Devocionales Cristianos – Tibio


¿ Tibio?

 

En las sagradas escrituras hay una consigna muy severa que revela Jesús al apóstol Juan en Patmos que dice…

“Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente!. Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”. Apocalipsis 3:14-16.

Hoy quiero animarte a que revisemos nuestra vida en función a la frase…

“… Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente!. Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”.

Pues pese a que alguien pueda decir que esta frase no está dirigida a él, la realidad de las cosas es que el Señor mismo, conoce perfectamente nuestras obras y sabemos que éstas van a ser pasadas por fuego.

La escritura dice que hemos sido preparados para toda buena obra, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas (Efesios 2:10).

¿Cuál es tu actitud como cristiano?

¿Crees pasar la prueba en estos momentosí

Es importante de vez en cuando reflexionar en cómo se está desarrollando nuestra vida cristiana, ya que muchas veces pese a ser hijos de Dios actuamos como si no lo fuéramos, en ocasiones somos cristianos tibios, dejamos de confiar en las promesas de Dios, los afanes, tentaciones, temores y presiones del mundo nos ahogan de forma tal que por momentos llegamos a creer que Dios es un ser místico o algo que nos hace sentir bien creado por nosotros mismos, pueden más nuestras fantasías mentales que la verdadera fuerza de la palabra de Dios o bien buscamos respuesta a nuestras dudas en otras fuentes “espirituales” muy distantes a la Biblia.

¡Cristianos tibios!

Debe ser muy triste escuchar de Dios la sentencia…

“… por cuanto eres tibio… te vomitaré de mi boca”.

Ahora bien, si somos sinceros, muchos nos daremos cuenta que no siempre actuamos como hijos de Dios.

¿Y que podemos hacer?

Recuerdo cuando recién recibí a Cristo hace casi 16 años, se manifestaron ciertos cambios en mi forma de ser que yo no comprendía, entre otras puedo decir que me hice más paciente y tolerante.

 

Sin embargo…

 

No sabía que estaba sucediendo hasta que se lo comenté a un hermano quien me dijo.

– El Espíritu Santo está fructificando en ti.

¡Efectivamente esa era la causa!

No hubo ninguna otra explicación lógica, así que a través de mi propia experiencia y de la de otros hermanos he podido notar que los cristianos, no siempre permitimos que brote en nosotros el fruto del Espíritu Santo que se manifiesta en amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza (Gálatas 5:22, 23).

La escritura dice…

“Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu”. Gálatas 5:24, 25.

¿Qué significa esto?

Dios no pide que hagamos ningún esfuerzo, él nos ha provisto de su Santo Espíritu para que haga la obra en nuestra vida, seguimos siendo libres, pero dejemos actuar al Espíritu Santo, si es que en verdad somos de Dios.

Te invito a hacer un ejercicio espiritual muy simple, consistente en orar al despertar y pedirle a Dios que actúe en tu vida durante ese día y repetir así la misma operación diariamente, de forma tal que Dios mismo nos ayude a dar libertad a su Espíritu para no ser mas tibios, sino los cristianos que el mundo necesita para la gloria de Dios.

Amén.

Dios Te Bendiga.




Devocionales Cristianos www.devocionalescristianos.org

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

3 comentarios

  1. Solo Dios puede cambiar tu ser y el mio, la vida cristiana no cuesta, todo depende de cuanta libertad le demos al Espirtu Santo. Dios quiere hacernos libres para su honra y gloria. Mi vida es de Cristo. Que Dios te bendiga

  2. cuanta verdad, es cuestion de ser sinceros y querer cambiar y permanecer en ese cambio, volviendo hacer las primeras obras, gracias por el tema es de mucha edificacion. Bendiciones

  3. mmm..que mas podría decir…Gracias a Dios por las palabras que puso en tí.es un tema trascendetal en un cristiano dejar la tibieza.me sirvio.fue preciso.lo justo y necesario;)

    Dios te Bndice
    😀

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

8 Compartir
Comparte7
WhatsApp
Tweet
+11
Pin
Comparte