Un Mensaje a la Conciencia – NO TE NECESITO, HIJO

Un Mensaje a la Conciencia


29 nov 07

«NO TE NECESITO, HIJO»
por el Hermano Pablo

El río corría raudo por el cañón de Colorado, y el pequeño bote se bamboleaba de lado a lado. A bordo del barquichuelo iban Rodolfo Ruiz, de cuarenta y cuatro años de edad, y su hijo Juan David, de catorce.

En una de esas bamboleadas, Juan David agarró uno de los remos para ayudar a su padre a mantenerlos a flote, e impulsivamente el padre le dijo: «No te necesito, hijo. Dame ese remo.» Por milésima vez, el padre le decía lo mismo. No era desprecio. Es que Rodolfo Ruiz es uno de esos hombres que no quieren mostrarse necesitados. Es de los que se consideran autosuficientes.

Pero no bien dijo la consabida frase, el pequeño bote fue arrojado contra un puente. Rodolfo quedó enlazado en una fuerte cuerda medio debajo del bote y medio contra el puente. No había a quién pedirle auxilio. Juan David, el hijo, logró subir al puente, desde donde comenzó una lucha de varias horas.

El heroico muchacho, zambulléndose una y otra vez bajo la corriente, fue deshilachando, con uñas y dientes, la cuerda que tenía aprisionado a su padre. Los dos quedaron exhaustos al más no poder, pero al fin el hijo logró librar a su padre. Éste, cuando pudo hablar, dijo: «Perdóname, hijo; sí te necesito.»

Hay muchos que, al igual que Rodolfo Ruiz, piensan que no necesitan a nadie. No quieren mostrar ninguna debilidad. Pero en medio de su autosuficiencia, siempre habrá un momento en que tendrán necesidad de alguien.

Será el padre que necesita al hijo. Será el esposo que necesita a la esposa. Será el joven que necesita al anciano. O será, simplemente, el amigo que necesita al amigo. La vida tiene su manera de obligarnos a deponer orgullos, bajar la cabeza, hacer a un lado la vanidad, y admitir: «Te necesito.»

Ese mismo orgullo es el que no nos deja encontrar a Dios. Sabemos que no nos está yendo bien. Tenemos problemas en el trabajo. Nuestros hijos no nos muestran respeto. Nuestro matrimonio se está desmoronando. El alcohol comienza a destruirnos, y sin embargo no queremos buscar a Dios. Nuestro orgullo nos impide pedirle ayuda, y sin Dios en nuestra vida, todo se viene abajo.

Es tiempo ya que en humildad digamos: «Señor mi Dios, te necesito. Por favor, ayúdame.» El momento en que depongamos nuestro orgullo, el momento en que declaremos nuestra insuficiencia, el momento en que busquemos a Dios, Él estará a nuestro lado. Invitémoslo a que entre en nuestro corazón. Él cambiará nuestra derrota en victoria. Él nos dará una nueva vida. Y Él sólo espera que lo invitemos. Abrámosle nuestro corazón.

www.conciencia.net




Devocionales Cristianos www.devocionalescristianos.org

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte