EL ABORTO

    
 
  EL ABORTO
 
 
Ninguna mujer tiene “derechos” sobre su propio cuerpo hasta el punto de tener libertad para destruir arbitrariamente niños no nacidos. El embrión que se desarrolla en su cuerpo es mucho más que una simple parte de ella. Tiene existencia separada. ¡Es una vida!

Las Escrituras conceden un valor primordial a la vida humana. Es sagrada y de un valor inestimable para Dios, que nos creó “a su imagen” (Génesis 1:26, 27), que sostiene la vida (“En sus manos está el alma de todo viviente y el hàlito de todo el género humano” (Job 12:10) ) y nos redimió (2 Corintios 5:19).

El aborto es malo porque La Biblia dice: “No matarás” (Deuteronomio 5:17). Es malo porque cada feto tiene potencial para convertirse en una persona plenamente desarrollada y responsable ante Dios. David escribió hace miles de años: “Mi embrión vieron tus ojos. Y en el libro estaban escritas todas aquella cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas” (Salmo 139:16).

Estrategia de asesoramiento

Este problema tiene muchas facetas. Dos de las que es muy posible que el consejero tenga que abordar son el de una mujer que está planeando tener un aborto, y el de los sentimientos de culpa de alguien que lo haya tenido ya. Será preciso tratar a esas personas de modos distintos. Los consejeros pueden tener también que tratar a los padres de una joven encinta, el padre de un bebé, el personal medico que deberá efectuar abortos o ayudar en ellos, etc.

La persona que planea tener un aborto:
1. Dele ánimo. Dígale que hizo muy bien al decidirse a compartir su ansiedad, que se siente feliz de poder hablar con ella v que espera poder darle cierta información que le ayudará a tomar su decisión final.

2. A continuación, con tacto, hágale comprender que es muy posible que tenga ya sentimientos profundos muy firmes respecto a las implicaciones morales del aborto, porque, de lo contrario, no hubiera llamado.

Evite emitir juicios sobre su situación. Por ejemplo, si es una joven soltera, su embarazo puede deberse a que buscó el amor, La atención v el afecto que nunca recibió en su hogar. Al mismo tiempo, evite tratar de suavizar Ia gravedad de su conducta, porque se trata de un pecado.

3. Hágale preguntas respecto a sus sentimientos relativos al aborto.
¿Qué fue lo que le impulsó a llamarnos para hablarnos de su problema?

¿Cuáles son sus verdaderos sentimientos respecto al aborto?
¿Hubo algo en el mensaje del doctor Graham que se dirigió a usted en forma especial?, ¿Qué fue?

4. Tanto si Ia persona de que se trate admite que el aborto es malo como si no es así, preséntele los aspectos bíblicos a ese respecto, con amabilidad; pero de manera firme.

5. Pídale que tome en consideración otras alternativas. Si está pensando en tener un aborto debido a! estigma de tener un hijo ilegítimo, complicará su situación todavía más y se sentirá culpable por ello. ¡El quitarle la vida a su hijo no nacido convertirá un mal sueño en una verdadera pesadilla! Recomiéndele que piense en la posibilidad de tener su bebé, pidiéndole a Dios que la experiencia sea para bien. El Señor podrá hacerlo así, si Ia dama se entrega a El y le confIa su problema. “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien” (Romanos 8:28).

Si le preocupa el no ser capaz de cuidar o sostener a su bebé, recomiéndele que piense en ofrecerlo en adopción. Hay muchas parejas que buscan niños que adoptar, y pueden proporcionar amor y un buen hogar. Existen muchas organizaciones a las que puede acudir en busca de ayuda. Recomiéndele que busque los consejos de un pastor evangélico local, que deberá estar en condiciones de iniciar los trámites para asegurar la adopción del bebé.

6. Pregúntele si ha recibido alguna vez a Jesucristo como su Señor y Salvador. Si es apropiado, use las “Etapas para obtener la paz con Dios”, página 11.

7. Aconséjele que comience a leer La Biblia. Para reestructurar su vida según los principios bíblicos, necesita leer y estudiar Ia Palabra de Dios. Ofrézcale enviarle el folleto “Cómo vivir en Cristo” para ayudarle a comenzar.

8. Pregúntele si tiene una iglesia cerca de ella. Deberá tratar de identificarse con una iglesia que enseñe las doctrinas de La Biblia para encontrar compañerismo, ánimo y crecimiento cristiano.

La persona que ha tenido un aborto y tiene sentimientos de culpabilidad

1. Anímela, asegurándole que ha acudido al lugar correcto. Nos preocupamos y deseamos ayudar en todas las formas que podamos. Dios tiene una solución para cada situación humana y esa persona puede confiar en que el Señor actuará para su bien.

2. No recalque demasiado su pecado; sin embargo, no trate tampoco de quitarle importancia. El hecho de que esté dispuesta a hablar de sus sentimientos de culpabilidad es una indicación de que Dios le está hablando.

3. Háblele del perdón de Dios para quienes están dispuestos a arrepentirse y confesarle sus pecados al Señor.

A la mujer sorprendida en adulterio, Jesús le dijo: “Tampoco yo te condeno; vete, y no peques mas” (Juan 8:11).

3. En el caso de que se produzca una confesión, no haga hincapié en el pasado (véase Filipenses 3:13, 14).

5. Pregúntele si ha recibido alguna vez a Jesucristo como su Señor y Salvador personal.

6. Aconséjele que busque la comunión con Dios por medio de la lectura de la Biblia y Ia oración.
El perdón es inmediato; pero el sentimiento de restauración y aceptación se obtendrá en el momento apropiado. Mediante su entrega a esta importante disciplina de oración y lectura de la Biblia, esa persona crecerá en su relación con Dios.

7. Aconséjele que busque o reanude su identificación con una iglesia que enseñe las doctrinas de la Biblia.
Allí podrá recibir los consejos del pastor, escuchar las enseñanzas sobre Ia Palabra de Dios y obtener fortaleza mediante el compañerismo con los cristianos.

8. Ore con ella. Pídale a Dios perdón, entrega y fortaleza para el futuro.

Citas bíblicas
La maravilla de la vida

“He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre” (Salmo 127:3).

“Porque tú formaste mis entrañas; tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré, porque formidables, maravillosas son tus obras. Estoy maravillado y mi alma lo sabe muy bien. No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos, y en el libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas” (Salmo 139:13-16).

El perdón

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel! y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).

“Deje el impío su camino y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar” (Isaías 55:7).

“El es quien perdona todas las iniquidades, el que sana todas tus dolencias; el que rescata del hoyo su vida, el que te corona de favores y misericordias” (Salmo 103:3,4).

Salmo 32:1-5 (Estos versículos los escribió una persona culpable de adulterio y asesinato).

Valor y fortaleza para seguir adelante

“Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán y no se cansarán; caminarán y no se fatigarán” (Isaías 40:31).

“Por qué te abates, oh alma mía, y por qué te abates dentro de mi? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, salvación mía y Dios mío” (Salmo 42:11).

__________________________________________________

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

3 Compartir
Comparte3
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte