Inicio / Cristianos / Matrimonio Cristiano – El divorcio, tatuaje que no se borra

Matrimonio Cristiano – El divorcio, tatuaje que no se borra

El divorcio, tatuaje que no se borra 

El divorcio es la separación legal por las leyes humanas de una pareja previamente unida en matrimonio.

Cuando una pareja decide unir su vida en matrimonio, está haciendo un pacto para toda la vida.

Este pacto, aunque la pareja no lo reconozca, es bendecido por Dios, pues el matrimonio es una institución divina, él lo creo como algo bueno para hombres, mujeres y niños y está bendecido por Dios.

Según el plan perfecto de Dios, la cabeza del hogar debe de ser el varón y la mujer la ayuda idónea del varón.

Ambos deben estar sujetos a la cabeza del varón que es Jesucristo.

Cuando una pareja no tiene a Dios en su vida, su matrimonio esta sujeto a todo tipo de ataques, tentaciones, pruebas y fallas.

Y cada vez es más común que las parejas se casen pensando, total, si falla, pues me divorcio, y punto.

Quien así piensa, esta condenando su matrimonio al fracaso.

Dios estipuló que el matrimonio es para toda la vida, hasta que la muerte los separe.

Cuando una pareja tiene a Dios en medio de ellos, su relación tiene autoridad y sabiduría de lo alto para resolver toda clase de problemas que se presenten.

Nadie dice que los matrimonios cristianos están exentos de pruebas, sino que de hecho, son el blanco predilecto de Satanás quien siempre, desde el inicio de la creación ha querido destruir el matrimonio, la familia y a los individuos dentro de la creación de Dios.

“… el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador…  Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella…  Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido… Someteos unos a otros en el temor de Dios”.  Efesios 5:23, 25, 33, 21.

El divorcio es la desobediencia al mandato divino y la expresión máxima de egoísmo del ser humano.

Cuando una persona piensa en divorciarse, está olvidando su primer amor y sobre todas las cosas, está olvidando al fruto de su amor… los hijos.

Ellos son los que más sufren el divorcio y cada uno de los hijos asimilará el divorcio de manera distinta.

Jesús nos habla del matrimonio en Mateo 19:4-6.

El versículo 6 dice así.

“Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por lo tanto, lo que Dios juntó, que no lo separe el hombre”.

Esto es una realidad física y espiritual.

Separar a una pareja que se ha unido en matrimonio, es como separar dos calcomanías pegadas entre sí.

El resultado será que una calcomanía se quede con pedazos de la otra y viceversa.

Lo mismo ocurre en el matrimonio.

La pareja divorciada siempre tendrá a su ex cónyuge tatuado en su cuerpo y espíritu, pues así lo estipulo Dios.

Los hijos sufren de manera indecible el divorcio de los padres por razones tanto físicas como espirituales.

Cuando el hombre se va de la casa, deja su casa al descubierto y un sinfín de ataques se dejarán venir.

Desde el acecho del que viene a robar, matar y destruir, tentaciones, ataques sobre los hijos, sobre la esposa, pues la cabeza se ha ido y el cuerpo tardará mucho tiempo en reacomodarse.

La mujer tendrá que tomar el papel que le corresponde únicamente al varón y esto, por ser desorden, no proviene de Dios, pues Dios es un Dios de orden.

Jesús nos dijo.

“… yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera”.  Mateo 19:9.

Jesús nos está hablando del adulterio y la Biblia nos dice.

- No adulterarás.

Por lo tanto cuando un hombre o una mujer abandonan a su familia, para casarse con otra(o), esta viviendo en pecado y de ese pecado darán cuenta.

Son extremadamente pocos los casos en que el hombre abandona a su mujer por que ella fornicó con otro.

Por lo general, el hombre abandona a su familia porque el mismo está fornicando con otra y de eso dará cuenta en el día del juicio.

Cuando los apóstoles le dicen a Jesús… “… Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse”.
Mateo 19:10.

Jesús les respondió.

“… No todos son capaces de recibir esto, sino a aquellos a quienes es dado”.  Mateo 19:11.

El matrimonio y la familia es un regalo de Dios dado a los hombres y no a todos, sino solo a aquellos que son capaces de llevarlo.

Algún día, cada uno de nosotros daremos cuentas de lo que hicimos con el regalo que Dios nos dio… el matrimonio y la familia.

Los hijos son los que más sufren la separación de sus padres y por lo general, se llenan de rencor y odio contra la persona que los abandonó, pues en primer lugar se sienten menos que sus compañeros, amigos y en los casos de que existe otra familia, se sienten humillados e inferiores que los otros.

En segundo lugar se sienten incapaces de inspirar amor en sus padres, por lo tanto en los demás.

Esto endurece el corazón de las personas que han pasado por ahí, y un corazón duro no puede percibir el amor de Dios, mucho menos permiten que Dios haga su obra en ellos.

Por si fuera poco, esto producirá raíces de amargura que repercutirán en su propia vida y matrimonio.

Si está en tu mente o corazón la idea de divorciarte, has un alto y considera las estadísticas que hablan de las consecuencias de desobedecer a Dios y de nuestro egoísmo por pensar únicamente en nosotros y en nuestro bien aparente.

Los jóvenes que viven con sus padres solteros, tienen 4 veces más problemas emocionales que los que viven con ambos padres.

84% de los jóvenes tratados por psiquiatras, vienen de hogares de padres divorciados.

75% de los jóvenes que cometen suicidio, vienen de hogares destruidos.

35% de los hogares sin padre, tienen adolescentes adictos a las drogas.

El departamento de justicia de Estados Unidos reveló que en sus cárceles, el 72% de asesinos, el 60% de violadores y el 70% de criminales provienen de hogares en los que el padre los abandonó.

El plan de Satanás está dando sus frutos.

Pero mayor es él que está con nosotros y el que nos alerta a no caer en las trampas de Satanás contra la familia.

Si has reconocido el plan del destructor de la obra de Dios en tu vida, repréndelo, arrepiéntete y pídele a Dios que restaure tu familia, tu amor por tu cónyuge, que deshaga todo lazo espiritual y emocional que atente contra tu matrimonio y que tome el control sobre tu vida, matrimonio y familia, para honra del nombre del Hijo de Dios, Jesucristo y para testimonio de su poder.

Dios hará, porque esto, es conforme a su voluntad para tu vida y la de tu familia.

En su nombre.

Amén.

Dios Te Bendiga.

Ministerio El Remanente Inc.


Devocionales Cristianos www.devocionalescristianos.org

Acerca de Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre del hijo más sabio, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su trabajo con la palabra de Dios y con jóvenes se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas a millones de personas, siendo director ejecutivo de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Un comentario

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>