Devocionales Cristianos – ¿Cómo está tu palmera?

¿Cómo está tu palmera?

“El justo florecerá como la palmera, crecerá como cedro en el Líbano” (Salmos 92:12).



Cuando era chico, veía películas del desierto, y siempre aparecía la palmera en el oasis. Era una figura clásica que no podía faltar. El salmista nos dice que debemos ser como esa palmera del desierto, y pensando en esto descubrí algunas características de este noble árbol. La palmera está en el desierto, un territorio hostil, donde muchos árboles mueren. Y los cristianos vivimos en el mundo. No somos del mundo pero estamos en el mundo. Tenemos que tener presente que la sociedad que nos rodea, es hostil a la enseñanza de Dios, se opone a los principios divinos. Corremos el riesgo de alejarnos de Dios.

La palmera siempre tiene hojas y da sombra. No importa quien sea el viajero acalorado, siempre tiene un lugar fresco. Como cristianos debemos ser igual.

A pesar de la hostilidad general, debemos ser un lugar fresco donde todos puedan sentirse cómodos. Debemos ser agradables y amables, ser sinceros y generosos, sin discriminar. Como Dios que ama a todos y a cada uno.

La palmera tiene el tronco derecho. Siempre es recto. Nuestra conducta también debe ser igual, aunque sea difícil, en un mundo corrupto y mentiroso, el cristiano debe tener una conducta derecha y recta. Aun con los compañeros del colegio o del barrio, donde lo habitual es hacer trampa. Debemos mantener en cada elección, una vida santa.

Todo esto es posible, porque la palmera tiene una raíz bien profunda. Le hace falta para poder conseguir la humedad necesaria para vivir. Solo podemos ser agradables y amables, rectos y fieles en un mundo hostil, si tenemos nuestras raíces bien profundas en Cristo, quien refresca el alma.

Esto no es una prosa retórica, es una necesidad cotidiana. Cuanto más cerca estamos de Dios, cuanto más leemos la Biblia, cuanto más oramos y estamos en comunión con los hermanos, más profunda se afianza nuestra vida, más sólido es nuestra base, más segura es nuestra estabilidad. Separados de Dios, lejos de su comunión estamos condenados al fracaso, a secarnos. Solo cerca de Dios tenemos la posibilidad de florecer y mejorar. De mantenernos frescos. La palmera es un símbolo de la vida cristiana. Es un símbolo de tu vida. ¿Cómo esta tu palmera?

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

12 Compartir
Comparte12
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte