Un Mensaje a la Conciencia – AL QUE MADRUGA

Un Mensaje a la Conciencia


4 dic 07

de nuestro puño y letra
«AL QUE MADRUGA»
por Carlos Rey

Había una vez un hombre virtuoso que con frecuencia regañaba a su hijo por el excesivo apego que éste les tenía a las sábanas. Un día, para reforzar su argumento, le contó el caso de un antiguo vecino suyo que, por madrugar con los gallos, encontró en la calle una bolsa repleta de monedas de oro. Ante esto el hijo, que no era tonto sino perezoso, contuvo a duras penas la sonrisa, y respondió: «Pues creo, padre, que si se trata de madrugar, más madrugó el que perdió la bolsa.» Sin duda el pobre padre se había criado escuchando el refrán que dice: «Quien quiera prosperar, empiece por madrugar.» De ahí que, respondón como ese hijo haragán, afirme otro refrán: «No por mucho madrugar, se amanece más temprano.» El refrán que sintetiza esta anécdota dice así: «El que temprano se levantó / un talego se encontró.» / A lo que el vago responde: «Más temprano se levantó / aquel al que se le perdió.» Pero el más conocido de esta familia de refranes es: «Al que madruga, Dios lo ayuda.»

Lo cierto es que abundan los refranes que tratan el madrugar como una virtud. «Quien quiera vivir sano, levántese y acuéstese temprano», aconseja uno. «La primera ley del cristiano es levantarse temprano», proclama otro. 1 Y en el libro de los Proverbios el acróstico a la mujer virtuosa la describe como quien «se levanta de madrugada». 2 ¡Con razón que hay tanta gente que tiene la impresión de que hay que madrugar para contar con la ayuda de Dios!

Para saber con certeza a quién ayuda Dios, precisamos saber cómo es Él, y para eso necesitamos conocer la Biblia, que es el libro que Él inspiró. Uno de sus pasajes más conocidos contiene el discurso más profundo y hermoso de la literatura universal. Allí en el corazón del Sermón del Monte, Jesucristo dice: «… no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremosí” o “¿Qué beberemosí” o “¿Con qué nos vestiremosí” Porque … el Padre celestial sabe que ustedes … necesitan [estas cosas]. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.» 3 ¿Será posible que con eso de «buscar primeramente» Cristo nos esté insinuando que es el que madruga para buscar a Dios quien recibe su ayuda? Tal vez, pero es más probable que el sentido sea figurado más bien, y que se halle en esto que los padres apostólicos Clemente, Orígenes y Eusebio citan como palabras adicionales del Señor: «Pidan cosas grandes, y les serán añadidas cosas pequeñas; pidan cosas celestiales, y les serán añadidas cosas terrenales.» 4 De todas formas, nos conviene madrugar en el sentido de buscar las cosas de Dios, es decir, las celestiales, que son las que más valen: el reino de Dios en el corazón y la justicia divina en nuestras acciones. Así de veras podremos contar con su ayuda.


1 Luis Junceda, Del dicho al hecho (Barcelona: Ediciones Obelisco, 1991), pp. 165-66.
2 Pr 31:15
3 Mt 6:31?33
4 Comentario bíblico de Clarke, Tomo V, p. 93.

www.conciencia.net




Devocionales Cristianos www.devocionalescristianos.org

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte