BUSCANDO UN AMIGO


      

El amigo dudoso nunca te ha visto llorar;
   el amigo seguro tiene los hombros empapados de tus lágrimas.
El amigo dudoso no sabe cómo se llaman tus padres;
   el amigo seguro tiene sus datos anotados en su libreta de direcciónes.
El amigo dudoso detesta que lo llames muy tarde en la noche;
   el amigo seguro te pregunta por qué te demoraste tanto en llamar.
El amigo dudoso te busca para contarte sus problemas;
   el amigo seguro te busca para ayudarte con los tuyos.
El amigo dudoso, cuando te visita, se porta como un invitado;
   el amigo seguro, en tu hogar, se siente en casa.
El amigo dudoso piensa que la amistad se ha acabado cuando los dos se pelean;
   el amigo seguro sabe que no hay amistad que valga que no resista una buena pelea.
El amigo dudoso espera que lo acompañes en las buenas y en las malas;
   el amigo seguro te acompañará a ti, pase lo que pase.
Estos versos compuestos por un autor desconocido traen a la memoria varios refranes afines. Algunos definen al amigo seguro; otros califican al dudoso. Tal vez el más conocido de los que hacen distinción entre la amistad sincera y la fingida sea el refrán que dice: «Amigo en la adversidad es amigo de verdad.» Los refranes sinónimos: «El buen amigo, en bien y en mal está contigo»; y: «El amigo leal, más que en el bien te acompaña en el mal» nos recuerdan el voto nupcial «para bien o para mal» y, por consiguiente, que se espera que quienes se casan sean siempre muy buenos amigos. Y en la misma tónica Fray Alonso Remón, escritor español del siglo diecisiete, interpretó así uno de los Proverbios de Salomón : «No es mal ajeno el mal de tu amigo.» 1
¡Qué bueno es disfrutar de amigos seguros! Pero ¿qué de los dudososí El siguiente refrán los contempla: «Aunque Cristo para amigos los escogió, uno de los doce lo vendió, otro lo negó y otro no le creyó.» 2 En realidad ¿qué nos enseña ese rememorado caso? Que es posible que algunos amigos nos abandonen y hasta nos traicionen, como Judas Iscariote, pero que también es posible reconciliarnos con ellos después de una caída. Pues a Pedro, que lo negó, y a Tomás, que dudó de Él, Cristo les dijo que «nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos», 3 y en menos de veinticuatro horas la dio por ellos. Y esos dos amigos íntimos suyos se reconciliaron con Él y posteriormente dieron la vida por Él.
Hay otro refrán que dice: «Buscando un amigo mi vida pasé; muriendo estoy de viejo, y no lo encontré.» 4 A todos los que se identifican con esa triste sentencia, les recomendamos que acepten la amistad que nos ofrece Cristo. Así podrán declarar más bien: «¡En Cristo encontré un seguro amigo de por vida!»      
Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

1 Compartir
Comparte1
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte