Estudios Biblicos – Doce llaves aprobadas

Estudios Bíblicos – Doce Llaves Aprobadas

Vamos a ver: ¿Cuántos han orado, quizás en este día, en esta misma mañana, diciendo algo así como: “¡Señor! ¡Úsame!”? Es normal, es lícito y está de acuerdo con lo que por reglas generales, se nos ha enseñado.

¿Y como ha sido esa enseñanza? Ejemplo: si usted desea que Dios lo use, tiene que estar limpio, tiene que ser humilde, tiene que haber sido quebrantado, tiene que vivir en santidad, tiene que orar. Así, Dios va a poder usarle.

Después de esto, comprobar la realidad. De pronto, esa realidad se cumple. Y aquí la pregunta surge por sí misma: ¿Qué puede llegar a sentir usted cuando comprueba, con sus propios ojos, que Dios le ha usado? Primero, cuando aterriza de la caminata por los techos, una enorme felicidad. A eso usted le va a llamar BENDICIÓN. Segundo: una gran certeza y seguridad que no va a vacilar en hacerla pública a modo de testimonio porque está total y absolutamente convencido que es así: Si Dios me usa, eso es señal que estoy bien ante sus ojos.

Lamento tener que reventarle ese globo. Lo he dicho en muchas ocasiones porque Dios lo puso en mi mente para que fuera dicho. Diferentes mensajes de distintos siervos lo han confirmado una y cien veces. Escuche bien: la Biblia, en su contexto global y no en pasajes sueltos, dice claramente y a quien escudriñe apenas un poco, algo que no siempre hemos visto con claridad: Ser usado por Dios, no significa ser aprobado por Dios.

Hay una serie de personajes bíblicos que corroboran esto, pero de todos, voy a elegir a tres para no cansarlo. Balaam, Jonás y Judas.

Balaam: Tenía un enorme prestigio. El rey Barac le ofreció el oro y el moro para que viniera con él y maldijera al pueblo de Israel. Balaam consultó a Dios y Dios le dijo que no fuera. Barac volvió a la carga con más oro y con más regalos. Balaam fue débil. Pidió un tiempo para consultar otra vez a Dios. ¡Ya lo había consultado! ¡Y ya había recibido su respuesta!

Volvió a preguntarle otra vez lo mismo y Dios se enojó. Y le respondió: “Está bien; ¿Quieres ir? Pues anda, pero no vas a decir ninguna otra cosa que lo que yo te mande. Al resto de la historia usted la conoce y también saber como terminó. La historia y Balaam. Sin embargo, Dios lo usó para bendecir al pueblo que tenía que maldecir. Conclusión: fue usado, pero no aprobado.

Jonás: También conoce usted esta historia, seguramente. Y sabe también hasta donde tuvo que llevar Dios a Jonás para lograr que reconociera sus errores y su desobediencia. Sin embargo, y antes que eso sucediera, la predicación de Jonás convirtió a una ciudad entera. ¡Qué haríamos con semejante evangelista, hoy! Usado por Dios, pero no aprobado por Dios.

Judas Iscariote: El traidor. El que entregó a Jesús. ¿Qué le parece, fue aprobado por Diosí Sin embargo, cuando Jesús les da autoridad a sus discípulos para predicar el evangelio del reino, para sanar enfermos, limpiar leprosos, echar fuera demonios y resucitar muertos, dice la Biblia que esa autoridad se las dio A LOS DOCE. Obviamente, Judas estaba entre esos doce. Y de las señales y maravillas que hicieron ellos en su nombre, a Judas le tocó una parte. Usado por Dios. No aprobado por Dios.

Me parece estar viéndole el rostro a usted. No está demasiado convencido, ¿No es así? Debemos que hable la Palabra, entonces, así recibe de Dios lo que viene de Dios, sin intermediarios.

(Mateo 7: 21)= No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

(22) Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿No profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagrosí

(23) Y entonces les declarará: nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

Me parece estar escuchándolo ahora. “Perdóneme hermano… pero a mí me enseñaron que Jesús, aquí, hablaba con los hechiceros y curanderos que también hacen algunas de estas cosas…” ¿Ah, si, eh? ¿Y que hacemos, entonces, con esa palabra que dice que nadie podrá llamar Señor a Jesús si no tiene al Espíritu Santo?

Aquí Jesús habla con gente que indudablemente fue usada por Dios, pero no aprobada. Esto es bien evidente y sumamente contundente. Ya lo sé. Usted tiene dos preguntas que ya cosquillean su epidermis de inquietud. Número Uno: ¿Por qué razón Dios usaría a gente que luego no aprobará? Número Dos: ¿Qué debo hacer para resultar aprobado?

 A la primera, se la voy a responder más adelante. A la segunda, voy a empezar a respondérsela ahora, con doce llaves que abren las diferentes puertas de la aprobación de Dios. Vuelva a leer con toda atención el texto que vimos. Mire el verso 21. ¿Qué enseñanza le deja para estar agradable a Diosí Exacto. Primera llave, entonces, HACER LA VOLUNTAD DE DIOS.

Uno que conocía perfectamente este principio de privilegiar la aprobación de Dios por sobre el uso que Él pueda disponer de nosotros, era Pablo. Mire lo que dice:

(1 Corintios 9: 26-27)= Así que, yo de esta manera corro, (Note que la vida en el evangelio, para Pablo, era una carrera. Tenía una meta, un vencedor y, naturalmente, un premio.) no como a la ventura, (Atención: no dice Aventura; dice Ventura. Es decir que: ¿A lo que salga?, ¿Caiga como caiga? No. Esta carrera tiene que tener un plan, una estrategia, una táctica) de esta manera peleo, (Ahora le dice que el evangelio también es una pelea.) …no como quien golpea el aire, (Si usted está en una pelea es porque tiene un rival, un adversario, ¿No es así? No se trata de andar por la vida arrojando golpes para ver si por alguna casualidad le acierta a algún demonio. Se trata de identificar a su rival, definirlo, ponerlo en la mira y, entonces sí, pegar fuerte y a tumbar. Como para que no vuelva a levantarse.) …sino que golpeo mi cuerpo, (Me esfuerzo, me exijo, me arriesgo) …y lo pongo en servidumbre, (Obedezco) …no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.

Pero Pablo no sólo conocía el principio de la aprobación, sino que también tenía muy claro con respecto a de quien tenía que tener esa aprobación, mire:

(1 Corintios 4: 3-4)= Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano; y ni aún yo me juzgo a mí mismo. (Esto, pasado en limpio, es: no importan lo que digan tus hermanos, ni el concilio, ni las asociaciones, consejos o convenciones. Mucho menos lo que usted mismo pueda opinar con respecto a usted mismo.) …porque aunque de nada tengo mala conciencia, (Por razones de conciencia no tengo nada que reprocharme, pero…) …no por eso soy justificado; (La conciencia no puede justificar ni aprobar) …pero el que me juzga es el Señor.

Segunda llave: NO BUSCAR LA APROBACIÓN DE LOS HOMBRES. Esto no significa que usted mire a los hombres por encima del hombro y diga: bah; lo que ustedes piensen, me tiene sin cuidado. Lo que sí significa es que de ninguna manera puede poner la aprobación de los hombres por encima de la aprobación de Dios que surge de lo que su palabra dice. Mire el pasaje que confirma lo dicho:

(1 Tesalonicenses 2: 3-4)= Porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño; sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio, así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios que prueba nuestros corazones.

Ahora vuelva al capítulo 7 del evangelio de Mateo. Aquí hay otra llave que usted tiene que tener muy en cuenta si no quiere frustrarse en su intento.

(Mateo 7: 26)= Pero cualquiera que me oye estas palabras, y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena.

Usted seguramente recuerda muy bien aquella enseñanza de los cimientos. Usted debe edificar su casa sobre la roca, que es Cristo. Edificarla sobre la arena, que son pequeñas partículas de roca mezclada con otras cosas, es andar según el Señor un domingo y según la carne el resto de la semana.

 Ni hablar de edificar sobre la tierra, que como podrá darse cuenta, no se trata de la tierra que usted conoce, (Porque en esta zona del mundo a los cimientos los hacemos, precisamente, sobre tierra), sino el símbolo de la carnalidad. ¿Cómo hacer, entonces, para edificar sobre la roca? Aquí está la tercera llave: SER HACEDOR DE LA PALABRA DE DIOS. No sólo oidor y creedor; hacedor. Rema, ¿Recuerda? Logos no alcanza en este nivel.

Todos sabemos que el sistema humanista por el cual se mueve el mundo en todas sus estructuras, se fundamenta en efectos publicitarios, a la promoción, de la cual – obviamente -, no está exenta la autopromoción. Es tanta la costumbre de interpretar que la publicidad es una mecánica necesaria y adecuada para hacer conocer algo, que esta técnica ha prendido dentro de la iglesia.

Es normal ver como, del mismo modo y con el mismo método que si fueran empresas con un producto para vender, algunos ministerios hacen de la promoción una materia indispensable para su difusión, crecimiento y prestigio.

Eso los lleva, – esta es una verdad a voces -, a tener una tremenda popularidad y aceptación dentro del pueblo de Dios, y por lógica consecuencia, a ser usados tremendamente, ya sea en la evangelización como en otras cosas, tales como sanidades, liberación, etc. Ahora bien: al margen de todo lo expuesto: ¿Estarán aprobados por Diosí Veamos:

(2 Corintios 10: 15)= No nos gloriamos desmedidamente en trabajos ajenos, sino que esperamos que conforme crezca vuestra fe seremos muy engrandecidos entre vosotros, conforme a nuestra regla; (Le está diciendo que no pretenden aprovechar los éxitos anteriores de otros, para promocionar su propio trabajo.) …y            que anunciáremos el evangelio en los lugares más allá de vosotros, sin entrar en la obra de otro, para gloriarnos en lo que ya estaba preparado.

(Verso 17)= Mas el que se gloría, gloríese en el Señor. (No parecería ser este el espíritu que guía las promociones ministeriales) …porque no es aprobado el que se alaba a sí mismo, sino a quien Dios alaba. (Si esto no hace trizas el cincuenta por ciento de las mecánicas que desarrollan ministerios que tienen medios de comunicación propios, no sé lo que le digo.) Cuarta llave: JAMÁS DEBE AUTO PROMOCIONARSE.

Hay otro texto, en esta misma carta y un poco más adelante, que no sólo corrobora esta llave de aprobación divina, sino que incluso va más allá; le da a entender que si en un momento dado tuvieras que quedar aparentemente como no aprobado, (Es decir, reprobado), si con eso logra usted que otros abran sus ojos, hágalo.

Cuidado que no es fácil, eh? Porque usted no está aquí para fabricarse un prestigio o status personal, sino para madurar al pueblo, para ayudarlo a vencer y parea extender el Reino, le cueste el precio que le cueste, como el costó el suyo a los antiguos profetas: agredidos, vituperados, ofendidos, agraviados, calumniados y atacados simplemente por ser mensajeros sin miedos de la auténtica voluntad de Dios para este tiempo.

(2 Corintios 13: 5)= Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobadosí

La paja en el ojo ajeno, la viga en el propio. ¿Hasta donde el hijo de Dios se examina a fondo, a sí mismo, y puede eludir la tentación de experimentar cierta omnipotencia que solamente le cabe a Diosí

 Nunca se olvide que aquel ángel hermoso llamado Luzbel (Lucero), comenzó a caer el día que se sintió, primero, en el mismo nivel que Dios; y luego por encima de Él. Jesucristo mora en usted mi querida hermana, hermano; salvo que usted no esté aprobado. Más allá de que usted pudiera estar siendo usado o no.

(6) Mas espero que conoceréis que nosotros no estamos reprobados.

(7) Y oramos a Dios que ninguna cosa mala hagáis; (Oiga: ¿Usted es de los que oran para que aquella hermana o aquel hermano que no le simpatiza del todo, no haga nada malo? ¿De verdad que ora así?) …no para que nosotros aparezcamos aprobados, (Es decir: no podemos interceder por los que no andan por donde deben para hacer méritos personales) sino para que vosotros hagáis lo bueno, aunque nosotros seamos como reprobados.

Muy claro: si en algún momento usted lee en esta página alguna palabra (No opinión personal ni interpretación particular: palabra) que le exhorta, que le confronta, que le incomoda, que le fastidia y hasta que le enfurece, no me interesa en lo más mínimo que me envíe uno o mil mails para decirme cosas que me colocarían en la posición de un reprobado.

Si lo que he dicho es palabra del Señor sin ninguna interferencia carnal de mi parte, tengo la certeza de estar bajo la aprobación de Dios. Porque Dios jamás se desdice de lo que ha dicho. Ante usted, en verdad, mucho no me preocupa quedar aprobado o no aprobado. Dios sabe todo. Tanto lo mío como lo suyo. Y esa es nuestra mutua tranquilidad. ¿Lo está entendiendo? Quinta llave: SER VALIENTE EN CRISTO.

Ahora bien: dice Pablo a los Gálatas que una de las obras de la carne que no permite entrar al Reino, es el disenso. Esto resulta muy curioso porque la democracia, un sistema gubernamental que nos permite en mayor o menor medida participar a todos, se fundamenta precisamente en el disenso.

Claro que aquí habrá que hacer una distinción que es clave. En la naturaleza humana, el disenso, la discusión y las distintas opiniones, son inevitables. Y a eso, obviamente, no es ajena la iglesia. Este diácono quisiera que las paredes del templo se pinten de color gris, porque es símbolo de la seriedad, de la sobriedad.

 Aquel otro, desea que estén blancas, porque es símbolo de la pureza y porque además produce mayor luz. Y un tercero, las dejaría de ladrillo visto, incluso sin revocarlas, porque es un modo de darle un aspecto al templo más acorde con la gente más joven.

Disentir en esto, ponerlo en debate y, llegado el momento por la vía que sea, decidir lo mejor, no presentaría nada pecaminoso ni transgresor. Ahora: con las cosas de Dios, el asunto cambia totalmente. Si este diácono quiere que se hable de guerra espiritual, aquel que no se hable y un tercero sufre un infarto si alguien menciona al diablo, algo no va a funcionar.

Del disenso espiritual o teológico, han nacido no menos de quinientas denominaciones que, dejando la numerología de lado, todavía no han cumplido ninguna de ellas la Gran Comisión para que el señor pueda volver. Y es mucho más curioso, que esta diversidad, (Modo elegante de llamarlo), sea todavía motivo de orgullo para muchos.

Yo creo que no se sentirían así si, tomando como base las propias Escrituras, señaláramos que eso es haber partido en quinientos trozos débiles a la única y poderosa iglesia del Señor. Mire lo que dice Pablo.

(1 Corintios 11: 18)= Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo. (Quiero recordarle aquí el significado de la palabra DIVISIÓN. Estamos hablando de DI-VISIÓN. Y vemos que “DI”, es un prefijo que significa “doble”. Luego la palabra VISIÓN. Es decir que, DIVISIÓN es, en este caso, sencillamente dos visiones. Dos visiones distintas, lógicamente, de una misma cosa.

El error ha sido, y todavía lo sigue siendo, pretender que esas dos visiones convivan. Por mejor voluntad y predisposición humanas que se ponga, alguien va a estar orando en contra de lo que está orando el otro en un mismo momento.

Entienda que, pese a ese hermoso misterio que llamamos Trinidad, sigue habiendo un solo Dios, un solo Hijo y un solo Espíritu Santo. Y su visión sigue siendo una y la misma. Si dos hombres están divididos, esto es: que tienen dos visiones, solamente caben dos alternativas probables: uno está acertado y el otro equivocado o, lo que es más probable, los dos están en error.

El problema radica en que somos tan egocéntricos todavía, que suponemos siempre que la nuestra, es la única verdad. Y lo más dramático es que todavía no me puedo excluir del todo. Sería una especie de pequeña figurilla fantochesca si lo hiciera.)

(19) Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que están aprobados.

Algo es notorio: el Espíritu Santo pudo caer con toda su potencia e intensidad, en grupos que estaban todos juntos y unánimes. Unanimidad, usted lo sabe, habla de un mismo sentir, de una sola visión. Hay grupos, hoy, que están disciplinadamente todos juntos, pero no hay manifestación del poder de Dios. ¿Causa? No están unánimes. Es hora de blanquear eso.

(1 Pedro 2: 20)= Pues, ¿Qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáisí Mas si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios.

(21) Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas.

Cuidado: esto no lo habilita a usted a ser un masoquista que anda flagelándose para ganar la aprobación de Dios. Esto le dice que, cuando venga la prueba, sepa resistirla con entereza, valor y firmeza, fundamentos que Jesús dejó en evidencia cuando le tocó hacerlo a Él. Sexta llave: TENER CAPACIDAD DE RESISTIR POR LA FE.

Ahora bien; la pregunta que surge, entonces, es: ¿Por qué usa Dios a gente a la cual todavía no aprueba? Primero, porque es SOBERANO. Segundo, porque los dones son otorgados por gracia de Él, no por méritos suyos.

Tercero: para que nadie se gloríe de ningún éxito. Cuarto: para que nadie vaya detrás del instrumento, el hombre, sino del que maneja esos instrumentos. Y, finalmente, para que temblemos con temor santo hasta el fin.

(2 Timoteo 2: 15)= Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, (Quiero recordarle que diligencia, es exactamente lo opuesto a negligencia, palabra que se suele usar cuando lo quieren despedir de algún trabajo.

Todo lo que se hace para Dios, debe tener excelencia, no hacerlo “de taquito” y como al “que me importa”) …como obrero que no tiene de que avergonzarse, (Aquí está quizás la llave más importante para ser aprobado: ¿Habrá algo en su vida íntima y personal que, si fuera conocido por su iglesia, le produciría a usted enorme vergüenza? Esa es la Séptima llave: NO TENER DE QUE AVERGONZARSE.

…Que usa bien la palabra de verdad, (Es increíble la cantidad de gente que, aún con la mejor intención, por allí, usa textos bíblicos para avalar comportamientos que, – y lo saben muy bien, a veces -, no son aprobados por Dios. Aquí hay una Octava llave: SER FIEL A LA PUREZA DE LA PALABRA.

(16) Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad. (No predique nunca sus sabias opiniones, por mejore y más brillantes que les parezcan. Predique la palabra, coincida o no con la idea del evangelio que puedan tener quienes la oyen. Dios lo tiene que aprobar, los hombres no siempre. Salvo que estén en un mismo sentir. Unánimes.)

(17) Y su palabra carcomerá como gangrena, (No es casual ni antojada la comparación. ¿Qué es lo que produce la gangrena? Descomposición y muerte, (Necrosis), de los tejidos. ¿Lo quiere más claro todavía? De la carne.) …los cuales son Himeneo y Fileto (Dice en 1 Timoteo 1:20 que estos eran blasfemos) …que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos.

(Hay hoy algunos que andan enseñando que Jehová no es el mismo Dios padre de Jesucristo. Es decir: que hay más de un Dios. Andan otros asegurando que ante la ausencia de milagros por parte de Dios, la ciencia médica en todas sus especialidades, es la encargada de reemplazarlo.

Andan otros adoctrinando que los milagros, son como las ruedecillas de las bicicletas para los niños; que sirvieron cuando la iglesia no podía caminar sola, pero que ahora ya no se justifican. ¿Tengo que entender que estos piensan de verdad, que la iglesia está caminando sola, bien, en estabilidad y con corrección? ¿De qué iglesia estarán hablando? Ecuación: Unción del Espíritu Santo o unción de Freíd. Usted elige.)

(19) Pero el fundamento de Dios está firme, (Dios no cambia. El evangelio no cambia. La unción no cambia. La palabra no cambia. Todo está en su lugar.) teniendo este sello: (Acá viene la llave principal) conoce el Señor a los que son suyos, (Y también a los que no lo son, mantenga la calma, tranquilícese.) Novena llave: DIOS CONOCE A LOS SUYOS. …y apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo. (¿Puede andar en iniquidad alguien que invoca el nombre de Cristo? Puede. Eso es evidente. Experiencias hay.)

(20) Pero en una casa grande, (La iglesia es una casa grande) no solamente hay utensilios de oro y de plata, (Que vendrían a ser los aprobados) sino también de madera y de barro, (Los que pueden ser usados circunstancialmente, pero que no están aprobados) y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles. (A esto se le debe prestar suma atención porque por cierto simplismo, en muchos casos lo hemos ignorado).

(21) Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra. (¿Quiere estar aprobado delante de Diosí Límpiese de lo que podría estar contaminando su vida.) Décima llave: NO CONTAMINARSE.

(22) Huye también de las pasiones juveniles, (¿Sabe usted lo que son las pasiones juvenilesí Todo lo que su carne, sea usted hombre o mujer, pueda demandarle con aparente urgencia y que, dentro de la iglesia, suele encontrar prolífico caldo de cultivo. Un setenta por ciento de las caídas, son producidas por debilidades sexuales no detenidas ni controladas a tiempo.) Undécima llave: PERSÉRVESE DE SUS DEBILIDADES. …y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.

(23) Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas. (Dios no quiere hombres y mujeres que con sonrisas de bondad y de promoción de pastas dentífricas, asesinan a creyentes nuevos con un legalismo ocurrente y muy doméstico, que suele recomendar: no te pintes, no te pongas, no te muestres, ese color, no, ese color, sí, ese cabello, no, ese corte, sí, etc. Última llave: NO SER LEGALISTAS.  No se olvide que si decide vivir bajo la ley, en una era de la gracia, ha elegido ni más ni menos, que vivir bajo maldición. Después no venga con quejas y lamentos…

(24) Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso. (Dios no aprueba a los que andan peleados y peleándose con todo el mundo) sino amable para con todos (Dice que amables con todos, no meloso o gelatinoso con la gente importante, y una esfinge egipcia con los más humildes y anónimos) apto para enseñar, sufrido, que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizás Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.

¿Quiere que repasemos estas doce llaves, y vea usted si no se ha dejado olvidada alguna debajo de la alfombra, detrás de algún cuadro, en alguna planta de su jardín o en otro de esos sitios donde suelen esconderse las llavesí

1)=  Hacer la Voluntad de Dios.

2)=  No buscar la aprobación de los hombres.

3)=  Hacer, practicar la palabra de Dios.

4)=  No autopromocionarse.

5)=  Ser valientes y osados en Cristo.

6)=  Tener capacidad para resistir por la fe.

7)=  No tener de que avergonzarse.

8)=  Ser fiel a la pureza de la palabra.

9)=  Dios conoce a los que son suyos.

10)= No estar contaminado.

11)= Preservarse de sus propias debilidades.

12)= No caer en legalismos crueles.

 

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

2 Compartir
Comparte2
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte