca podremos mantener nuestra boca cerrada. Lo que hablemos será una oración verdadera en el espíritu.
Witness Lee
SEMANA 7 ? DÍA 4
Alimento matutino
Ef. 3:17-19 ?A fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la altura y la profundidad, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios.
En la experiencia que tenemos de Cristo, primero experimentamos la anchura de lo que Él es, y luego experimentamos la longitud; esto es horizontal. Cuando avanzamos en Cristo, experimentamos la altura y la profundidad de Sus riquezas; esto es vertical. Primero experimentamos al Cristo que se extiende como la anchura y la longitud; luego le experimentamos como Aquel que se eleva como la altura y que desciende como la profundidad. Como veremos, con el tiempo nuestra experiencia de Cristo debe llegar a ser tridimensional, como un cubo. (Estudio-vida de Efesios, pág. 292)
Lectura para hoy
Después de experimentar la anchura y la longitud de Cristo, comenzamos a experimentar Su altura y luego Su profundidad. No piensen que primero experimentamos la profundidad de Cristo? Antes de llegar a la profundidad, primero debemos llegar a la altura. Las experiencias espirituales de la profundidad de Cristo provienen de las experiencias que tenemos de Su altura. Esto significa que primero crecemos hacia arriba y después somos arraigados.
En la experiencia que tenemos de Cristo debemos avanzar de dos dimensiones a tres, es decir, de un ?cuadrado? a un ?cubo?.Un cubo es sólido. Tanto en el tabernáculo como en el templo, el Lugar Santísimo era un cubo. Las dimensiones de este cubo, tanto en el tabernáculo como en el templo, eran respectivamente de diez codos y veinte codos. La Nueva Jerusalén será un cubo eterno de doce mil estadios en tres dimensiones. La vida de iglesia de hoy también debe ser un ?cubo?. Además, la experiencia que tenemos de Cristo en la iglesia debe ser ?cúbica?, o sea, tridimensional, en la cual muchas líneas se extienden en las tres direcciónes. Cuando experimentamos a Cristo de manera tridimensional, somos sólidos. En nuestra experiencia de Cristo primero somos un ?cuadrado? y luego un ?cubo?. Una vez que llegamos a ser un ?cubo?, ya no podemos caer ni rompernos ? A medida que avancemos horizontal y verticalmente en nuestra experiencia, llegamos a tener un ?cubo? sólido.
La definición más elevada de la iglesia es que ella es la plenitud de Dios. Tal vez a algunas personas les inquiete esta aseveración y se pregunten cómo la podemos substanciar. En Efesios 3:21 Pablo afirma: ?A Él sea gloria en la iglesia y en Cristo Jesúsí. Según el contexto, la iglesia en este versículo es la plenitud de Dios del versículo 19. Cuando en nuestra experiencia somos llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios, la iglesia llega a existir de manera práctica. Es entonces que Pablo declara: ?A Él sea gloria en la iglesia?. Esta gloria es la expresión de Dios. Por lo tanto, en la plenitud de Dios se encuentra la expresión de Dios. Por ende, la plenitud de Dios es la iglesia como expresión de Dios.
En el Nuevo Testamento, la plenitud es lo que se expresa a través de la totalidad de las riquezas. Ésta es la razón por la cual Pablo, en 3:8, menciona las inescrutables riquezas de Cristo, y en 1:23 y 4:13, habla de la plenitud de Cristo. Las riquezas de Cristo son los diversos aspectos de lo que Cristo es, mientras que la plenitud de Cristo es el resultado, el fruto, de nuestro disfrute de esas riquezas. A medida que disfrutamos las riquezas de Cristo, las asimilamos metabólicamente? Para asimilar metabólicamente a Cristo, tenemos que ser fortalecidos en nuestro hombre interior. Además, debemos permitir que Cristo haga Su hogar en nuestros corazones, es decir, que ocupe, posea y sature metabólicamente cada parte de nuestro ser con todo lo que Él es. Entonces seremos arraigados para crecer en vida y cimentados para ser edificados. Además, seremos capacitados para asir a Cristo en Sus dimensiones universales de manera práctica. Juntamente con esto, conoceremos por experiencia el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento. Cuando hayamos experimentado a Cristo a tal grado, seremos llenos de las riquezas de Cristo hasta la medida de toda la plenitud de Dios.Todo esto tiene como fin que la iglesia sea constituida de manera práctica como Cuerpo de Cristo para Su expresión. (Estudio-vida de Efesios, págs. 294-295, 300, 302)
Lectura adicional: Estudio-vida de Efesios, mensajes 33-34
Witness Lee
Derechos reservados a: ?Living Stream Ministry?
¡Jesús es el Señor
Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

1 Compartir
Comparte1
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte