Reflexiones Cristianas – Luz en su calle


La Luz en su Calle
por Chuck Swindoll
Si alguna vez usted ha conducido por la Interestatal 10 en el suroeste de los Estados Unidos sabe que es una autopista muy larga y derecha, y si viaja por la noche, negra como el carbón. Una noche sin luna en cierta ocasión conduje en esa oscuridad absoluta. A la distancia vi algunas luces. Qué alivio dejar ese desierto negro y disfrutar de las luces de Las Cruces, Nuevo México. Esa escena me recuerda cómo Jesús nos describe a usted y a mí:
Vosotros sois la luz del mundo. Una ciudad situada sobre un monte no se puede ocultar; . . . Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos (Mateo 5:14, 16).
Note que Jesús no dice: “Ustedes pueden o deben ser la luz.” Dice: “¡Ustedes son!” Si usted camina sólo en la luz, puede olvidarse de lo oscuro que es el mundo. ¿Recuerda la última vez cuando usted enfrentó algún conflicto que lo hizo caer de rodillasí La mayoría de personas nunca cae de rodillas. No saben que hay ayuda allí. Luchan en la oscuridad.
¿Es la suya la única luz en su barrio? ¡Déle gracias a Dios por estar allí! Para muchas personas usted es Las Cruces, Nuevo México en una noche oscura como el carbón.
Usted es la ciudad asentada sobre una colina, cuya luz no puede esconderse. ¿Cómo? Jesús dijo que ellos “verían nuestras buenas obras.” ¿Cuáles son las buenas obrasí Son las manifestaciones visibles de la vida de Cristo siendo vivida en la práctica por el creyente. Notarán su cortesía, detectarán su sonrisa, oirán que usted pide disculpas cuando comete errores, y recordarán que usted es el que se detuvo para darles una mano. Sus hijos querrán estar en su casa por la manera en que usted trata a los propios. ¿Por qué? Porque usted es la luz.
¿Me permite darle un par de sugerencias sobre cómo dejar que su luz brille en su barrio?
No exagere. No converse con sus vecinos sólo cuando su agenda es hablarles del evangelio. No se gana a los vecinos acorralándolos y obligándolos a oír de Cristo. Se los gana porque se sienten atraídos a su luz. Con más frecuencia de lo que se piensa, la gente “es atraída a la justicia.”
No se cohíba. Cuando sus vecinos le piden un oído, présteselo. Escuche con paciencia. Antes de mucho le dirán: “¿Por qué es usted así?” Con toda alegría puede contestar: “Me alegro de que lo pregunte. Permítame contarle lo que cambió mi vida.”
No se preocupe por los pocos que se resistirán. Recuerde que algunos incluso se alejaron del mismo Maestro. La gente que es luz son compañeros de la gracia. Ayudan al mundo a hallar dirección, sabor, belleza, perdón, compasión y eternidad.
Hay una luz que brilla en su vecindario y sale de su casa. Abra la puerta y déjela brillar, déjela brillar, ¡déjela brillar!
Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte