Mujer Cristiana – Creer en Cristo es tener vida

¡Den gracias al Señor! ¡Proclamen su nombre! Cuenten a los pueblos sus acciones. Canten himnos en su honor. Hablen de sus grandes hechos. Siéntanse orgullosos de su santo nombre. Siéntase alegre el corazón de los que buscan al Señor. Recurran al Señor, y a su poder; recurran al Señor en todo tiempo. Él es el Señor, nuestro Dios; él gobierna toda la tierra. Ni aunque pasen mil generaciones se olvidará de las promesas de su alianza [Salmo 105,1 – 4; 7 – 8 ].

La ley nos dice lo que hemos de hacer, pero no nos da vida [Gálatas 3,21] . La vida nos viene de Cristo Jesús. Al creer en Él y ser bautizados en Él, recibimos su Vida y su Espíritu, somos revestidos de Él, y entonces desaparecen de nosotros todas las divisiones provenientes de raza, de condición social o de sexo. Unidos a Cristo todos, la humanidad entera, se hace una en Cristo para presentarse como hijo de Dios en el único Hijo amado del Padre. Unidos a Cristo, nuestro alimento es hacer la voluntad del Padre Dios [Lucas 11,28 ], y la voluntad de Dios es que creamos en Aquel que Él nos ha enviado, pues no nos quiere sólo fieles cumplidores de preceptos, aun cuando estos vengan directamente de Él. Nos quiere unidos a Él mediante el único camino que nos lleva al Padre: Cristo Jesús; buscar otros caminos equivale a despreciar la salvación que Dios nos ofrece en su Hijo, hecho uno de nosotros y constituido en Salvación nuestra.

No sólo hemos de aceptar vivir la Palabra de Dios; la Palabra es el Hijo de Dios que toma posesión de nuestra vida y nos transforma en Él para que su encarnación se prolongue por medio de su iglesia a través de la historia. Hemos de pedir al Señor que nos conceda su gracia para que no volvamos a la esclavitud de la ley; ella ya cumplió su función de conducirnos a Cristo [Gálatas 3,23 – 27 ]. Ahora hemos de vivir no bajo el régimen de la ley, sino bajo el régimen de la gracia; y si cumplimos la ley no es porque por eso vayamos a salvarnos, sino porque se ha convertido en una norma de comportamiento moral que nos auxilia para que permanezcamos fieles al amor a Dios y al amor al prójimo conforme a la voluntad del Señor.

Jesús oró a su Padre Dios pidiendo la unidad de todos los que creemos en Él para hacer creíble su doctrina, sus obras y su persona ante el mundo. Todos nosotros somos hijos de Dios por haber sido incorporados a Cristo Jesús; sin embargo contemplamos muchas divisiones entre nosotros. Dentro del seno de la iglesia se hace cada vez más distante y profunda la brecha entre ricos y pobres. Las ideologías sobre Cristo nos alejan a unos de otros. El Espíritu ha sido encadenado para que muchos sectores trabajen desde un aspecto meramente humanista, temporal, terreno, sin visión de eternidad. Se hace más la voluntad del hombre que la voluntad de Dios.

El Evangelio no es el evangelio del hombre, sino sobre el hombre, es decir lo que de nosotros ha dicho Dios por medio de su Hijo hecho uno de nosotros. El Evangelio sobre el hombre nos hace descubrir el proyecto de Dios sobre nosotros y hacia dónde se dirigen nuestros pasos día a día; es encontrarnos con Cristo y caminar con Él hacia nuestra plena realización con sabor de eternidad, viviendo en el amor fiel a Dios y a nuestro prójimo; no desligados de lo pasajero y terrenal, pero sin privilegiar lo que sólo es un instrumento de servicio para que todos gocen de los mismos beneficios y oportunidades, sabiendo que en el fondo, en este aspecto lo más importante es el amor verdadero que tengamos a nuestro prójimo; amor que nace de la presencia de Dios en el centro de nuestro propio corazón.

Pongamos nuestra confianza sólo en Dios que nos ama, nos perdona y nos salva. A Él sea dado todo honor y toda gloria ahora siempre; transformados así en Cristo, hechos uno con Él [Gálatas 3,28 – 29 ] estaremos dando testimonio con nuestro amor al prójimo de que la Palabra ha llegado a su pleno cumplimiento en nosotros; entonces seremos bienaventurados a los ojos de Dios.

¡¡¡Padre celestial, te doy infinitas gracias por tu plan de salvación. Merecía que me declarases culpable, pero me has perdonado, justificado y purificado. Con fe y gratitud te ruego que me conviertas en recipiente digno de tu gracia maravillosa!!!

Que el Padre Dios te bendiga y te proteja, te mire con agrado y te muestre su bondad. Que el Padre Dios te mire con amor y te conceda la paz.

Protejamos nuestra Biodiversidad y el Medio Ambiente [Génesis 2,15]

Juan Alberto Llaguno Betancourt

Lima – Perú – SurAmérica

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

4 Compartir
Comparte4
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte