Cash Luna – Un realizador de sueños

Un realizador de sueños

Mucha gente conoce la bondad de Dios pero no la disfruta, yo no tengo que enseñarles a ustedes a soñar, Dios les ha enseñado a soñar, quiero mostrarles el camino para que esos sueños se hagan una realidad.

En La Biblia siempre vamos a encontrar verdades absolutas, por ejemplo, la existencia de Dios, la resurrección de Cristo, la bondad de Dios, La Biblia no trata de demostrar y convencernos de estos hechos. Mucha gente conoce la bondad de Dios pero no la disfruta, yo no tengo que enseñarles a ustedes a soñar, Dios les ha enseñado a soñar, quiero mostrarles el camino para que esos sueños se hagan una realidad.

Una cosa es soñar y otra es ver los sueños realizados, todos soñamos, queremos una mejor casa, un buen matrimonio, que nuestro hijos amen y sirvan a Dios, que nuestra iglesia sea próspera y bendecida, eso es bueno porque Dios quiere que seamos personas que sueñen, el que es libre puede soñar, desde que el Señor nos hizo libres se desató en nosotros la condición y habilidad de soñar cosas más grandes, la diferencia entre un soñador y realizador son los resultados, nada hacemos con soñar, si los sueños no se convierten en realidad, todos los sueños se van a convertir una realidad, porque para nuestro Dios no hay nada imposible.

1 Samuel 26:25 Y Saúl dijo a David: Bendito eres tú, hijo mío David; sin duda emprenderás tú cosas grandes, y prevalecerás. Entonces David se fue por su camino, y Saúl se volvió a su lugar.

En esta escritura encontramos los tres rasgos que distinguen a los soñadores de los realizadores.

Un realizador será reconocido como un emprendedor.

Lo primero que le dice Saúl a David es “Sin duda emprenderás” y ese es el desafío para nuestra sociedad, vivimos en una sociedad sin sentido, sin sueños, que no quiere conquistar, arrebatar, una sociedad que está frustrada, por eso siempre digo que el conformismo mata, anula; nosotros como hijos de Dios debemos desatar en nosotros una santa inconformidad, saber que hay algo todavía mejor, que algo mayor viene, que si hasta hoy hemos visto la gloria de Dios todavía falta más. ¿Cuánto es mucho para Diosí Dios es la fuente inagotable de toda buena dádiva, de todo don perfecto y de todo lo que viene de lo alto.

La Palabra de Dios dice que todo lo que emprendamos va a prosperar, la primera gran pregunta es: ¿Qué estás emprendiendo? Hay personas que sólo esperan en el Señor no hacen nada, no tienen planes; si alguien tiene desafío para soñar en grande es el hombre y mujer que ha nacido de nuevo porque sabe que Dios es grande, su mano es poderosa y que Dios todavía a penas está empezando a hacer lo que se ha propuesto hacer en nuestras vidas, cosas mayores vendrán si aprendes a esforzarte; esfuérzate y sé valiente.

¿Qué estás emprendiendo? Si no hay un sueño, un reto o un desafío en tu vida el Espíritu Santo va a poner en tu corazón una sana insatisfacción, vas a querer y a esperar algo más, Dios quiere bendecirte en un nivel superior. ¿Qué has emprendido para que Dios lo bendiga y prospere? Dios nos creo, sabe de lo que somos capaces, él es nuestro creador, nos creó a su imagen y semejanza, él conoce nuestro potencial, todo lo que necesitas para ver puertas abiertas lo tienes en ti, Dios lo puso en ti, Dios sabe que lo puedes lograr.

El emprendedor es desafiado por Dios y también es reconocido por sus enemigos. En este pasaje el que reconoce las cualidades de David es su más acérrimo enemigo, Saúl, Saúl estaba buscando a David para matarlo, en capítulos anteriores se puede ver cómo David le perdona la vida a Saúl, entonces Saúl reconoce las cualidades de David y le dice “Sin duda emprenderás cosas grandes”. Cuando hay un hombre o una mujer emprendedora que se atreve a creerle a Dios y se propone prosperar en todo lo que emprenda aún sus enemigos tendrán que reconocer que Dios está con ellos, que Dios los lleva de la mano y que irán de victoria en victoria.

Un realizador será reconocido como un soñador

¿Cuáles son las cosas por las que tú estás soñando? No sólo debes esforzarte, reconocer el potencial que hay en ti, también debes soñar, necesitas un sueño. Sueños de bendición, de prosperidad, de una casa, profesión, familia, Dios te da sueños, no sueños pequeños, sueños grandes. Dios quiere darte sueños, el confía en ti, tiene expectativas en ti, te está tomando en cuenta porque lo que hay en tu corazón Dios lo puso, él los ha sembrado con su mano, por eso si quieres ver lo que nunca has visto vas a tener que hacer cosas lo que nunca has hecho. Los sueños de Dios te provocan a hacer cosas locas, Dios no te habla con la lógica, te habla con su grandeza y poder, el lenguaje de Dios son los sueños y las visiones, si tienes un sueño es Dios hablándote. Si Dios nos pone a hacer cosas locas es porque esas cosas locas activan la palabra de Dios, es lo que llamamos actos proféticos; si empiezas a soñar con un carro ve y compra un llavero para las llaves, si sueñas con viajar ve a arreglar tu pasaporte, activa tu fe con actos proféticos. Dios te va a revelar, te va a dar sueños, no tengas temor de que te tilden de loco, Dios te bendecirá y prosperará.

Cuando empieces a actuar como Dios actúa entonces verás suceder lo que Dios ha dicho, nuestro fundamento es la palabra de Dios porque la palabra de Dios permanecerá para siempre. Cosas grandes, lo que Dios planifica es grande, estamos soñando con el Estadio Mateo Flores lleno, con una gran cosecha de almas, estamos soñando con un templo para más de 12,000 personas, esos son los sueños de la casa y déjame decirte que los sueños de la casa se van a cumplir junto con los sueños de los hijos de la casa. La segunda pregunta es: Si los sueños de esta casa se van a cumplir con los de los hijos ¿Te sientes hijo de esta casa? Si es así, la bendición, la unción, la gloria y la prosperidad de esta casa también es para los hijos.

Lucas 15: 26-32 y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. Él le dijo: Tu hermano ha venido; y tu padre ha hecho matar el becerro gordo, por haberle recibido bueno y sano. Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase. Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo. Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas. Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.

El hermano del hijo pródigo no se sentía parte de la casa y hay tres cosas que pasan cuando alguien no se siente parte de la casa.

– No saber lo que está pasando. No hay nada que robe más lo que Dios te quiere dar que ignorar lo que está pasando. Muchos se pierden la bendición por no saber lo que está pasando.

– No querer. V. 28 Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase. El no quería entrar a la casa. Muchos dirán: ¿Para que ir al estadio? ¿Para qué irme a un encuentro? ¿Para qué involucrarme en el Modelo de Jesúsí Si no quieres la bendición nadie puede obligarte.

– No aprovechar. El V. 30-31 Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas. Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. En otras palabras le decía “hijo aprovecha”. Aprovechen este es el tiempo de cielos abiertos para esta casa y para los hijos de esta casa.

Un realizador será reconocido como un conquistador.

“Y prevalecerás”, esto nos demanda un cambio de actitud, David haciendo un recuento de su vida en 1a. Samuel 17 dice “Yo era pastor de ovejas” yo ERA, si nosotros no cambiamos nuestra mentalidad es poco lo que Dios puede hacer en y por nosotros, no conozco tu contexto, no sé si no tuviste las oportunidades que otros han tenido, lo único que sé es a dónde vas, David decía “Yo era pastor de ovejas dijo David, pero ahora le he creído a Dios que soy el dulce cantor de Israel, soy un rey, vivo como un rey”. No sé de dónde vienes pero vas hacia la grandeza de Dios, eso se llama destino, tenemos un destino de gloria, lucha por eso, no dejes que nada ni nadie te robe eso porque eso te hará caminar por una senda diferente. Cuando hablamos de destino hablamos de dos cosas, – Lo ineludible – es decir, “Si alguien lo tiene que hacer voy a ser yo, si alguien tiene que levantar el negocios seré yo” y la segunda es – Lo impostergable – es decir, “Tiene que ser AHORA, voy a soñar, voy a creer.

Emprende cosas grandes, vas a prevalecer porque Dios está contigo.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

1 Compartir
Comparte1
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte