Estudios Biblicos – LEVANTATE Y COME


Sí, todos lo sabemos, para crecer físicamente, para recuperar y renovar las fuerzas es necesario alimentarnos cada día.
Una persona que no puede alimentarse normalmente se debilita. El alimento es, pues, una necesidad. El Señor lo sabe muy bien. Fue él quien, después de haber resucitado a la hija de Jairo, dijo que le dieran de comer (Marcos 5:43). Fue él mismo quien, viendo a su siervo Elías acostado debajo de un enebro, dos veces le envió alimentos reconstituyentes: “Levántate y come, porque largo camino te resta” (1 Reyes 19:7).
Él mismo también, movido a compasión, alimentó a las multitudes, así como había alimentado a Israel en el desierto. De esta manera demostró que él es verdaderamente el que sacia de pan a los pobres (Salmo 132:15). Y en la mañana de aquel gran día, cuando sus discípulos estaban cansados y no tenían nada para comer, él, todavía él, los invitó diciendo: “Venid, comed” (Juan 21:12). ¡Su corazón no cambia!
Lo que es cierto para nuestro cuerpo mortal, también es verdad para nuestra alma inmortal. “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4): alimento diario, indispensable para la vida espiritual.
Repitámoslo: alimentarnos, nutrir nuestra alma, es una necesidad. ¿Por qué ese creyente vive tan feliz, por qué su alma prospera (3 Juan 2) y sus progresos son evidentes para todosí (1 Timoteo 4:15). ¡Oh, si usted supiera cómo andar con Dios: «Y caminó Enoc con Dios… trescientos años» (Génesis 5:22), descansar en sus “delicados pastos” (Salmo 23:2), ser llevado a las “aguas de reposo”, estar saciado como de “meollo y de grosura”! (Salmo 63:5). ¿Por qué este otro permanece como un enano espiritual, si no es que su estado se degenere más cada día? Un poco de leche lo satisface, como a los niños recién nacidos (Hebreos 5:12).
Estamos tan ocupados, tan saturados con nuestros quehaceres y tenemos el tiempo sumamente medido, que no hay lugar para alimentar nuestra alma con la Palabra de Dios. Tampoco hemos ententido lo que otros experimentaron: “Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón” (Jeremías 15:16).
Además, cuando tenemos un tiempo libre, generalmente buscamos buenas distracciones. Y si algunas son útiles en su lugar, la Palabra de Dios nos exhorta, no obstante, a la moderación. Cada uno conoce sus diversiones preferidas; éstas van desde las más elevadas como el arte y la ciencia, hasta las más bajas, tales como las malas lecturas, las malas compañías, pasando por todos los peldaños: deportes, cultura física, diversas lecturas, colecciones, arreglo personal, etc. Sin hablar del fango de corrupción donde tan fácilmente podríamos volver a caer si no prestamos mayor atención “a las cosas que hemos oído” (Hebreos 2:1). Aún hoy debemos cuidarnos de la “comida del rey” y del vino que él bebía (Daniel 1:5). “Fornicación, vino y mosto quitan el juicio” (Oseas 4:11). De manera que en el desierto espiritual en el cual estamos, si recibimos de este mundo los alimentos, nos debilitaremos. Ellos no nutren el alma, sino que, como venenos o somníferos, nos quitan todo el apetito por los alimentos celestiales o divinos y nos apartan inexorablemente del objetivo hacia el cual el Dios de gloria nos llama.
Si Dios en otros tiempos llamó a los suyos y los guió hacia la meta, hoy actúa del mismo modo con nosotros y quiere ocuparse de nuestras necesidades durante el camino. Por ello cada día nos da el maná celestial, el alimento de Dios, el verdadero pan del cielo, el fruto de la tierra, las espigas tostadas (Josué 5:11); en otras palabras, nos da un Cristo que estuvo muerto y que ahora vive glorificado en los cielos. Nosotros a lo menos debemos “abrir la boca” (Ezequiel 3:2) para que él la llene, debemos tener apetito. “De mañana oirás mi voz” (Salmo 5:3) y recogeré lo que pueda comer (Éxodo 16:21).
Se trata de la necesidad alimenticia de todos los días, pero también de la fuerza y el ánimo para la senda a recorrer ese día. Tal vez haya suplementos, como postres: una lectura edificante, porque algunos autores cristianos nos dejaron provisiones sabrosas y nutritivas; un encuentro precioso en el cual cada uno por la fe que hay en el otro puede ser consolado y animado (Romanos 1:12); una reunión para estudiar la Palabra, donde el Espíritu Santo obrará para el bien de nuestras almas.
Pero primeramente debemos buscar ese momento de intimidad en el cual, a los pies de Jesús, a solas con él, su Palabra viene a regocijar y nutrir nuestra alma. María de Betania conocía esos momentos en los cuales escuchaba la palabra de su divino huésped. Así fue consolada en la hora de la prueba e instruida para sacrificar la alabanza poco antes de la cruz (Juan 12:3), adelantando la alabanza eterna para la gloria del Cordero inmolado.
De esta manera el creyente, hecho sabio para la salvación, también limpiará su camino (Salmo 119:9); su rostro se iluminará (v. 130), su corazón estará en paz, avanzará sin tropiezo (v. 165) en la luz resplandeciente que va creciendo hasta que el pleno día se establezca. Entonces, haciéndolo sentar a la mesa, el mismo Señor le servirá (Lucas 12:37).
“¡Oh, cuánto amo yo tu ley!
Todo el día es ella mi meditación.
¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras!
Más que la miel en mi boca.”
Salmo 119:97 y 103

__._,_.___

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

1 Compartir
Comparte1
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte