¿ES PRÁCTICO EL CRISTIANISMO..?


Sr. Palau:

Soy estudiante universitario y me he preguntado muchas veces qué ofrece el cristianismo para nuestra vida práctica aquí en la tierra. ¿Son el cielo y la vida eterna meramente lo que tiene para ofrecernosí Y si así es, ¿cuál es la seguridad de que lleguemos a ese cielo con vida eterna?

Respuesta:

Le agradezco mucho que me haya escrito, pues su pregunta es muy importante e interesante.

Es una lástima que tantos intelectuales se conformen con vivir un promedio de setenta años aquí en la tierra y después el fin. Desafortunadamente, la ciencia no ha avanzado lo suficiente todavía para comprobar "científicamente" que nosotros somos más, mucho más, que una composición bioquímica maravillosa que llamamos cuerpo. ¿Acaso puede cualquier miembro de mi cuerpo moverse sin mi voluntad? Aún mis pensamientos son estimulados por mi voluntad.

Jesús en San Mateo capítulo 10, nos dice:

"Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquél que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno".

Por otra parte, la Biblia en muchos pasajes nos habla del cielo. En Apocalipsis capítulo 21 leemos:

"Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos, y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor, porque las primeras pasaron".

Y Jesús nos dice en San Juan capítulo 14:

"En la casa de mi padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho. Voy pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde Yo estoy, vosotros también estéis. Yo soy el camino, y la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino por mí".

Al leer estos y muchos otros pasajes de la Palabra de Dios, no me queda la menor duda de que ansío mucho tener esa vida eterna y vivir en el cielo con mi Creador.

Nuestra corta vida aquí en la tierra es, sin embargo, muy importante para llegar a esa vida eterna. Es la antesala de la eternidad, y precisamente el cristianismo nos prepara aquí para obtener ese cielo que nos promete Dios. Como dijo aquel historiador y escritor británico, C. Lewis:

"Ningún hombre está preparado para vivir la vida en la tierra, hasta que esté preparado para entrar al cielo".

En el libro de Gálatas, capítulo 5 dice:

"Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, control de sí mismo; contra tales cosas no hay ley".

Y Jesús nos dice en San Mateo capítulo 6:

"Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas las demás cosas os serán añadidas".

Jesús está diciendo que cuando nos sometemos a Dios, Él promete suplir todas las cosas materiales que necesitamos aquí en la tierra para llevar una vida normal.

Cuando Cristo mora en el corazón, nuestro intelecto, voluntad, emociones y pensamientos se organizan de tal forma, que estamos siempre preparados para confrontar toda situación serenamente y tomar decisiones prudentes. La razón es que Cristo comparte con nosotros su amor, sabiduría y poder. El verdadero cristiano está bajo el control de Cristo, y por lo tanto, puede atender con confianza a los múltiples compromisos que se le presentan diariamente, cualquiera sea su profesión u oficio.

Luis Palau

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte